Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

10 de mayo de 2011

El Catire Maria Nieves


Imagen tomada de wwwdoabarbara.blogspot.c
 Allá va María Nieves
el mejor "hombre de agua"
de todo el llano;
el del caballo alazano,
el del chaparro en la mano,
aquel que aboya en el centro del río;
el del pañuelo colorado,
el que va nadando parado,
¡Escúchale el tañío!

Se tiró desde "El Picacho"
a salir al merecure
que está en el otro lado;
-treinta cuadras de nado-
¡Qué hombre tan macho,
y qué garganta,
hay que ver como tiemblan
cuando canta,
las aguas del Apure!
 Germán Fleitas Beroes
  
Hace tiempo quería escribir sobre este personaje de Doña Barbara  tomado de la vida real por Don Rómulo Gallegos. Hombre recio, imagen del llanero auténtico que enfrenta el peligro tan solo    "con el chaparro en la mano y la copla en los labios".. 

Dice el poeta Fleitas Beroes en su poema Llaneradas "Y no pierda la fe en Dios cuando le toque, compadre, cruzar a nado en lo oscuro, caño donde haya caimanes". También dice en otros versos del mismo poema: "Y no le tema a caimán , que para caimán cuchillo".

Maria Nieves existió, era el tipo de hombre del poema,  y quedó inmortalizado en la imagen que se adjunta. Don Rómulo Gallegos lo describe tal cual lo conoció:

"Es Maria Nieves agigantándose en la empresa de la esguazada de los grandes ríos donde acecha la muerte. Va a exponerse a la tarascada mortal de los caimanes y solo lleva un chaparro en la mano y una copla en los labios.

Río Arauca
Se va a tirar al Arauca una punta de ganado y los jinetes ya están colocados a lo largo de la manga para defenderla del tropel de reses. Ya Maria Nieves se dispone a conducirla a la otra orilla, a cabrestearla a nado. Es el mejor “Hombre de agua” de todo el Apure, y nunca se le ve tan contento como cuando la lleva al cuello, en pos de sí los cuernos, apenas, de los madrineros que guían la esguazada y por delante, allá lejos, porque ya el río está de monte a monte, la orilla opuesta.
Río Apure
Ya está en el agua sobre su caballo en pelo y conversa a gritos con los canoeros que navegarán al costado de la punta para no dejarla regarse río abajo.

María Nieves rompe el canto y se arroja al agua, porque el caballo apenas le servirá de apoyo para la mano izquierda, mientras con la derecha bracea, empuñando el chaparro para defenderse del caimán. Detrás de él se arrojan al agua los bueyes madrineros y comienzan a nadar, apenas con los cuernos y el hocico a flote.
-¡Apretá!, ¡Apretá!-gritan los vaqueros

Los caballos empujan y las reses van cayendo al río. Braman asustadas, algunas tienden a revolverse, y a otras se las lleva la corriente, pero en la orilla los vaqueros y a lo ancho del río los bogas de las canoas, las contienen y las enfilan.

Un caramero de cuernos señala el rumbo sesgado de la esguazada. Adelante va la cabeza de Maria Nieves junto a la de su caballo. Se oye su canto en medio del ancho río, en cuyas turbias aguas acechan el caimán traicionero, y el temblador y la raya y el cardumen devorador de los zamuritos y de los caribes.

Al fin la punta gana la ribera opuesta, a centenares de metros. Una a una van saliendo del agua las reses, lanzando mugidos lastimeros, y así están largo rato agrupadas en la playa, mientras el cabrestero, vueve a echarse al río a pasar otro lote."

El Poeta Fleitas Beroes, quien también lo conoció y admiraba por su reciedumbre,  tiene dos escritos  sobre este personaje: uno titulado MARÍA NIEVES (arriba colocado) y el segundo, una  canción , EL CABRESTERO, que mas adelante se coloca y que fue un gran éxito en la época, en la voz del Catire Carpio y representa hoy, un clásico de la música llanera.

EL  CABRESTERO
Música de Autor Anónimo
Arreglo: Juan Vicente Torrealba
Letra: Germán Fleitas Beroes

Con el chaparro en la mano, 
y a un lado el caballo moro
supo escribir con decoro, 
otra página del llano
(bis)
Me parece que lo veo, 
me parece que lo veo
solito en mitad del río
 solito en mitad del río
cabresteando los rodeos
con lo triste del tañío
(bis)
Nostalgia que me conmueves, 
quiero brindarle esta ofrenda
al catire María Nieves, 
cabrestero de leyenda
(bis)
No hay nadie que se figure, 
no hay nadie que se figure
por qué mi canto lo nombra, 
por qué mi canto lo nombra,
es que yo he visto su sombra, 
cruzar de noche el Apure
(bis)

La foto corresponde a Ángel María Nieves un apureño que trabajaba como cabrestero, pasando puntas de ganado por el río, desde San Fernando hasta Puerto Miranda; las crónicas lo señalan como el mejor en su oficio. La foto según cuentan en Apure, fue tomada hacia 1920 por un representante de una empresa comercial de Caracas llamada Casa Blohm, este agente viajero de nombre Josaft Paolini visitaba a San Fernando con frecuencia pues esta ciudad mantenía para la época una actividad comercial muy importante, sobre todo con Europa. La vestimenta que presenta en la foto se corresponde con su actividad de cabrestero (de río). Franela, Tucos y Gorro. Los Tucos eran pantalones a la rodilla que le permitían moverse mejor en el agua. Tampoco podían lucir un sombrero de fieltro de ala ancha, porque estos dificultaban el trabajo (recordemos los gorros que se ponen los nadadores). Igualmente la franela es mucho más práctica para nadar que una camisa. El personaje de la foto aparentemente fue el que inspiró a Don Rómulo para crear al Catire María Nieves y se dice que cuando sus amigos se burlaban  de él por cualquier motivo, les contestaba:  respétenme que yo estoy en Doña Bárbara!!! Tal vez la característica de Catire, no muy manifiesta en la foto, es una licencia del escritor.
Publicar un comentario