Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

4 de febrero de 2014

El Día del Llanero (1/2)

Existen dos opiniones contrarias sobre la fecha en que debe celebrarse el día del Llanero. Ambas se fundamentan en hechos históricos y los partidarios de una u otra posición, se mantienen firmes en ella. Una de ellas, la guariqueña, propone como Día del Llanero, el 17 de febrero y la otra, la apureña, propone el 23 de mayo.

Colocaremos las dos propuestas y empezaremos con la visión apureña, en un escrito del Profesor Argenis Méndez Echenique, el cual colocaremos en su totalidad:



PROPUESTA DE LA SECRETARIA DE CULTURA DEL EJECUTIVO DEL ESTADO APURE AL CIUDADANO CAPITAN (EJ.) JESÚS AGUILARTE GÁMEZ, GOBERNADOR DEL ESTADO APURE, FECHADA EN SAN FERNANDO DE APURE EL DÍA MIÉRCOLES 04 DE AGOSTO DE 2010, SOBRE DECLARAR EL 23 DE MAYO DÍA DEL LLANERO APUREÑ0 

Atendiendo al propósito de realizar próximamente en San Fernando de Apure una Feria Internacional para exaltar la Llaneridad y promocionar de manera efectiva nuestro Estado en diferentes ámbitos geográficos y culturales regionales, nacionales e internacionales, la Secretaría de Cultura del Ejecutivo, modestamente propone se tomen algunas medidas relacionadas con la publicitación de tan importante evento, considerando su posible institucionalización; una de ellas, podría ser la declaración oficial del Día del Llanero Apureño, mediante un Decreto Ejecutivo. 

Para ello, proponemos se tome como referencia la histórica Asamblea de Guerra que realizó El Libertador Simón Bolívar en la Aldea de Setenta, cerca de la ciudad de Bruzual, capital del Municipio Muñoz, en nuestro Estado Apure, el día 23 de Mayo de 1819, donde se decidió la Campaña de Nueva Granada, que culminó exitosamente en la batalla de Boyacá, permitiendo luego las victorias de Carabobo, Pichincha, Junín y Ayacucho. 

Seguidamente exponemos nuestros argumentos: 

1- Al regresar Bolívar de las Antillas (1816) y realizar victoriosamente la Campaña de Guayana en 1817, logró consolidar un importante centro de operaciones que le permitió luego proyectar la reorganización de los poderes públicos venezolanos, con asiento en la ciudad de Angostura, y la incursión hacia otros espacios de la Patria ocupados en ese momento por los ejércitos realistas.

 2- Al enterarse Bolívar de los triunfos logrados por el Ejército de Apure (1816 – 1817), después de ser reconocido como Jefe Supremo por el general José Antonio Páez, planifica y realiza, con el extraordinario concurso llanero, la llamada Campaña del Centro en 1818, que, por diferentes circunstancias, no cumplió las metas que se propuso; pero en su visita al Llano El Libertador se percata del gran potencial logístico y el valor temerario de sus habitantes que le ofrece la región, por lo que sigue buscando el momento propicio de acometer hacia Caracas. 

3- El 15 de Febrero de 1819 instala el Congreso de Angostura, que le ratifica su carácter de Jefe Supremo de la Revolución Independentista, legitimando así su actuación, y donde pronuncia el discurso más brillante, quizás, de su carrera política. 

4- Vuelve Bolívar al Apure (1819), donde el dominio del territorio le es disputado por el general realista Pablo Morillo, llamado “El Pacificador”; sin embargo, tiene oportunidad de presenciar una de las tantas hazañas homéricas de los llaneros, en el campo de Las Queseras del Medio (Guasimal), en las cercanías de Achaguas, el 02 de Abril de 1819. En vista de la proximidad de las lluvias, los realistas se retiran hacia el norte del país y Bolívar puede maniobrar con tranquilidad en el Llano. Establece su cuartel en Mantecal, para organizar y planificar una nueva campaña hacia Caracas. 

5- Bolívar convoca a todos los jefes y comandantes de su tropa a una Junta de Guerra para deliberar sobre el objetivo de la misma. Estando en estos menesteres recibe al coronel Jacinto Lara, quien conduce correspondencia del general Francisco de Paula Santander, comisionado que había sido por él para organizar las fuerzas llaneras de Casanare, donde le informa del éxito de su labor y el buen ánimo y condiciones para emprender una incursión sobre Nueva Granada, debido a la represiva política de las autoridades españolas. Esta noticia y el retiro de Morillo con sus tropas hacia Calabozo lo animan a convocar la Asamblea prevista para el día 23 de Mayo de 1819, a realizarse en la desierta aldea de Setenta, cercana al río Apure. Allí concurre José Antonio Anzoátegui, Pedro León Torres, Carlos Soublette, Pedro Briceño Méndez, Antonio Rangel, Guillermo Iribarren, Ambrosio Plaza y Manuel Manrique, entre otros, quienes se pronuncian en mayoría por realizar la Campaña de Nueva Granada, abandonándose el proyecto inicial de invadir a Barinas y luego el centro de Venezuela. Ninguna autoridad realista podría imaginarse tal atrevimiento patriota y los tomarían de sorpresa. Manrique no participará en la temeraria expedición libertadora; tampoco Páez, quien es enviado hacia Cúcuta para distracción al enemigo y que no sospeche el verdadero objetivo seleccionado.

