Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

28 de agosto de 2013

Pronto reanudaremos nuestro trabajo llanero

Amigos lectores, tenemos varios dias sin actualizar información en Vivencias Llaneras del Abuelo, motivado a recientes ocupaciones que han retrasado la investigación constante que requiere este espacio.

Esperamos  reanudar muy pronto el trabajo y seguir ofreciendoles la estampa del maravilloso llano venezolano.
Publicar un comentario en la entrada