Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

10 de junio de 2012

Los Hijos de Guárico: Angel Avila: El Gigante del Pasaje

Hablar de Angel  Avila es hablar del  hombre sencillo del campo, del llanero que ama su tierra  y le canta con versos que fluyen en forma natural con verdadero sentimiento.

Le cantó al llano, a la faena diaria, a la cotidianidad del llanero, al amor, a la esperanza, a las vivencias, sin faltar dentro de su repertorio, las canciones  que muestran la picardía y humor llanero. Compuso gran cantidad de pasajes y golpes recios, y también  se destacó en las artes del contrapunteo.

Considero que las canciones de Angel Avila son un libro abierto a la llanura, con sus  letras cargadas de poesía y sobre todo  de detalles simples  de la vida  en las pampas venezolanas. 

Nació en Las Mercedes del Llano, estado Guárico, donde seguramente absorbió la pasión por llanura, mediante las vivencias propias del hombre de campo. No hemos encontrado información sobre su infancia, sin embargo mucha sobre sus labor en pro del folclore llanero. 

Tomemos fragmentos del artículo publicado por Aldemaro Barrios Romero, en bitacoralba.blogspot.com: 
 “A decir del también intérprete y compositor Don Eneas Perdomo, Ángel Ávila era el mejor romancero del llano, esta calificación del maestro Perdomo tiene una doble significación, primero el carácter histórico que se le debe a este mercedeño guariqueño en cuanto a la creación poética y en segundo lugar el entendimiento de que a pesar de su poca  difusión, es ciertamente una cantera del verso-acción vital, es decir lo descriptivo simbólico de la canción romancera en tiempo real cuando identifica y expresa la vida cotidiana del llanero”Soy un llanero, aunque riquezas no tengo pero me siento feliz por nacer en este suelo, tierra de hombres honorables que sufren mirando el cielo pero nunca se doblegan porque no conocen miedo”. 
A su lado, siempre, Bárbara, quien vivió a la sombra de su “Bonito Araguaney” compuesto por Ángel para su esposa, para ella, como lo decía contenta a sus amigos y conocidos con el orgullo de ser su compañera y diligente protectora con quien compartió las verdes y las maduras y quien en silencio lo reclamó para que estuviera con ella en el cielo, un año después de partir para siempre. Ángel Ávila sabía que sus romances contenían la raigambre del suelo y cielo espacioso que es el llano que cabe en el pecho de los que allí habitan, hombres que huelen a botalón y tranquero, a corral de madrugada y a becerro en el chiquero, a soga rejo y totuma, silla y potro cerrerocomo decía orgullosamente, pero en el infinito lugar de sus creaciones, está un drama mucho más ancestral que contiene la amalgama de la nostalgia india, el lamento del arriero árabe y las armonías del cuatro medieval que llevaron los jesuitas en vihuelas que luego se convirtieron en guitarrillas (cuatro) y que conjugaron en estos tiempos los cantares y los romances de Ángel Ávila.
Estos tiempos reclaman el reconocimiento de nuestros valores patrimoniales como Ángel Ávila y que debemos como deuda al pueblo venezolano en la consecución de sus derechos culturales y en el afianzamiento de la soberanía nacional.” 

 Elba Romero López en su orinocopadrerio.blogspot.com, a su vez nos cuenta:
“El Rey del Pasaje”, “El Gigante del Pasaje”, “El Maestro del Pasaje”, así llamaban a Ángel Ávila los amantes del canto llanero, del cual fue un gran exponente este vocalista nacido y criado en Las Mercedes del Llano, donde escribió, cantó y dejó para la posteridad más de trescientas composiciones. Ángel Ávila ocupó un lugar prominente entre los más destacados cantores del llano venezolano, el mismo que le sirvió de inspiración constante, y su musa inacabable le permitió pintar fielmente, como en una fotografía, sus sabanas, ríos y faenas llaneras". 
"Ángel Ávila murió el 22 de diciembre de 2010, en su Guárico natal, tras dejar para la historia de la música venezolana una larga trayectoria artística que lo llevó a recorrer los distintos caminos del llano. Al hablar de Ángel Ávila, lógicamente hay que mencionar su otro gran éxito, Corazón no llores más, tema que compuso con José Vicente Rojas y grabó en 1969 en un disco de 45 revoluciones por minuto. Este tema y Lamento del Canoero se han convertido en himnos musicales del estado Guárico que se cantan a nivel nacional, gracias a jóvenes que salían de ese estado a estudiar en diversas universidades del país."