 6- Un conocido historiador venezolano narra los hechos de Setenta: “En una choza arruinada de la desierta aldea de Setenta, a orillas del río Apure, se decidió la invasión de la Nueva Granada. No había una mesa en aquella choza, ni más asiento que las calaveras de las reses que para racionar la tropa había matado, no hacía mucho tiempo, una guerrilla realista, y que el sol y la lluvia habían blanqueado”. Así lo captó en 1837 el pintor alemán Erwin Oehme (Dresde 1831 – 1907), en base a un boceto de su alumno caraqueño Carlos Rivero Sanavria (Caracas, 1864 – 1915). Este cuadro forma parte del acervo patrimonial de la Asamblea Nacional. 

7- Ya sabemos el resultado de la Campaña: luego de cruzar sabanas inundadas, ríos infestados de caimanes y tramontar las gélidas e inhóspitas cumbres andinas, por el Páramo de Písba, Bolívar y su ejército de centauros llaneros, cae sobre los desprevenidos “chapetones” y tras reñidos combates en Gámeza y Pantano de Vargas, los derrota de manera decisiva en la Batalla de Boyacá, el día 07 de Agosto de 1819, librando definitivamente la Nueva Granada del yugo español. Ahí está la raíz de la hermandad llanera, forjada al calor de la lucha por la libertad. El general José María Barreiro, el jefe realista, cae prisionero y el Virrey Sámano huye despavorido al conocer la derrota. Bolívar, “el loco de Casacoima”, venciendo mil obstáculos y contra todos los pronósticos, entra triunfante en Santa Fe de Bogotá dos días después.

 8- Este resonante triunfo, que le creó una aureola a nivel internacional, permitió al Libertador regresar a Angostura y crear la República de Colombia, el 17 de Diciembre de 1819. Luego vendrían Carabobo, Venezuela (1821), Pichincha, Ecuador (1822), Junín, Perú (1823) y Ayacucho, Perú (1824), que lo encumbrarían definitivamente a la gloria. 

9- En el texto legal que regula la conformación y uso de nuestro Escudo Regional aparece una leyenda que exalta este invalorable hecho histórico, diciendo: “Sobre el sitio sagrado de la desierta aldea de Setenta quedaron decididos los destinos de la América el 23 de Mayo de 1819”. 


10- TODO ESE PERIPLO LIBERTARIO DE SIMÓN BOLÍVAR TUVO SU PUNTO DE PARTIDA EN LA ASAMBLEA REALIZADA EN LA APUREÑA ALDEA DE SETENTA EL DÍA 23 DE MAYO DE 1819. Esas son nuestras razones para plantear que se tome esa fecha como referencia para decretar el DÍA INTERNACIONAL DEL LLANERO (lo ideal), pero como no tenemos esa potestad, por ahora planteamos que sea aprobado el DÍA DEL LLANERO APUREÑO. 

ALGUNAS REFERENCIAS SOBRE LA ALDEA DE SETENTA. Las informaciones que suministramos a continuación fueron tomadas de un valioso texto (“Catastrando a Bruzual”, fechado el 29/04/2006), elaborado por Omar del Carmen Viana, Cronista de Bruzual y Comisionado Especial para Asuntos Agrarios del Estado Apure: “La población de El Setenta sitio enclavado en la Parroquia Bruzual, Municipio Muñoz del Estado Apure, fue fundado con el nombre de Nuestra Señora de los Ángeles de Setenta, en la margen derecha del Río Apure, por el año de 1771. Por la importancia de los hechos acaecidos en la población de El Setenta, se le conoció también como Independencia, nombre paralelo que llevó esta población hasta los años de 1860 en que el alzamiento de la denominada facción “Indios de Guanarito”, liderizada por el médico francés Carlos Enrique Morthon, incendió y arrasó esta población. 

Desde esa misma fecha no aparece en la Ley Política Territorial de Apure, pero lo que sí tenemos son las imágenes religiosas de la Reina de los Ángeles en la Iglesia de Bruzual y los escudos oficiales del Estado Apure y del Municipio Muñoz, en su conformación tienen la fecha 23 de mayo de 1819, conmemorando tan importante fecha de este acontecimiento acaecido en El Setenta que cambió los destinos de las Provincias Iberoamericanas bajo el gobierno colonial para darle paso al brillo libertario de la espada de nuestro Libertador Simón Bolívar. 

