“¡Joven Apureño, quiere mucho a tu tierra, que es muy buena!. Enaltécela, siéndole útil y ejecutando buenas acciones que dan brillo al nombre de ella y al tuyo propio. Y tú, aún cuando has nacido en otro lugar de la república o has venido desde lejanos países, pero que estás aquí con nosotros ganándote honestamente el pan para ti y los tuyos, quiere también mucho esta tierra, que de tanto quererla será tan tuya como de nosotros, y te sentirás un apureño más y para nosotros serás nuestro hermano. Unámonos todos para luchar, de buena fe y con terca constancia, porque este Apure nuestro sea tan próspero y feliz como él se lo merece y como todos queremosque sea”. Julio César Sánchez Olivo

Escucha música mientras lees

PASAJES APUREÑOS ">
RECIAS APUREÑAS ">GOLPES DE JOROPO LLANERO POR CARLOS METRALLETA OROZCO

Apure en un Viaje

APURE EN UN VIAJE( AUDIO) (abrir como pestaña nueva)
Recorreremos virtualmente el Apure en un Viaje de Genaro Prieto. Empezamos por los tres primeros pueblos: El Samán, Mantecal y La Estacada. Seguimos por Bruzual, San Vicente y "Quintero Inolvidable". Se publican además los cuatro siguientes: Palmarito, Guasdualito, Elorza y El Amparo
LOS PUEBLOS DE APURE EN UN VIAJE

domingo, 12 de octubre de 2014

El Bordoneo

El término bordoneo lo asociamos a fiesta, a un arpa o bandola bien alegre y con sabor a Llano.  El bordoneo alborota la adrenalina y con ella la emoción de un joropo bien tramao.  Hace ya mucho tiempo, diria que desde los inicios de Vivencias Llaneras del Abuelo, que tengo esta entrada pendiente, queriendo encontrar ejemplo de los distintos bordoneos que menciona Claudia Calderón en el artículo que mas adelante les ofrezco, donde desde su profundo conocimiento musical, analiza esta característica de la interpretación del Joropo Llanero. No me ha sido posible ubicar las piezas musicales que ella menciona. Sin embargo, les adjuntamos una recopilación de Carlos "Metralleta" Orozco, subida a Goear por Cultura Llanera, donde además de identificar cada golpe, se puede apreciar el bordoneo en cada una de las piezas. En el escrito de Claudia Calderón, hemos omitido el lenguaje técnico, para  conseguir que  sea comprendida por inexpertos en la materia.


EL BORDONEO 
Claudia Calderón
Piano Llanero

“… existen diferentes períodos estilísticos dentro de la música llanera, los cuales se caracterizan entre otras cosas, justamente por el tipo de bordoneos. Por lo tanto no se puede hablar de una sola manera, ya que existen arpistas con estilos tan diferentes como Ignacio “Indio” Figueredo ó Pedro Castro ó Carlos Orozco; por lo pronto trataremos de aproximarnos a lo que sería común y generalizable a diversos arpistas llaneros”

“La presencia del cuatro como instrumento armónico y del bajo en esta música permite al arpa liberarse de su papel de base armónica constante, para entregarse a diferentes juegos o colores tímbricos improvisatorios muy característicos del arpa llanera, donde el ejecutante puede dejar de dar las notas fundamentales de los acordes y salirse de los registros graves, ya que cuenta con una sólida base rítmica y armónica. El más frecuente de estos juegos es el llamado “bandoleao” o “tenoreteo”, el cual ocurre en el registro de los tenoretes y debe su nombre a la imitación que hace el arpa del timbre de la bandola."

"Existen también otros bordoneos más particulares a arpistas individuales, tales como:
- el “marraneao” (acordes arpegiados secos),
- el “machetiao” (acordes apagados),
- el “repicao” ó “repique” (ó “metralleta”) muy difundido recientemente entre los arpistas jóvenes, imita el “doble plumeo” ó repetición rápida de la misma nota en la bandola,
- el bordón “cueriao”,
- el “trapiao” (rasgando las cuerdas a la manera de la bandola o la guitarra),
- el “chinchorriao”, y muchos otros que no tienen nombre."

"Se utilizan también, sobre todo recientemente con el desarrollo virtuosístico de la técnica del arpa y la búsqueda de nuevas sonoridades, diversos tipos de “rasgueo” de los arpegios, empleo de armónicos, cromatismos, cortes ó síncopas bruscas, silencios súbitos y otros efectos donde se evidencia la influencia de músicas urbanas en el Joropo y en la sensibilidad de los músicos."

