Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

20 de agosto de 2010

Por el becerro se amansa la vaca

Como todos los refranes, éste encierra pura sabiduría. La madre de cualquier especie hace lo que sea por el hijo. El dicho llanero,  se aplica magistralmente a la faena del ordeño, para la cual, se acostumbra amarrar al becerro  cerca de la madre y ella se deja ordeñar, pensando que es su hijo quien  mama.
La aplicación del refrán funciona no solamente cuando se trata de madres e hijos, sino  en situaciones en las que se puede presionar a una persona, cuando se controla algo que le interesa.

*****
Publicar un comentario