Es por esta razón que el sitio de El Setenta es considerado según Decreto del Dr. Rafael Caldera, Presidente de la República durante el quinquenio 1969-1974, como SANTUARIO DE LA LIBERTAD DE AMÉRICA

En estudio catastral para determinar la jurisdicción de la antigua aldea tenemos que remontarnos, a la documentación que alude a los ejidos de los pueblos que lo circundan. El lindero Este de estos ejidos está con los terrenos del predio conocido como Dividive, acusados por el general Miguel Pérez, prócer de la Independencia Nacional, a través de su apoderado el Sr. Marcelino Muñoz, quien comienza a ordenar el expediente de solicitud de compra a la nación, en el año de 1849. 

Lo importante de este expediente es lo siguiente: que cuando se fueron a realizar las actas de mensura por el Sindico Procurador de El Setenta, éste representaba al municipio o parroquia, y junto a él se constituyó el Tribunal en el sitio del Dividive para comenzar la mensura; estas medidas se realizaron con una cuerda de cien (100) varas castellanas y se comenzó por el Sur del Caño de la Puerta; se midieron hasta el río Apure ciento veinte (120) cordadas de cien (100) varas, equivalentes a 10.080 metros, tomando en cuenta que una Vara Castellana equivale aproximadamente a 0,83 metros; de Sur a Norte se midieron 17 cordadas equivalentes a 1.428 metros, del naciente aguas arriba del río Apure, 125 cordadas equivalentes a 10.500 metros, del norte a sur hasta el Caño de la Puerta se midieron 51 cordadas equivalentes a 4.284 metros. 

Después de evacuar todas estas diligencias se ordenó levantar un plano hecho por un Agrimensor, donde se delimitara los terrenos del Hato Dividive y los ejidos de El Setenta. Y que este expediente se enviara, como en efecto se envió, al Ministerio de Fomento, para que el general Miguel Pérez sufragara el costo del terreno a la Nación, cosa que nunca hizo. Por tal razón el coronel Tomas Lander en 1866 solicita al Ministerio de Industria y Comercio le sean vendidos los terrenos que solicitó el general Miguel Pérez; y este Ministerio se los adjudica el 11 de abril de 1866. 

El expediente en referencia es el marcado con el numero L4 y se encuentra en el Archivo General de la Nación y el adjudicado al coronel Tomas Lander se encuentra en la Oficina de Catastro de Caracas. 

Los terrenos del Dividive vendidos por Demetria Jiménez de Pérez, al general Francisco Batalla es una venta fraudulenta, pues esta señora vende los terrenos del Dividive y hace ver que los heredó de su difunto esposo el Gral. Miguel Pérez, quien solo tenia una acusación de tierras mas no una propiedad. Francisco Batalla le vende a los hermanos Gorrín y estos le venden a Cecil Elmy representante de la Compañía Inglesa Lancashire. Cuando se revisen estas ventas que estamos mencionando se darán cuenta que los terrenos del Dividive pertenecen a los descendientes de Tomas Lander y no a la empresa Agroflora C.A. (antigua Lancashire) 

El lindero Oeste de los Ejidos de El Setenta se encuentra en estos momentos en sabanas de Mata de Guamo y esta propiedad se denomina las Mangas Enrriqueras, vendidas por la Sra. Bárbara de Silverio. Este documento deja ver en sus linderos que por el naciente limita con los Ejidos de El Setenta. Esta venta se realizó en el año de 1898; otro documento que testifica que si existen los Ejidos del extinguido pueblo es un arrendamiento que realizó el Concejo Municipal en el año de 1898. Este documento deja ver que el mismo en sesiones celebradas el 22 y 23 de abril de 1898 cede en arrendamiento al Sr. Salustiano Alvarado el Garcero del extinguido pueblo de El Setenta dentro de los Ejidos de este, para que cace y recoja la pluma de la garza. 

Este documento se encuentra protocolizado en la Oficina de Registro Público del Municipio Muñoz, bajo la serie 1 a los folios 1 al 2, del protocolo número 1 del tercer trimestre del año 1898.

 Los linderos Sur de estos terrenos que fueron ejidos, colinda con el Caño de Setenta y el lindero Norte, está con el Río Apure. 

San Fernando de Apure, 04 de Agosto de 2010. 
Argenis Méndez Echenique 
Secretario de Cultura del Estado Apure Según Decreto G-259 del 07 de septiembre de 2009

Nota: 
La imagen de la Junta, fue plasmada entre 1888 y 1889 por el pintor alemán Erwin Oecheme en óleo sobre tela de 3.02 ms y se encuentra en custodia de la Asamblea Nacional. Curioso es el hecho que en verdad la pintura representa al Congreso de Angostura, aunque la ambientación natural se asocia más a El Setenta. 

ENTRADAS RELACIONADAS: PUEBLOS DEL APURE MEDIO: EL SETENTA
Publicar un comentario en la entrada