"Aunque existen diversas posiciones acerca de la delimitación de las fronteras del “sabor criollo” del Joropo, este desarrollo instrumental no significa un deterioro del estilo tradicional sino un inevitable devenir de esta música desde sus orígenes campesinos y desde su función original de expresión vocal y coreográfica, hasta convertirse en música de cámara de alta complejidad y de innegable vanguardia, en manos de las nuevas generaciones, deseosas de un enriquecimiento y ampliación de los recursos expresivos en relación a las músicas contemporáneas de toda índole que se escuchan en el mundo”.



REFERENCIAS MUSICALES Y FUENTES ORALES CONSULTADAS:
1. Gabriel Castillo:- Pajarillo - Chipola con Seis Bandoleao.
2. Carlos Rojas:- Bordoneos para Seis por Derecho a partir del estilo de Figueredo.
3. Mario Guacarán:- Seis por Derecho Picureao, Caracas, Anuario Fundef, 1992.- Periquera, Caracas, Anuario Fundef, 1993.
- Carnaval- Guacharaca.
4. Ignacio “Indio” Figueredo:- Chipola Nr.1- Zumba que zumba.
5. Joseíto Romero:- Chipolas Nr.1 y Nr.2- Quirpa.
6. Pedro Castro:- Pajarillo.- Chipola Sabanera.
7. Fulgencio Aquino:- Explicación de Bordoneos- Revuelta Tuyera, Paris. Editions Harposphére, 1996.- Pajarillo Ocumareño.
8. Carlos Tapia:- Pajarillo.
9. Ramón Especiel:- Pajarillo- Seis Numerao.
10. Carlos Orozco:- Pajarillo.- Chipola.
11. Anónimos colombianos:- Pajarillo.- San Rafael.
12. Soler, P. Antonio: “Fandango”. Madrid. Unión Musical Española, 1971.

Hubo una vez la Fiesta del Arbol - Humberto Gallegos Castillo



Les comparto una remembranza de Humberto Gallegos Castillo, tomada del portal del Cronista del municipio Esteller del estado Portuguesa, Alirio Acosta.

                                            HUBO UNA VEZ LA FIESTA DEL ÁRBOL
                                                                                                                    
 Humberto Gallegos Castillo

Comenzaba el invierno de 1905 y para demarcar los alrededores de la Plaza de Píritu –famosa desde un siglo atrás- se habían traído desde “La Hacienda”, ubicada en las inmediaciones del Caño Tucuragua, cien matas de palma para que fueran plantadas por los escolares de la época. Veinticinco palmas en cada una de las calles adyacentes a la Plaza conformaron un total de cien. Una feliz coincidencia porque en 1905 se estaban cumpliendo 100 años de la fundación de Píritu. 

Los animales realengos y la falta de mantenimiento son los enemigos más poderosos a quienes tendrán que enfrentarse las palmas recién sembradas. Que se recuerde solo tres de ellas lograron sobrevivir por varios años: la primera en la calle nueve, casi en la esquina de la carrera 8 (frente a la casa de don Diego Valera), la cual alcanzó una altura de tres metros aproximadamente, pero se secó a consecuencia de la candela que un día le metieron para quemar un avispero que había hecho casa en ella. 

Las dos restantes y que aun recuerda la mayoría de los piriteños estaban ubicadas en la carrera 9 exactamente frente a la Jefatura Civil o Comandancia de Policía. Pero en 1956 cuando asfaltaron las principales calles de la ciudad cubrieron de asfalto hasta el mismo tallo de las palmas; una de ellas comenzó a secarse, fue entonces cuando procedieron a retirar la gruesa capa de asfalto que cubría el contorno de las palmas. Ya era tarde. Una palma había muerto, sin embargo la otra logra sobrevivir hasta las 12 y 45 del día 8 de febrero de 1975 cuando es derribada por la pala de una máquina conducida por un ciudadano. 

En otro orden; viejas crónicas nos dan cuenta como fue la celebración de la fiesta del árbol en Píritu en el año 1934: “Bajo la inmediata colaboración del Coronel Julio Romero Sánchez, Gobernador de este Distrito (Esteller), las Escuelas Federales de esta localidad celebraron pomposamente la civilizadora fiesta del Árbol. Más de ochenta alumnos de ambos planteles (varones y hembras), distinguidas damas y caballeros asistieron a tan simpático acto, el cual fue amenizado por la Banda “ESTELLER”. Hubo discursos por alumnos de ambos planteles, cánticos y plantación de árboles. Los niños fueron finamente obsequiados por los maestros y el Coronel Romero Sánchez obsequió a toda la concurrencia con un espléndido banquete a la llanera. La más alta nota de cordialidad reinó en todos los actos.” 

Durante muchos años se va a seguir celebrando el día del Árbol. En organizados desfiles los alumnos de cada Plantel son conducidos por sus respectivos maestros hasta la Plaza Bolívar donde todos entonan el Himno al Árbol antes de proceder a sembrar los árboles de diversas especies que cada quien había llevado. Con el correr de los años la Plaza Bolívar se fue convirtiendo en un pequeño bosque mientras la fiesta del árbol poco a poco se fue limitando a la jurisdicción de cada institución. 

