Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

18 de marzo de 2011

Testimonios sobre El Silbón

Nos pareció muy simpático transcribir del libro “Mitos y leyendas predominantes en el Estado Portuguesa”, los testimonios que recopiló su autora  Carmen Pérez Montero, sobre la existencia de este espanto:

"Sra Josefa García: La gente dice que él existió y que tenía un hermano llamado Juan y que andaban cazando los dos con el papá. El Silbón lo mató porque encontraron un palo atravesao y el papá no lo pudo enderezá pa podé pasá y le dijo: así mismo me pasa a mí que usté no me enderezo chiquito, sabiendo que iba a crecé maluco. Él lo mató y se llevó la asadura pa la casa y se la dio a la mamá pa que la sancochara y cuando la mamá vio que la asadura se abollaba en la olla y no se ablandaba, le preguntó que de que animal era esa asadura y él le dijo que era de su papá que lo había matao y la madre lo maldijo pa toa la vida, entonces Juan le zumbó los güesos en una mochila y le dio una pela con un mandador de siete núos y le echó ají por onde quiera, por eso es que él le tiene miedo a la tapara de ají con el mandador. Dicen que cuando Juan le echó los güesos en la mochila se le quedó el del deo chiquito y él anda penando hasta que consiga el güeso

Eduardo Daza: Según la leyenda que yo conozco, El Silbón nació en un caserío llamado El Vijao del estado Barinas. Allí se cria hasta los 16 años, cuando se convierte en azote del lugar y el padre, por vergüenza, se traslada a Guanarito y va a vivir al hato los Camorucos de El Palmar de Morrones”. El muchacho, (llamado Joaquín Augusto) mejora la conducta, trabaja con su papá Rosendo Silva y la madre Carolina Flores Mas adelante, al morir una novia que tenía, se endemonió de nuevo. Posteriormente se enamora de nuevo y en una playa, estando con la novia, los arrebata una ola y un pescador lo salva sin poder salvar también a la novia. Después de recuperado, mata al pescador y huye de nuevo a su tierra natal.
Llega al Vijao, pasa por el Palmar de los Morrones mata a su madre y su padre y va a buscar a su hermano Juan Gil. Era tres de mayo y lo consiguió limpiando una “roza” , pero Juan le vio la intención y con la coa que tenia en la mano lo ataca y el Silbón, ya convertido en ese “aparato”, corre hacia la montaña.

Pilar de Salazar: Eso del Silbón son puros embustes. Ese silbido se oye solo cuando va a llover ¡Por que no sale en otro tiempo? Claro, porque es un pájaro que llaman Chiricoca del aire que canta cuando va a llover.

Eladio Antonio Moreno: Yo venía de una zona que llaman Pajoncito, venía temprano a quedarme en El Paso. El viene de aquí pa´llá y yo de allá pa´cá. Yo lo oigo que viene y dije entre mí: voy a dale el lao del camino pa´ que pase y me metí hacia el monte. Uno cree que lo va a ve como una persona, pero que va, lo que sentí fue el silbío.. Yo dije: Ajá ya pasó el Silbón, ahoa voy a seguí yo, cuando iba como a media cuadra me silbó más duro, con un silbio que paraba los pelos, que engrifa. Yo le metía la linterna por todas partes, una linterna nuevecita y eso clarito y no se veía nada. Como a las dos cuadras lo sentí otra vez y yo pa´lante carajo. Ya llegando a las primeras casas, me volvió a silbar, pero un silbío muy malo, bravo de verdad, que hacía temblá la tierra. Llegué a la casa de un baile, yo no tenía miedo, me sentía defendío con la linterna. Cuando entré a la casa, hasta los músicos dejaron de tocá por lo duro que silbaba ese “aparato”

Alejandro Barco: Yo si creo en el Silbón, porque yo lo oí una noche en Maporita, silbaba muy duro y paraba los pelos de punta, da algo de miedo. Ese dicen que jué un muchacho que mató al papá pa´ comele la asadura. La gente dice que se corre llamando a Juan y a un perro llamado Tureco y enseñándole una tapara de ají, esas son las contras de´l. Los que lo han visto, dicen que cuando se sienta , le pasan las rodillas más arriba de la cabeza , que son como de metro y medio. Por eso le dicen el “Canillú”.

Lorenzo García: (guanariteño de 75 años) El silbón es criollito de El Cucharo. Yo conocí un familiar del Silbón llamado Luis Flores, porque el Silbón se llamaba Joaquín Flores. Cuando yo lo conocí a él, el Silbón ya era Silbón. Un día conversando, tocamos el tema del Silbón y yo le dije: entonces usté es familia del Silbón y él me dijo: Si …. Mi mamá nos dice que nosotros somos familia del Silbón"
Publicar un comentario