Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

7 de agosto de 2013

La Otra Cara de la Llanura Eólica

Nuestro país nos muestra en todos los Estados, dos caras totalmente diferentes: la del verano y la del invierno. Nos gusta mucho comparar ambos períodos pues es realmente sorprendente el cambio que se ofrece a nuestra vista.

Visitamos nuevamente la región del Capanaparo en apoyo a la Escuela La Coromoto, de la cual haremos posteriormente una reseña.  En esta época el llano se nos ofrece cargado de verdes y mucha agua atrapada en bajíos y cursos de agua.

El cambio y la transitabilidad son tan diferentes, que hay dos caminos: el  camino de verano y el camino de invierno. Por el camino de verano en esta época, los pasos de agua están profundos y los puentes improvisados se aprecian cubiertos de agua.

La entrada al camino de invierno nos ofrece una desagradable vista: un gran basurero  principalmente de plásticos dispersos en un importante área como puede apreciarse en las fotografías. Un contraste muy marcado, ante la belleza natural que se abre a nuestros ojos apenas unos metros despues de esta vista:



Pero después se abren las trochas,  y el camino lleno de chaparros manteco ofrece un paisaje de  verdores característicos. Mas adelante se abre la sabana inmensa....... Recordando esa sabana, me viene a la mente el poema La Hilandera de nuestro gran Andrés Eloy Blanco:

Los caminos están frescos
los campos verdes de agua
hay un iris en las cosas
que me las llena de gracia...

En cuanto a la fauna, en esta oportunidad vimos algunos pocos más que en verano: algunas garzas blancas, patos Güirirí y "de dos en dos sus Yaguazos". Vimos en esta oportunidad más ganado pastando, ya que por ser la tierra un poco mas alta  es menos inundable y por tanto representa una alternativa para el ganado que en otros territorios quedaría atrapado hasta que bajen las aguas.

Les ofrecemos imágenes de las llanuras capanapareñas en invierno y les invitamos a revisar la primera entrada para que puedan hacer sus comparaciones.











 ENTRADAS RELACIONADASLA LLANURA EÓLICA EN APURE
Publicar un comentario en la entrada