Ya no se celebra el día del Árbol el último domingo de mayo simplemente porque los domingos son libres. En algunas Instituciones solo cantan el himno y realizan la siembra simbólica de un árbol que durará muy poco tiempo. Actualmente no se habla del día del Árbol. Se habla de la Semana de la Conservación. Solo una semana durante la cual se pretende crear conciencia conservacionista a través de diferentes actividades programadas por distintos Organismos entre los cuales se destaca la siembra de nuevos árboles de los cuales muy pocos sobrevivirán por falta de mantenimiento, lo que otras palabras podría definir la actividad como “árboles al cadalso", sin embargo cada quien por su parte levanta un informe detallado donde registra la cantidad de árboles sembrados en cada sitio durante la SEMANA DE LA CONSERVACIÓN. 

Pero ¿llevará alguien anotado la cantidad de árboles que se destruyen durante las 51 semanas restantes del año? ¿Será por eso que ahora no se llama la Fiesta del Árbol? 


En las fotos las palmitas frente al Comando Policial de la carrera 9 con calle 9 de Píritu, Portuguesa.

sábado, 11 de octubre de 2014

Conversas de Hato - Omar Carrero Araque



Como siempre, el material que nos envía el Profesor Carrero, es de primera calidad. No dejen de leer este relato que encierra no solamente el hablar del llanero, sino su chispa y sentido del humor

CONVERSAS DE HATO
Omar Carrero Araque
Baquiano
2013
  
En una de mis estadas en una fundación ganadera de la bajura apureña tuve la oportunidad de compartir vivencias y conversatorios con el peonaje y con algunos caporales de sabana en una actividad que me llevó hacia una experiencia única por lo enriquecedor que resultó el  contacto. 

Desde la quietud del chinchorro de mosquitero coliao pude escuchar, antes que intervenir,  la conversa que sostenían los peones, referidas a su participación en los trabajos de ese día, casi siempre cargada de picardía y chalequeo, una conversa que me llevó a las coplas guerrereñas de “al café y a los caballos” en las que el cantador y poeta elorzano  hace  una bonita apología  de la faena llanera.

Lo curioso del caso se refiere a los vocablos especiales que manejan los  llaneros de hato, un vocabulario restringido y las más de las veces incomprensible para todo aquel ajeno a la vida hatera. Parte de estas conversaciones pasaron a rellenar algunas páginas de mi cuaderno de anotaciones, las cuales transcribo para su lectura y ensayo de comprensión por parte de los legos de la llanería auténtica:

Peón 1: Mire parientico, déjame asegurá el jico para guindá y tratá de enderazá este chinchorro que me salió con tanta pierna que se me dificulta pegá el ojo. Esta madrugá yo entuavía  estaba finito, con los ojos pelaos como bocachico en nevera y vide cuando apareció becerrero más brillante que nunca  poallá encima de aquel Toco viejo.

Peón 2: Está bien familia, yo también voy a guindá pa´ vé si pongo los chíscanos de pa´ rriba y dales un reposito porque ya llevo una semana metiéndoles la mocha en estos barriales que me han puesto las ñaras taquiás de sabañón y de seguí así, segurito primo que me cae hormiguillo.

Hoy voy a pegá el ojo bien contento porque me rindió la brega, moví bien los guarales y pegué 20 chifles y encima deso maté de un chaparrazo a una bocafría de esas que mi agüelo nombraba palpo que por poco me malogra.

Peón 3: Yo tampoco me puedo quejá porque de vuelta vide un  aguaje en el pozo de las chenchenas y apenas lancé el albarico y ahí mismito atravesé a un buen chereco.  Chacá la toca le dije al Sute, mi compinche de siempre,  pa´ raspá y relajá este bocao. Un poco más abajo, en el pozo de las caramas, revisé el chirare y ahí enrredao en sus propias barbas estaba el bastimento pa´ los barrigones, un pijoleto rayao empeñao en meté retroceso para juyí, pero que vá.

Peón 4: Esa es la suerte que nos da El Viejito cámara, que nunca le falta a naiden, en mi conuco la macuca y los topochos están pidiéndole al chocotero que los saque y los ponga a jerví  y que revise el agaje pa´ que los junten en el plato con un buen pedazo de queso pumé  de ese  concha negra, jecha de bosta fresca y baba e´guamacho.

