Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

1 de agosto de 2013

El Doctor Gabaldón y su lucha contra el Paludismo (3)

Con esta entrada finalizamos el tema del Paludismo. Quisimos reseñar un poco la vida del  Doctor Arnoldo Gabaldón, que sin ser llanero, hizo una labor trascendental  en la historia del llano venezolano que tan afectado se vió por el paludismo.

 Arnoldo Gabaldón Carrillo, hijo único de Don Joaquín Gabaldón y Doña Viriginia Carrillo, nació el 1 de marzo de 1909 en la ciudad de Trujillo, estado Trujillo en Los Andes de Venezuela. Sus padres forjaron en él una recia disciplina. Sus primeros estudios se efectuaron en su tierra natal,  llega a Caracas ya bachiller y se interesa por la medicina, desarrollando un especial interés por los parásitos humanos, especialmente los protozoarios grupo al que pertenecen los plasmodios causantes del paludismo.

Eran los tiempos en que se decía que ir a los llanos equivalía a firmar su propio certificado de defunción. Sus primeras investigaciones realizadas con 14 compañeros, se realizaron en los llanos de Monay, que sufría también los efectos de las fiebres palúdicas. 

A los tres años concluye que el zancudo vector de la enfermedad es el Anopheles darlingi Los mentores de Arnoldo Gabaldón durante sus estudios médicos fueron los doctores Jesús Rafael Rísquez y Enrique Tejera, época en la que el joven Gabaldón se desempeñaba como ayudante de Bacteriología y Parasitología en la Dirección Nacional de Caracas, de 1928 a 1930. También el Dr. Luis Razetti lo estimuló para viajar al exterior. En esa época nació una sincera amistad con Rómulo Betancourt, a quien acompañó durante todo el quinquenio de su gobierno. 

Su lucha contra la dictadura de Juan Vicente Gómez lo llevó a la cárcel. Eran tiempos de revolución. En 1930 se graduó de Doctor en Ciencias Médicas a los 21 años junto a personalidades como Rafael Vegas, Elías Toro, José Rojas Contreras, Antonio Parra León y Jorge González Celis, entre otros. 

Fundada la Dirección General de Malariología y una escuela anexa para preparar especialistas en el tema, Gabaldón se desempeñó como director general de las mismas. En el interín, había realizado estudios en la Universidad de John Hopkins, regresando como Doctor en Ciencias e Higiene, también había realizado en 1931, un curso de Malaria en Hamburgo y en los laboratorios de la Fundación Rockefeller. En Nueva York se dedica a la investigación en monos superiores. Crea en la Universidad de Cambridge la cátedra Simón Bolívar. 

"El capitán que no conoce a fondo el frente dominado por el enemigo, abocado está a una derrota, o por lo menos a no conseguir victoria alguna". 

La lucha comenzó examinando más de 100.000 niños de las zonas bajas de Venezuela, se examinan más de medio millón de mosquitos con sus larvas para definir la geografía de los vectores, se realizan más de tres millones de visitas buscando enfermos y se realizan 8.000 exámenes microscópicos para la detección del plasmodium. Así se define el problema y se concluye que son los llanos venezolanos los más afectados y que son los charcos y pantanos los principales criaderos de los anofelinos. 

 Por otra parte, se repartieron gratuitamente casi cinco millones de tratamientos con quinina con sus respectivas instrucciones, a través de los empleados de telégrafos y correos y los directivos y subalternos federales o estadales. Gabaldón viaja a todos los pueblos de Venezuela para comprobar personalmente la gravedad del mal En 1943 Arnaldo Gabaldón viaja a los Estados Unidos a dictar cursos sobre malaria a los médicos norteamericanos que irían al Pacífico. Un general del ejército le comenta la existencia de un "polvo mágico" (aun secreto militar) que se estaba empleando con éxito en las zonas palúdicas. Se trataba del DDT. 

Al regresar a Venezuela comienza su campaña de esparción del DDT por los campos y ciudades, además de llenar con cemento los malos caminos y acabar con las zanjas y charcos. Pero lo más importante fueron las cuadrillas de trabajadores que en grupos de tres iban a rociar el interior de las viviendas y demás sitios donde reposan los mosquitos. Venezuela fue el primer país que empezó su campaña en escala nacional, a base del DDT, contra la malaria. Esta técnica abre sus fuegos en Morón, estado Carabobo, el 2 de diciembre de 1945, una de las regiones más azotadas por el mal.  

 Gabaldón era el protagonista de esas mejoras en la salud del pueblo venezolano, no sólo por la lucha contra el paludismo sino también por todas las medidas para controlar otras patologías como la gastroenteritis y las neumonías, causantes de una elevada mortalidad infantil. El área de erradicación del paludismo lograda por Gabaldón en Venezuela fue 169.000 Kilómetros cuadrados, superada sólo por a Unión Soviética y los Estados Unidos de Norteamérica. 

Arnoldo Gabaldón recibió numerosas condecoraciones tales como: Orden del Libertador, La Cruz de Boyacá, el Premio y Medalla Darling y la prestigiosa condecoración "Plato Dorado" entregada por la Academy of Achievement de California, por haber vencido la batalla contra el vector de la malaria. 

Publicó más de ochenta trabajos científicos y fue consultado por Brasil, Turquía, La India y otros países sobre la erradicación del paludismo. Siempre se alejó presuroso del protocolo y muchos lo consideraban como un mito. No hay palabras suficientes para expresar gratitud a Arnoldo Gabaldón, por habernos alejado de la muerte y la desolación. Su muerte física ocurrida el 1 de septiembre de 1990 deja un vacío en todos los venezolanos pero su obra lo ha hecho inmortal. 

Dos grandes científicos : Arnoldo Gabaldón y el Sabio Torrealba. Imagen San Juan de los Morros, blog
Texto tomado de cazadoresdemicrobios.com.ve. Oswaldo Carmona

ENTRADAS RELACIONADAS
Publicar un comentario en la entrada