Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

7 de junio de 2014

La Marinela, Flor Llanera

Hemos tardado mucho tiempo en colocar esta entrada pues queriamos mostrar la imagen de esta flor tal resaltada en  la obra El Llanero Sin embargo,  ha sido infructuosa la búsqueda por lo que transcribimos las líneas que Daniel Mendoza, en una descripcion muy completa y sobre todo cargada de emoción, dedica a esta planta: 

Ésta es sin disputa la planta más colorida y más linda del llano, y a esa suprema belleza agrega el
inestimable don de estar siempre convertida en pomo de aromas.
No es planta doméstica; no se da en los patios, ni en otros lugares secos.
Ella crece lozana y florida sólo en las orillas de los ríos, caños y lagunas.
Como es tan bella, es esquiva y zahareña.
Poco más de dos brazas de alto. Sus hojas son de un verde claro, dentadas en los filos y acorazonadas.
La parte leñosa es gris y bastante áspera. Carece de espinas.
Durante la época de las lluvias está sumergida, y la acción de las aguas, por tanto tiempo, sólo consigue hacerla oscurecer un poco las hojas. 
A la bajada de las aguas torna a vestirse, y entonces parece que hace gala de su traje lujosísimo que le llega hasta el pie. Luego que está vestida, vienen las flores a adornárselo de púrpura y oro.
Consisten éstas en unas ánforas plegadas y rizadas hacia afuera, con seis pétalos cada una:, en el centro lleva una especie de saeta de color anaranjado, cuya cabeza es un botón amarillo encendido.
Muy encarnados los pétalos; muy amarillo el adorno del seno.
El perfume de las hojas es casi tan suave y delicado como el de la flor.
El llanero la llama marínela.
Publicar un comentario en la entrada