Peón 5: Bueno Catire a dormir tempranero porque en la mañanita te tienes que ajilá a cebá el molino del rincón pero no se te olvide llevarte un ñaure por si te encuentras con los báquiros y también te cargas el murrial porque los jobales están soltando mucha marapa y así podrás traerte  un buen bojote pa´ los chuzos enchiqueraos, que así tendrán como  chasquiar por unos días. Endemás  deja ya de está chalequeando al  guate Leonidas  porque tú sabes que ese niguatoso así con lo jipato y to, es muy corisco y de ná se pone como chinata cuquiá y lo más jodío  es que tira pata y manga sin piedá y de verdaita te digo que nunca le falta una pico e´loro empretiná.

Mira Rafelinacio, tu que estás más cerca del mecho,  apágalo pa´llamá sueño, pero antes nos suelta un buen cacho pa´pegá los ojos entre chacotas y así dormí como pijita con teta. 

Peón 6: Ahorita Ñerito no estoy pa´cachos porque entuavía ando con un tembleque por todo el cuerpo y asustao  por el topetazo que me di con manomota, frente a frente en la pica del caujaro. Allí de sopetón me jayé en la boca de ese animalón rayao y bigotú con la capotera subida  que me mostró los de rompeñervo casi a medio metro de las chingas. Yo me entregué a  matasilva y entre chorros de miao le imploré por mis suticos, que me sacara de la desgracia. Ahí mismito vi  un puntico de luz por entre las agallas del tigre y por ahí mismo, sin dilatá un segundo, metí  la zurda por ese hueco con tal juerza  que me salió pal otro lao y sin mucho  dilatá le agarré el rabo y con la misma templé con toda la gana que pude y en ese trance voltié al animal que quedó con el costillar pa´fuera.  Así parienticos que por esta esta vez me  discurpo  pero les prometo que en la primera los cacheo!!  Buenas noches y que sueñen con Yo!!    

Al desdibujarse el alba,  puntero apaga su fulgor y el amago  de un caballo rucio alborota las carrizas que entre chiflidos sienten el frescor del riego que baja del cielo, que de gota en gota enchumba los lambedorales del fangurrial.  

jueves, 9 de octubre de 2014

Recordando a Germán Fleitas Beroes

Tus virtudes de coplero
han rebasado la gloria
eres página en la historia
del pentagrama llanero
con el verso postrimero
de tu rimar peregrino
como cosas del destino
encontrarás en tu viaje
la música del pasaje
que le dieron al camino

Pedro Felipe Sosa Caro al poeta de Camaguán

El 10 de octubre de 1994, muere en Caracas el Poeta de Camaguán, también llamado el Poeta de la Luna, Germán Fleitas Beroes. Había dejado su pueblo natal Camaguán hacía muchos años para establecerse en Caracas, sin embargo, su corazón quedó allá como dijo en uno de sus versos al Dr José León Tapia:

El que la debe la paga....
emigré.... me porté mal;
¿Caracas? un tremedal
que poco a poco me traga;
a veces mi mente vaga
por un mundo de acuarelas
y eres tú quien me consuelas
con Maisanta y con Zamora,
menos mal que tengo ahora
tu Música de Charnelas

Sus años mozos transcurrieron entre Camaguán, el estero, Guayabal, Uverito, y San Fernando. Dejó un importante e inolvidable legado con sus hermosos pasajes, interpretados por distintos artistas, en el arpa de Juan Vicente Torrealba. Pasajes que identificaron una época y que hoy, forman parte indiscutible de nuestra historia musical.

Partió de este mundo rodeado del amor y camaradería de su familia y amigos que se congregaron en el Cementerio General del Sur a darle el último adiós.  En unos momentos muy emotivos, Víctor Morillo, el Tricolor de Venezuela, declamó una de sus glosas favoritas,  escrita a partir de una copla de su hijo mayor Germán Fleitas Nuñez, el actual cronista de La Victoria:

CIEN CORAZONES TENÍA
NOVENTA Y NUEVE TE DÍ
EL OTRO LO CARGO AQUÍ
PARA DÁRTELO ALGÚN DÍA


En mis tiempos de muchacho
me llamaban picaflor,
iba de amor en amor
y de capacho en capacho;
la garza con su penacho
me llenó de fantasía
la vida me sonreía
y en mi locura de amor
de un palmar a otro palmar
CIEN CORAZONES TENÍA

¡Consuelo!, flor  sabanera,
cuántas veces tú me viste
aceptar callado y triste
la lluvia y la tolvanera;
hoy que es solo una quimera
el pasado para mí
recuerdo, mi amor que a tí
te negué las cosas buenas
y del total de mis penas
NOVENTA Y NUEVE TE DÍ
Tus besos, aunque te asombre
me acompañan donde voy
y cuando mas solo estoy
me consuelo con tu nombre
¿de qué me sirve el renombre
que en la vida conseguí?
dos sonetos te escribí
con luces de luna llena.
uno se borró en la arena
EL OTRO LO CARGO AQUÍ

