Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

16 de noviembre de 2014

Pisillo de Chigüire Tradicional

Acabamos de vivir una hermosa experiencia: el reecuentro con una de las tradiciones venezolanas del Llano. En esta ocasión fue presenciar la elaboración de un pisillo de Chigüire en la casa de la señora Rafaela Zapata, habitante de Corozo Pando.

La experiencia  buscada para apoyar tres jóvenes a punto de graduarse de chef, resultó ser un encantador compartir con la gente sencilla del Llano y especialmente un aprendizaje que compartimos con mucha alegría.

Mi  tarea como tutora "cultural" de las muchachas, consistía en proveerles la experiencia de hacer un pisillo utilizando un pilón, tal cual se hacía antiguamente.

La búsqueda resultó muy sencilla a través de Sorelia Franco, la hermosa dama llanera de corazón y guía turistica más conocida del eje San Fernando - Calabozo, que se ha destacado por 18 años consecutivos  por una atención esmerada a sus  visitantes y en la difusión de los espacios naturales de la zona.

Ella nos puso en contacto con Esperanza Zapata y su madre Rafaela. La primera, encantadora y dedicada anfitriona y la segunda, de esas señoras generosas, de alma sencilla que se dan al 100%, que abundan en nuestra tierra y que uno aprende a querer al conocerlas.

La Señora Rafaela
Para hacer el pisillo de Chigüire, según nos cuenta Rafaela, se recomienda  iniciarlo el día anterior mediante la hervida por 3 veces de la carne para que pierda el fuerte olor y para desalarla, ya que debe hacerse con la carne seca tipo tasajo. En algunas ocasiones, se envuelve la carne en hojas de topocho para hervirlo las tres veces. A la última hervida, se le añaden algunos aliños como cebolla, pimenton, ají dulce y si es ají apureño mucho mejor, ajo etc.

Luego de ablandarse la carne se echa con los aliños cocidos y otros frescos en el pilón.

Luego se inicia el proceso de pilado o "pisado" como dice Rafaela, hasta que la carne quede desmenuzada muy finito.




Luego se lleva al fuego de nuevo, con un poco de aceite onotado. En pocos minutos se tiene listo el pisillo.




Publicar un comentario en la entrada