Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

14 de febrero de 2016

Adiós al Rey de la Bandola

 La eternidad se ha vestido
con sus doradas estolas
va a recibir en su seno
al Gran Rey de la Bandola...
Héctor Méndez

Se nos fue otro pionero de la música llanera. El tiempo inexorable pasa sin detenerse y ante eso, nuestras vidas son cortas y pasajeras. Lo importante son las huellas que dejamos en el camino.

Anselmo López había alcanzado los 81 años, nacido en un caserío de Chaparrito, estado Barinas el 21 de abril de 1934.

De condición humilde, muy niño sintió pasión por la música, cuatro y arpa. Pero a los 12 años, se gestó su más importante huella: el rescate de la bandola llanera, que estaba quedándose dormida  tras las cuerdas del arpa. Tuvo su primera bandola  a esa edad. Era una bandola rudimentaria, construida por él mismo con una totuma.

Desde allí se dedicó a este instrumento, ejecutándolo magistralmente e impartiendo clases. Y no se quedó en la simple interpretación de nuestra música, sino que rescató también tradiciones culturales como el Velorio de Cruz de Mayo.  Es de destacar que se habla de la bandola llanera antes y después de Anselmo López, ya que creó una forma característica de tocarla, que algunos llaman "jalao", pero que el propio Anselmo llamó "La trampa de la uña", consistente en usar su propia uña conjuntamente con la pajuela, logrando un efecto especial y mas "criollo".

 Grabó mas de 75 discos con su música y fue sin duda un ícono de nuestra cultura llanera.
Pero dejemos que sea el mismo don Anselmo López, narrar su historia:



ENTRADAS RELACIONADAS:EL VELORIO DE CRUZ DE ANSELMO LÓPEZ LOS HIJOS DE BARINAS: ANSELMO LOPEZ; ANSELMO LÓPEZ Y LA BANDOLA LLANERA;

Adiciono dos comentarios de seguidores de Vivencias Llaneras:

Con el Maestro Anselmo se va la estirpe de bandolistas de creación propia, sin docencia, pero sí con mucha esencia. Una esencia adquirida en las sabanas de Chaparrito vecinas de Ciudad de Nutrias. Allí después de la faena conuquera, jalando hacha y machete y tras el chapuzón de rigor en el caño, se le arrimaba a un rústico instrumento fabricado por el mismo, el cual asimilaba a una bandola y allí, entre esas  cuerdas, poco a poco fue enredando su alma “taquiada”  de sentimiento sabanero, el alma musical auténtica  con la que chinchineó a toda Venezuela. Al Maestro Anselmo, Doctorado en Causa de Honor por la Unellez, si alguien le hubiera hablado de compás binario o de diatónica mayor, seguramente hubiera respondido en su expresión jodedora: Pija Cámara, barajo el tiro y tranco por si acaso…  Omar Carrero


Gracias a Anselmo, la bandola llanera se conoció en Venezuela, y en el extranjero! El enseñó, las afinaciones principales (transportes), técnica del jalao´ y el apagao´de los bordones. El que conoce la bandola llanera sabe cuando un joropo suena anselmero, porque el tenía una técnica inconfundible y sabrosa para ejecutar ese instrumento. Descanse en paz maestro! Alejandro Armas , hijo
Publicar un comentario en la entrada