Llanero soy, hombre rudo,
vibrante de patriotismo,
libre como el viento mismo,
como el potro del Escudo;
ayer te mandé un saludo
 y una postal que decía:
"envuelto en mi poesía
pura y tierna como un rezo,
te guardo el último beso
PARA DÁRTELO ALGÚN DÍA







Entre las personalidades que estuvieron presentes, la familia del poeta recuerda a Simón Diaz, Valentín Carucí, Isabelita Aparicio y sus hermanos, Reinaldo Espinoza Hernández, el Catire Carpio , Reina Lucero, entre muchísimos mas y en un acto de amor, todos al unísono cual un coro de despedida, entonaron una de las mas famosas canciones del Poeta de Camaguán: Caminito Verde


CAMINITO VERDE
Música de Juan Briceño Zapata
Lloraré cuando me acuerde
Que te vi reverdecer (bis)
Me voy para no volver
Adios caminito verde

Me llevo esta margarita
Del pecho de tu barranco
Una azucena marchita
Y este clavelito blanco

Mañana busca en el cielo
Los pétalos de mi voz
Con las alas del pañuelo
Te vengo a decir adiós

Lloraré cuando  me acuerde
Que te vi reverdecer (bis)
Adios caminito verde
Me voy para no volver

domingo, 5 de octubre de 2014

A Cien Años de El Gabán

Nos encontramos con el siguiente artículo de Oldman Botello, publicado precisamente hoy 5 de octubre en el Blog Venezuela de Antaño de Gerónimo Yerena, donde el autor hace referencia al origen de el golpe de Joropo Llanero denominado El Gabán, con información de primera mano, obtenida del propio Indio Figueredo.

Esta versión de los hechos, es bastante parecida a como lo Cuenta el Abuelo, salvo algunos detalles que ya hemos publicado y que refrescaremos hoy.

" “A mi me gusta el gabán/ pero cuando está pichón/ porque le como la pierna/ la pechuga y el alón”. Así dice el verso, uno de los tantos que se cantan con la música de El Gabán, hermoso pasaje en tonos menores, de cuya creación se cumplen el día 28 de septiembre próximo, víspera de San Miguel, noventa años. Fue el creador de la llanerísima pieza el legendario arpista cunavichero Ignacio Figueredo, El Indio Figueredo (1899-1996). Desde que conocimos al destacado arpista siempre nos relató una y otra vez cómo fue la creación, que como todas, tiene su historia. La víspera de San Miguel -patrono de Cunaviche y de Mantecal-, el 28 de septiembre de 1914, a los 14 años de Figueredo, se hallaban de parranda en el hato de don Antonio Laya, cerca de Guachara, estado Apure. 

Ya eran muchos días de fiesta y escaseaba la comida. Desfallecientes por el alcohol ingerido, el incesante joropeo y la poca alimentación. Surgió la idea de ir a Laguna Redonda, un dormitorio de garzas dentro del hato y dieron cuenta de varios gabanes para comer. El gabán es un ave zancuda, de la familia de las cigüeñas, muy común en el estero de Camaguán y en las sabanas de Apure a orilla de ríos y caños, junto con el garzón soldado o golilludo (Jabirú mycteria). Se identifican dos tipos de gabán (Mycteria americana), el peonío y el huesito. Lo hemos probado alguna vez y a fe nuestra que es igual en sabor a cualquier ave, como el pavo o la gallina. Lo degustamos en tierra araucana, en el legendario hato La Candelaria, donde obtuvo Gallegos el material informativo para escribir Doña Bárbara y Cantaclaro. 

Lo cierto es que ese día, después de saciar el hambre, Figueredo, el cuatrista Ramón Herrera, los joroperos y el dueño del hato, siguieron la fiesta. “No te duermas mi gabán/ cuídate mi gabancito/ mira que la gente es mala/ y le gusta el gabán frito” En la fiesta salieron los primeros compases del pasaje, titulado El Gabán en recuerdo de las aves sacrificadas. Echó a volar el pasaje por las sabanas; es un clásico de la música llanera. “Viajaré hasta el Cinaruco,/ entre manglares y ríos/ para decirle al aruco/ que me aconseje al peonío”

No fue sino hasta 1952 cuando se grabó por primera vez El Gabán en las manos del Indio Figueredo, a quien habían “descubierto” en 1947, en una fiesta en Achaguas los músicos Antonio Estévez, Fredy Reina, Germán Fleitas Beroes y Reinaldo Espinoza Hernández, un calaboceño, un camaguanero y un mantecaleño, para presentarlo por primera vez en el festival folclórico organizado en el Nuevo Circo de Caracas, con motivo de la toma de posesión del presidente Rómulo Gallegos y cuya actividad estuvo organizada por el poeta Juan Liscano, entonces dedicado a la investigación de la música y de lo popular venezolano. Fue la primera vez que se oyeron en la capital venezolana los aires musicales de toda la geografía nacional, desde la costa hasta el llano y los Andes. 