El Dr. Eduardo Malaspina en artículo publicado en lasmercedesdelllano.blogspot.com, nos reseña a su vez: 

"Ángel Ávila, con lugar prominente entre los destacados cantores del llano venezolano, en mi apreciación muy particular, es el más grande de todos los tiempos. Nunca antes un nombre ha estado tan ajustado a la misión de quien lo lleva, como en el caso suyo, porque Ángel, precisamente, significa mensajero. Mensajero de versos hermosos, cantos telúricos sublimes y coplas amorosas dedicadas a la vida de la sabana. Su voz excepcional ha rendido culto a Orfeo con casi trescientos poemas, la mayoría de los cuales le pertenecen. Cada una de las interpretaciones, provenientes de su pluma, es producto de una realidad trabajada líricamente a través de la inspiración onírica. Primero está el hecho cotidiano ante sus ojos. Luego la música. Porque Ángel lo afirma categóricamente: “Si logro la música, cual campanas en mi cabeza, la letra me viene fácil.”. El proceso creativo continúa con un cuaderno y un lápiz al lado de la cama a la espera de la visita nocturna de las musas"

 Difícil es seleccionar los temas que acompañaran esta entrada, la mayoría de ellos dignos de incluirse en el tema de Poesía en la Música Llanera, como haremos con Lamento del Canoero y Llanero Siente y Lamenta. 

CORAZON NO LLORES MAS 
 
Corazon no llores más
Déjala que te abandone
Y una pena y otra pena,
verdad pasaje,
             dos corazones

No voy a llorar por ella,
verdad mi vida
Tú sabes que soy un hombre
Déjala que siga libre
Ese será su destino
Prenda querida
Hasta que Dios la perdone

El corazón de un llanero
Aguanta muchas traiciones
Las penas las  echa   al viento
verdad mi vida
 Y las convierte en canciones
Y cuando un amor lo deja
Pasaje lindo
Busca nuevas ilusiones
 Y así se pasa la vida
Entre amores y pasiones

 


SI MUERO EN TIERRAS LEJANAS 

Si muero en tierras lejanas
Cosa que yo no la pienso
A mis paisanos le pido
Si por mí sienten afecto
Que me traigan a mi llano
Aunque sea después de muerto
Y que le den sepultura
En  la llanura a mis restos
Donde piten toros bravos
 Y corran potros mostrencos

Cerca de un camino real
en un pajonal reseco
Así le pagaré al llano
todo lo que le agradezco
Enterrando para siempre
mi cuerpo sobre su pecho

A mi tierra no la olvido
Porque la quiero y la siento
Soy nacido y criado en ella
le canto y  la represento
Cuando miro los palmares
Jugueteando con el viento
Sonmas grandes mis pesares
Y mas tristes mis lamentos
Me dan ganas de llorar
Porque recuerdo otros tiempos

En mi mente se dibujan
Lejanías del llano inmenso
Lagunas, caños y rios
Y hacia el horizonte abierto
Como un caballo cerrero
Galopan mis pensamientos



  
MADRUGADA EN EL LLANO 
Letra: Angel Avila

 Ah madrugada bien fea
No se ve ni un lucerito
Para quitarme este frio
Ah malhaya un guayoyito

Quien le robara la voz
Al carrao de Palmarito
Para cruzar con el verso
Las sabanas de Apurito

Yo soy como el toro padre
Que pita y se pone arisco
Y al llegar al paradero
Otro toro no le pita

Pero a usté le pito yo
En el arpa con un grito
Como eres paisano mío
A tu órden me remito

 Yo no soy paisano suyo
Guariqueño desprovisto
Llanero nacido en cerro
En Apure no se ha visto

Te voy a cambiar el tema
No pongas dificultad
Ya se acerca la mañana
Y tenemos que ordeñar

Esas son  visiones   suyas
Que a mí no me importa ná
A mi si me da la gana
Puedo volverme a acostár

Por esa buena contesta
Gracias le  doy caporal

Pero cuando venga el dueño
No se vaya a lamentar

Para  que tenga experiencia
 Nunca olvide este refrán
Que marinero obedece
Ordenes del capitán

De la experiencia que tengo
a usté le puedo enseñar
Un poco de educación
De cultura y de moral 

Publicar un comentario en la entrada