Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

23 de junio de 2014

Batalla de Carabobo- Germán Fleitas Beroes

BATALLA DE CARABOBO 
Germán Fleitas Beroes


Y llegó la fecha magna
de nuestra emancipación:
día veinticuatro de junio
más o menos a las dos
Páez, Aramendi,  Cedeño
Plaza y Juan José Rondón,
cada Jefe en la vanguardia
mandaba su división,
dirigiendo aquel combate
BOLÍVAR, LIBERTADOR.

En la pica de La Mona
hubo fuego a discreción,
los ingleses aguantaban
con Farriar como un león,
después todo fue locura
reinaba tal confusión
que el griterío tapaba
el estruendo del cañón;
el lanzazo y el disparo,
caballos sin dirección,
tierra y humo,  sangre y lodo,
el ajo y la maldición,
tan solo se distinguían
el pabellón español
y ondeando en una eminencia
la bandera tricolor


De repente se oyó un grito,
un hombre se tambaleó,
Páez como un energúmeno
ferozmente lo increpó:
¡No dé la espalda Camejo,
mate sin contemplación!!!
Y el Negro,  desde el  caballo
noblemente respondíó
¡Estoy muerto , Mayordomo
y vengo a decirle adiós!!

¡Teniente Pedro Camejo
reciba de corazón
el respeto de su pueblo
y la luz de una oración!!!

 
Publicar un comentario en la entrada