 En 1952, repetimos, Figueredo y su conjunto, cantando Ángel Custodio Loyola, grabaron en 78 rpm un disco donde además canta una pieza el joven coplero elorzano Valeriano Mendoza. Era un arpa “burriá”, según se oye en el disco que guardamos en nuestra colección de música nacional. Bien tocada pero inesperadamente rematada. “Yo tenía mi gabancito/ en la orilla de la quebrá/ con el piquito pa’bajo/ esperando la carná” y luego “Con quién quedará gabán/ cuando muera la gabana/ quedará con garza blanca/ llorando toda su alma”. Fue también el primer disco de Loyola. Figura su fotografía en el disco muy joven de 32 años, con sombrero pelo’eguama negro, de barboquejo y copa alta. Luego lo grabaría distinto en el Lp “El Guachamarón” .

 Nos contaba el Indio Figueredo todos los inconvenientes que tuvo para que le reconocieran su autoría. La pieza estaba registrada a su nombre, pero los productores discográficos se resistían a cancelar los derechos. Entre ellos recordaba a Gualberto Morales, ya fallecido. Pero Sacven se impuso y hoy se pagan religiosamente a los descendientes de Figueredo. 

Hay decenas de versiones de El Gabán, no todas supervisadas por su autor, cuando aún vivía, pero autorizadas por el gremio de los artistas y de los derechos de autor. Al arpista, por ejemplo, le disgustaban las versiones donde aparecía el gabán de su creación como parrandero, retrechero, peleón, borracho, pendenciero. Esa no fue la intención cuando se compuso y se desnaturalizaba una de las más hermosas creaciones del pentagrama llanero. 

Tenemos a la vista un disco que se titula “Puros gabanes”, donde interpretan varios cantantes y aparecen el gabán y la gabana, el gabancito del pueblo, la venganza del gabán, el gabán realengo, la muerte del gabán manso, el gabán senador, el gabán coleador, el gabán con bandola, el polifacético, el secuestro del gabán, el gabán sinvergüenza y el romance del gabán. Para todos los gustos. 

 Escribiendo esta nota, tenemos a la vista una fotografía donde aparecemos Figueredo y un servidor con el cuatro, en su casa de San Fernando de Apure (se llamaba calle Chimborazo y Eduardo Hernández Carstens, cuando fue gobernador de Apure le dio por decreto el nombre de Ignacio Figueredo), en 1985, precisamente interpretando El Gabán, acompañados en las maracas por un nieto de Ignacio, de siete años de edad. Qué emoción y orgullo, escuchar y acompañar al Indio con su máxima creación. Un ícono de la música llanera junto con El Gavilán (que nos decía Figueredo lo había compuesto Clímaco Herrera), La Catira, popularizada por Loyola; La Chipola (era interpretada con la bandola por Pancho López, padre de Figueredo), estelarizada por Ignacio y en la cual era de antología el bordoneo en una de las partes de que está compuesta la pieza; inolvidable, en la magistral interpretación realizada en el disco ”Contrapunteo y parranda”, donde cantan Marcelo Quinto, apureño y Antonio Barcey, de Barbacoas, ambos fallecidos. 

En este septiembre, pues, son los l00 años de El Gabán. Va el dato para las emisoras, para Glisvélida Galeno en la radio FM de Santa Rita; será un buen homenaje para el Indio Figueredo, quien cumplió el 31 de julio, día de San Ignacio de Loyola, 114 años de edad, pero se nos murió en septiembre de 1996, sin poder interpretar el arpa porque lo había baldado un accidente cerebrovascular". 

oldmanbotello@hotmail.com *Cronista del municipio Girardot

El Gaban interpretado por su autor, el Indio Figueredo

Golpes de Joropo Llanero: El Seis Numerao

El Seis Numerao forma parte fundamental  del folclore llanero y se considera  de autor  anónimo, sin embargo, en las investigaciones que hizo Petra Rios - sobrina de José Cupertino Rios Viña - este golpe fue compuesto por el famoso arpista  en 1902. Tiene un ritmo vibrante y está estructurado en estrofas largas, en unas se repite siempre el verso par inmediatamente anterior y  en la otra, no hay repetición, sino canto corrido. En algunos casos se omite la sección del canto corrido, para dejar el solo de arpa. Desde el punto de vista musical, tiene un compás 6/8, modo Mayor, y en general se presenta en forma de Romances o Décimas con canto libre, solista o contrapunteo.

