Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

15 de diciembre de 2012

Aguao de Pato Güire y Vino Artesanal

Volviendo a las recetas llaneras, les ofrecemos a continuación, una típica de Mantecal,  según se referencia en el Cuaderno del Patrimonio Cultural del municipio Muñoz del estado Apure:

Imagen; cocinavino.com
Se limpia el ave y se corta en presas, colocándolas a sancochar en un caldero  por largo rato en el fogón hasta que ablanden, de aquí el refrán: "más duro que sancocho e' pato". Posteriormente se le agrega el arroz blanco onotado, se sazona con aliños verdes, sal, cilantro de monte, orégano y pimienta blanca. Se deja cocinar durante media hora más hasta que tome la sazón o el gusto deseado, procurando que no se seque y tenga consistencia de hervido, de allí el nombre de aguao. Es un exquisito plato criollo muy degustado por habitantes y visitantes del poblado, con años de tradición gastronómica, además de ser un plato muy nutritivo. 
Para ilustrar colocamos una imagen de  este plato pero que tiene como ingrediente adicional la yuca. 






El Pato Güire, según tengo entendido, es el pato Güirirí, hermosa palmípeda de  pico y patas color coral. Es muy abundante en las lagunas llaneras.






VINO ARTESANAL :
Esta bebida, está referenciada igualmente el el Cuaderno del Patrimonio Cultural del municipio Muñoz, como típica de Bruzual:
Expediciones Botánicas siglo XXI
"Es una bebida que contiene aproximadamente 14° grados de alcohol. La palma de uvita —bactris guineencis— es una planta espinosa y de abundante fruto, común en los llanos venezolanos. Este vino artesanal es producto de la fermentación etílica entre el azúcar y los ácidos de la uva o uvita como también se le conoce en la región. Su modo de preparación consiste en colocar la fruta madurada con igual cantidad de agua a hervir durante dos horas aproximadamente, una vez hervida se separa la fruta del jugo o mosto —zumo exprimido de la uva antes de fermentar y hacerse vino—; su separación tiende a realizarse con coladores fabricados en grandes totumas con perforaciones. Con éste se elabora el jarabe simple, que es la fusión del azúcar con el jugo resultante. A esta cocción se le agrega esencia de corazón de roble, preparado con antelación, a fin de suplir el efecto de maceración que dan los toneles elaborados en esta madera. Una vez que se tenga el producto se almacena en recipientes o tambores de plástico durante ocho o nueve meses, etapa que dura aproximadamente la fermentación etílica, para posteriormente depositarlo en botellas de vidrio de 0,75 ml. En su mayor etapa de producción se han elaborado 10.000 litros al año. Este vino se produce entre los meses de julio a septiembre, época de cosecha de la uvita. Se le considera una importante bebida por sus propiedades medicinales, elimina el exceso de tos, previene los ataques al corazón, además de ser un estimulante del apetito. Se emplea también para aderezar las carnes rojas, ensaladas y sirve de digestivo. La producción de este vino es de manufactura artesanal, propia de la comunidad de Bruzual y de Antonio Unti Alas, quien se destacó en esta labor durante más de 40 años con su fábrica Vino Don Antonio, quien trabajó en la elaboración de esta especial bebida junto a José Ramón Castillo. En su fabrica se preparaban tres tipos de vinos, que él mismo ha calificó con el nombre oporto, semi-seco y 10 años."
Publicar un comentario en la entrada