Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

30 de septiembre de 2014

Fiestas Patronales de San Jerónimo de Guayabal

Imagen Manuel Abrizo
Hoy, 30 de septiembre, es el día de San Jerónimo. Todos los años desde el 28 al 30 de este mes, el  pueblo de San Jerónimo de Guayabal,  se viste de fiesta en honor a su santo patrono.

San Jerónimo  tiene una bonita historia que se ha transmitido de generación en generación. Es un santo milagroso y muchos habitantes del pueblo lo atestiguan.

Cuenta la tradición oral  que  encarnaba a un viejito y se le aparecía a los campesinos del sector, especialmente en una montaña y un caserío que después llevaron su nombre. Jineteaba un caballo blanco y tocaba una corneta.

En la iglesia del pueblo, el santo está en una caja de cristal y luce con una rodilla en tierra y el torso desnudo. Su mano derecha sostiene una esfera y del brazo izquierdo le cuelga una corneta, dentro de la caja hay muchas ofrendas de los devotos agradecidos.

En los dias festivos, manos amorosas lo  sacan de la caja y lo llenan  de flores, lo contemplan y lo tocan en señal de bendición.

 


Guayabal es un pueblo sencillo como casi todos los pueblos de nuestra patria, se le llega por una carretera que regala un hermoso paisaje de estero y sabana. Su gente  afable y cordial es muy devota de su patrono y se esmera en mantener su iglesia  cuidada.


La señora Margot de Fleitas, esposa del poeta Germán Fleitas Beroes nos ha contado sobre su infancia en el pueblo, recuerda sus calles de tierra y los inviernos que hacían crecer el ramal de río que lo limita,  hasta el punto de impedirles salir de la casa. Recuerda los juegos infantiles, las misas de aguinaldo y las fiestas patronales. Recuerda los largos viajes en "bestia" y en canoa a San Fernando o Camaguán en tiempos en que no había carreteras.

Su hermana Bárbara de Bautista, se quedó siempre en el  pueblo, allí vivió y allí es recordada como la primera maestra de la población, que daba  clases en su misma casa. De  sus recuerdos, Manuel Abrizo escribió sobre San Jerónimo:

 “Esa imagen dicen que la regaló una mujer, una india. Nadie lo sabe. Cuando yo estaba pequeña oía que San Jerónimo venía para el pueblo a caballo y recorría sus calles. Y que cuando lo iban a sacar de la iglesia, y él no quería, crecía y no cabía por la puerta”. 
"Una vez, cuenta Bárbara, estaba vistiendo al santo en la iglesia cuando se apareció un hombre y al ver el rostro de la imagen dijo con asombro: “pero si éste es el que se apareció por allá”. 
Ese hombre, en silla de ruedas, y su esposa, estaban en la puerta de su casa, cuando se les acercó alguien y les preguntó que les pasaba. Explicaron que él no podía caminar. El desconocido les dijo: “Vayan a ver a San Jerónimo el 30 de septiembre”. El paralítico caminó al poco tiempo y cuando fue a la iglesia de Guayabal se encontró con la sorpresa de que el rostro de la imagen del santo era el mismo del desconocido. “San Jerónimo ha hecho muchos milagros", dice Bárbara.
Para las fiestas patronales del  santo, vienen los hijos de Guayabal desde todos los rincones del país  y el día 30, es recordado por todos.

A continuación les ofrecemos los sentidos versos de una hija de Guayabal que aún estando en el extranjero, mantiene  su corazón en la calidez del pueblo de su infancia
SAN JERONIMO DE GUAYABAL
Guayabal mi pueblo amado
Por qué nunca te he cantado
Si en ti comenzó mi luz
Y con tu luz me alumbré

Como le dije a Maylida,
Quien difunde su belleza
Guayabal tiene su historia
tantas cosas que contar
Y un libro en blanco esperando
por sus memorias plasmar

En Guayabal, tierra mía!
Viven! vibran! y descansan
seres que me pertenecen
Almas que siento tan mías

Recordando a San Jerónimo
Mi madre dijo algún día:
"Ha hecho muchos milagros,
Tuve el chance de saber"

Poetas, buenos doctores,
Científicos, labradores
Dentistas y contadores
Abogados, agricultores
Maestros y profesores
Músicos, compositores
Cantantes y escritores
Han salido de esa FERTIL
Tierra que todo lo da'

De cerca o de muy lejos
Con dignidad y certeza
Con orgullo y alegría
O tal vez melancolía
Los hijos de Guayabal
Muchos o todos los días
De su origen hablarán

En el día de San Jerónimo
Estas letras leerá
Cualquier hijo agradecido
De su pueblo, Guayabal!

Margarita Bautista-Vigas
Maryland 2 de abril del 2013
ENTRADAS RELACIONADAS

Publicar un comentario en la entrada