Colocamos dos estupendas piezas en golpe de Seis Numerao, que por cierto es uno de mis favoritos, por la energía y sabor a llano que tiene en sus arpegios. La primera canción me  gusta mucho  pues es absolutamente cierto que "A todo canta el Llanero". Llegué a  esa conclusión al poco tiempo de iniciar Vivencias Llaneras del Abuelo, cuando gran parte del aprendizaje y las guias para investigar, me la dieron precisamente las canciones llaneras. De allí, para los distintos temas que se han abordado en este blog, siempre ha habido una canción que los ilustre.
Sin duda esta particularidad habla mucho de la inspiración que representa el Llano en  cualquiera que se detenga a observarlo y más aún, en  aquel nacido en ese suelo. Esta canción, a la que el golpe de Seis Numerao le da mas emoción, está cargada de imágenes auténticas de  la tierra llanera.

La segunda, es de nuestro inolvidable Eneas Perdomo y se llama sencillamente Seis Numerao, también cargada de imágenes de la faena diaria y paisaje llanero acompañada de  un arpa vibrante  a la que es imposible ser indiferente, cuando se lleva sangre venezolana en las venas.

A TODO CANTA EL LLANERO
Orlando (Cholo) Valderrama



A todo canta el llanero
Le canta a la melodía
Que trina una paraulata
Cuando ve clarear el día
Sobre una punta de mata
Su prosa se la arrebiata
Tras de un toro cimarrón
Se la brinda al botalón
Donde se ordeñan las vacas
Enamora a las muchachas
 Con su canto cadencioso
Canta a la flor del lechozo
Al aroma del mastranto
Los sabaneros espantos
Que cruzan al llano entero
La llorona y bola e´fuego
Que tienen tanta leyenda
Para que ustedes comprendan
 A todo canta el llanero

A todo canta el llanero
Canta a la mujer llanera
Que lo acompaña en el rancho
A los viejos, los muchachos,
 A Una ilusión pasajera
Al peón en cimarroneras
Con la soga rebiatada
A la vuelta que es coliada
Al toro jalao por dentro
A un bozal a un cabestro
A un manglar , a la espuma
 Y hasta la noche de luna
Al chinchorro ande se acuesta
Su caballo, su muleta
En la que cruza el sendero
Al grito de un cabrestero
A una guarura en el paso
 Y al día que cae en ocaso
A todo canta el llanero


A todo  que huela a llano
Brinda su canto el llanero
Al manantial, al estero
Caballicero o baquiano
Al horizonte lejano
Donde se une cielo y tierra
Al ganao cuando se encierra
En un corral o majada
Al olor de carne asada
Recostá en un burro e´guafa
Al potro cuando se zafa
Los aperos corcoveando
Todo lo va recordando
En su cerebro coplero
Al alborotao garcero
En tiempo de las posturas
En la infinita llanura
A todo canta el llanero

 A todo canta el llanero
 Le canta a la vida misma
 Alegrías y sufrimientos
Y deja oir su lamento
Si lleva adentro una espina
Da verso a una guabina
A un valentón o a un coporo
Le canta a la flor de boro
Que tapiza los raudales
Le dice a los morichales
El amor que po´ellos siente
Al lirio resplandeciente
Que florece en tiempo e´mayo
Chubasco con trueno y rayo
Que pone al llano bravío
A los ríos si estan crecíos
Le hace coplas con esmero
Al caimán traicionero
A la raya tartaguita
Y hasta al pinta menudita
A todo canta el llanero



SEIS NUMERAO 
Eneas Perdomo






 Como espuma en remolino
Voy a seguir dando vueltas 
Diciendo cosas bien ciertas
Del llano y de sus costumbres
Para que nadie nos tumbe
Del sitial bien escalado 
Por el cual hemos bregado
Y seguiremos haciendo 
Al joropo defendiendo
Como pioneros que somos 
Mientras el arpa en su tono
Marca el canto a los copleros 
Como marrano en chiquero
 Como postrera en totuma 
Como la garza y la luna
Peina su blanco de plata
Peina su blanco plumaje
Como el llanero que ataje
Antes de llegar al monte
Como el azul horizonte
Donde se orienta el baquiano
Como el murmullo lejano
De un trueno en la lejanía
Por eso a la tierra mía
Daremos siempre la mano


Joropo corrío llanero
Golpe de seis numerao
 Llanura de Juan Parao
Trocha de canto ligero
laguna, caño y estero
pajonal recién vestido 
donde el llanero curtido
con el pié sin alpargata 
se le escarranchan las patas
como abanicos abiertos 
cruzando por los desiertos
de la sabana infinita 
estas son cosas bonitas
que los llaneros queremos 
y por eso no debemos
 apartarnos del camino 
porque ese es nuestro destino
de retratar y cantar 
a nuestro llano sin par
 por el cual siempre vivimos

