Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

20 de febrero de 2010

Anda como perro con gusano

Siempre le he escuchado este refrán a mi papá. Andar como perro con gusano es andar incómodo, con desasosiego, sin encontrar acomodo.
Me imagino que un pobre animal que tiene una molestia, generalmente en sitios de su cuerpo a los que no accede, muestra su incomodidad, no encontrando reposo.

En el llano, le cae a los animales y personas, el gusano e monte. La mosca  portadora  pone las larvas en la piel, que como generalmente está sudando por el sol, presenta los poros abiertos. La larva perfora la piel, enterrandose profundamente. Se alimenta de tejido vivo, infectando la herida. Tras 5 a 9 dias, las larvas abandonan la herida, se convierten en pupas y despues se transforman en moscas que repiten el ciclo y allí se desarrolla una larva. El proceso es incómodo y doloroso pues afecta terminales nerviosos. Cuando el gusano crece, sale espontáneamente, dejando un agujero donde se incubó.
Publicar un comentario