Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

10 de mayo de 2014

Con el Búfalo de Agua como figura, el Llano ya no será Llano!!!




CON EL BÚFALO DE AGUA COMO FIGURA, EL LLANO YA NO SERÁ LLANO!!!

Omar Carrero Araque
Baquiano
2014

Al ver la foto del  búfalo que ocupa el perfil de las Vivencias, echado en ese charco y con aspecto de ser un animal aquejado de derrengadera y necesitado de una buena dosis de sales de quinapiramina, no pude dejar de pensar en Don José León Tapia y su lamento ante la introducción de ganado cebú, al que consideraba por su conducta y mansedumbre, el causante algunos cambios de costumbres  en las bregas hateras,  achacándole particularmente la maldad de haber acabado en parte con “la música de la sabana”,  como él nombraba al pitío retador de un toro bravío, plantao en medio de la lejura reclamando sus novillas y marcando su territorio: el día que en el llano no se escuche más el bramido desafiante de un toro, hasta ese día seremos llaneros porque se habrá acabado la música de la sabana”.  Ahora, con la llegada masiva de los búfalos de agua, es legítimo  preguntarse cuál hubiera sido la expresión del escritor barinés ante la introducción de estos animales sumisos, de carácter gregario, de movimientos pausados y emisores sólo de un ronco bufido como expresión de comunicación? 
Desde la visión económica estos animales parecen ser cada vez más buscados en las Fundaciones ganaderas para el aumento de la producción, sobre todo en aquellas con áreas  sujetas a inundaciones, que son bien soportadas por estos “todo terreno”.   Su presencia es cada vez más notoria en las sabanas tal como se aprecia al viajar por los llanos. Al observar la irrupción de esta especie en el ambiente de la vaquería con su carga de modificaciones implícita, los pobladores de los Cajones de Arauca y Apure, quienes por antonomasia son “los llaneros”, se sienten preocupados por las primeras señales de un cambio que se ve venir,  tal como me lo hicieron saber en el emblemático Hato La Coronadeña, asentado más abajo de Elorza en el Cajón Araucano. Allí  en una tarde cargada de arreboles y frente al Médano del Parque, su propietario Abraham Díaz Araque me expresó su inquietud ante la retirada de la fauna silvestre de los barrizales frecuentados por estos gigantes asiáticos, especialmente las aves y los reptiles.  En su razonar señaló que tal vez las excretas acumuladas en aguas,  mayormente estancadas,  conlleven la acidez de éstas a niveles más altos del soportado por las guaruras, caracoles, curitos y guabinas. Mire amigo, usté que va rumbiando pa los laos de Riecito,  de aquí pa bajo ponga la vista bien clara pa que vea que donde se zambullen búfalos  no paran los animales del llano!!  Afinando la visión ante tal mandato pude percatarme de este insólito hecho,   traduciendo mi asombro en una expresión que le aprendí a  Doña Goya, la vieja vecina de mi casa en las sabanas de La Idea, asentí:  Verdamente!!!
Ante tal contingencia surgió entonces la  visión  de lo que podría ocurrir con el desplazamiento de la hacienda bovina por la bufalina, adelantándonos  a los  cambios en la actitud de los llaneros ante su entorno laboral y cultural.  Estaremos diciéndole adiós a los Cabresteros, Punteros y Culateros. Se acabarán los cantos de arreo y de ordeño? Y el coleo como faena? Y tantas otras experiencias como las contadas por Calzadilla Valdés en sus memorias apureñas, mucha de las cuales tenían al toro como protagonista. Porque viendo esas manchas negruzcas que cada vez ocupan más dominios de la sabana,  uno con todo derecho, podría preguntarse si estamos  iniciando la uniformización en el color del pelaje y diciéndole adiós a lo lebruno,  lo barcino,  lo orúo o lo araguato!!
Ante tal perspectiva, desde aquí invocaremos al espíritu de El Cotizudo, padrote de las Sabanas Altamireñas,  para que el llano mantenga por siempre la esencia que le imprimió Florentino.






 Imágenes de cría de búfalos en distintos lugares de los estados  Guárico y Apure
Publicar un comentario en la entrada