La Inmensidad del Llano

"El Llano es una ola que ha caido, el cielo es una ola que no cae". Francisco Lazo Martí
"El Llano que tiene por lindero el horizonte". Andrés Bello
"Cuando esta tierra anda uno, legua y legua son el paso. Mas allá del lagunazo, sigue el infinito abierto" Alberto Arvelo Torrealba
" Llanura venezolana, propicia para el esfuerzo, como lo fue para la hazaña, tierra de horizontes abiertos donde una raza buena ama, sufre y espera" Rómulo Gallegos.
"Es la gran extensión de territorio, que, como la vasta superficie del océano, presenta alrededor un inmenso círculo cuyo centro parece estar en todas partes" José Antonio Páez

Araguaney (Click en la imagen)

Araguaney (Click en la imagen)
El Arbol Nacional de Venezuela

Imágenes

Algunas de las imágenes utilizadas en el Blog se han tomado de la red para ilustrarlo, darle color y sobre todo, generar un aprendizaje. Si eres dueño de alguna y no estás de acuerdo con su publicación en este espacio, deja un comentario o escribenos a cuentaelabuelo@gmail.com y será retirada inmediatamente.

Fotografías "Por Los Llanos de Apure"


Queremos destacar que una de las fuentes principales de fotografias publicadas en este Blog, especialmente las de corte antiguo, pertenecen al maravilloso trabajo efectuado por Asdrubal Hernandez, Rafael Hoogesteijn, Juan Carlos López, y Armando Michelangeli Ayala, en la edición ilustrada de Por los Llanos de Apure de Fernando Calzadilla Valdés. En ellas se plasman escenas muy dificiles de captar en estos tiempos, pues al momento de hacer su trabajo, se trasladaron Apure adentro a sitios aislados donde todavia prevalecen algunas de las costumbres antiguas. De allí su valor y pertinencia para este trabajo de rescate de la cultura llanera


Para recibir las entradas del Blog por mail

Dirección de contacto

Si deseas comunicarte con nosotros, aportar ideas o información relacionada, puedes escribirnos a armasmaylida@gmail.com

Vivencias Llaneras del Abuelo

Las Once Coronas de Venezuela

Las Once Coronas de Venezuela
Marianella Oráa (Click en la foto)

El Turpial (Click en la imagen)

El Turpial (Click en la imagen)
Ave Nacional de Venezuela

GERMAN FLEITAS BEROES, el poeta de Camaguán

GERMAN FLEITAS BEROES, el poeta de Camaguán
Vivencias Llaneras del Abuelo es colaborador de este Blog. (Click en la foto para acceder)

SAN JERONIMO DE GUAYABAL

SAN JERONIMO DE GUAYABAL
Vivencias Llaneras del Abuelo es colaborador de este Blog (Click en la imagen)

PLENILLANO

PLENILLANO
Una Puerta al Llano Infinito

Por el Rumbo del Recuerdo

Por el Rumbo del Recuerdo
Julio César Sanchez Olivo (click en la imagen)

La Orquídea (Cattleya mossiae)

La Orquídea (Cattleya mossiae)
Flor Nacional de venezuela

Al Abuelo

Gracias papá por tus enseñanzas, por tu amor, por demostrarnos que con lucha, esfuerzo y perseverancia, podemos superar las adversidades. Gracias por ser el gran abuelo que eres

Cuenta el abuelo

Los cuentos del abuelo, constituyeron el inicio de este trabajo. Son los cuentos que he oído una y otra vez desde mi infancia y que hoy quiero plasmar para que no se pierdan. Es imposible contarlos con las mismas palabras que él utiliza, pues la delicia de escucharlos de su boca no se puede plasmar en un escrito. Son vivencias de mi padre en sus primeros años y experiencias que quedaron grabados en forma imborrable en su memoria.

Lector, puedes apoyarnos!!!!!

Este trabajo tiene una intención netamente educativa, con la cual pretendemos difundir y resaltar la cultura, folclore y esencia del llano venezolano y del llanero. Cada entrada es revisada cuidadosamente para tratar en lo posible que sea una informacion fidedigna y confiable. Por tal motivo, aceptamos con agrado cualquier crítica constructiva, aportes, ideas y notificaciones sobre errores que puedan haberse filtrado en las mismas.

Vivencias Llaneras del Abuelo - Canciones

Vivencias Llaneras del Abuelo - Canciones
Para acceder a las canciones de este Blog, haz click en la imagen

El Lenguaje de los Pájaros

El Lenguaje de los Pájaros
Jesús José Loreto Loreto. (1980)

Mastranto

Mastranto
José Vicente Rojas

Diario de un Llanero (Click en la Imagen)

Diario de un Llanero (Click en la Imagen)
Antonio José Torrealba

  © Blogger templates Newspaper II by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP