Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

2 de julio de 2012

La Leyenda de Quirpa- José Vicente Rojas (2/2)

Continuamos con el último contrapunteo de Quirpa, contado por el Poeta José Vicente Rojas:

El negro aragüeño

Soy nacío en estos valles
Que mis taitas habitaron
Y conozco sus peligros
Desde que estaba mediano
Y aprendí a cantá joropo
Como ellos también cantaron
Y no reconocí a nadie
Porque viniera a caballo
Con sombrero y buena silla
Con franela o emblusao
Y en vez de jalá machete
Fuera arriador de ganao
Y le brillara el apero
De plata  y  cuero cromao
Y esta noche, amigo mío
Con usted estoy empeñao
A cantar hasta miralo
En la sala arrinconao
No lo llamo por su nombre
Porque no se ha presentao

Quirpa

¡Horizonte dame campo,
Llanura, que ando inspirao
Leguas del Apure inmenso,
Senderos que he trajinao
Bordones, no se arrochelen
Capacho, suene acoplao
Y ese cuatro sordo y viejo
Debe de soná pausao
Pa´que mi voz de llano
Como un potro desbocao,
Recorra este verde valle
En mi cantar arrendao
En el corcel de esta música
Que yo siempre he jineteao
Y como la conozco tanto
Por lo mismo la he amansao.
¡Yo soy el moreno Quirpa!
Que del Apure ha llegao
Sin alardes de machura
Ni de hombre acaudalao,
Buena remonta sí cargo
Porque siempre me ha gustao.
Y unos cuantos centavitos
Pa´el ajiley y el dao
Y pa´el trago de caña
O pal cariño comprao
Aunque cariño,  mi hermano
Siempre me lo han regalao:
¡salga pa´quebrale un cacho
Que aquí me tiene plantao!

El negro aragüeño

Cuando me llaman respondo
Porque soy hombre educao
Y por las malas me porto
Igual a un toro plantao;
No respeto cantador
Cuando estoy emparrandao
Y a mucho coplero guapo
He puesto a pedir cacao;
Unos vienen por los aires
Volando muy encumbrao
Y despues los veo en el suelo
Pasitico y desplumaos
Y por los aires que pegan
Usté cojea de ese lao……

Quirpa

Si cree que soy jactancioso
Esta muy equivocao
Porque yo soy mas sencillo
Que un vuelto en medio esgranao
Y usté esta hablando de alardes
Y de coraje sobrao
Por lo tanto, amigo mío,
Los que aquí lo han escuchao
Podrán muy bien darse cuenta
Quien de los dos más ha hablao
Pero le voy a advertí
Negrito de po´estos laos
Que a mucho faramallero
Mi chaparro le he sonao
Y le he dejado la costilla
Igual que un pescao rayao,
Del color de una batata
Los ojos bien moreteaos
Sepa pues, a qué atenerse
Antes de hablarme gritao…

El negro aragüeño

Pa´usté sobarme a mí
Tendrá que hallarme rascao
Con una pea de tres dias
Y en un chinchorro acostao;
Y tomo aguardiente e´caña
Solo pa´ está entabanao
Y aclararme la garganta
Cuando estoy estrasnochao
Despiértese de ese sueño
Que es que usté se ha imaginao
Que conmigo va a lográ
Todo lo que haya deseao


 
Quirpa

Si dice ¡Topo Señor!
Deje que maraquee el dado
Pa´echale cuatros y senas
Y pa´dejalo resteao
Soy hijo del llano inmenso
Como el palmar intrincao
Navegador de curiara
En caño y río desbordao
Lanceador de tigre y león,
Me llaman el amaestrao;
Soy el potro cimarrón
Que nunca lo han ensillao
Y el toro fuerte y bravío
Que jamás lo han enlazao
Porque ni cuando becerro
Nunca estuve enchiquerao
 
El negro aragüeño

¡Oigame moreno Quirpa!
Usté lo que está es tostao;
Se está creyendo marrano
Y no lo veo embarrialao
Y no jose mucho el suelo
Que éste está bien pisoneao
Porque es mucho el zapateo
Que sobre él han repicao.
Si se vuelve un  cimarrón
Lo enlazo tarabitiao
Y lo pongo suavecito
De boca y bien arrendao;
Tengo callo en las canillas
De tanto habé jineneao
Y si se resiste mucho
Lo puedo traé nariciao

Quirpa

Mientras exista mi llano
Inmenso, hermoso y soleao
Arpa, guitarra y capacho
Y músicos inspiraos,
No cesaré de cantá 
joropos barajustaos
Y rebuscá en mi cerebro
A vé que tiene guardao;
Nunca me podran callá
Cantado bien acoplado
Y mucho menos un hombre
Que se la pasa encerrao
En estos valles corticos
Y de quebradas cercao,
De tanto monte tupío
Y de cerros encumbrao
Que apenas ven cien novillos
Y se quedan abismaos
Y cuando escuchan un arpa
Sin un cuatrista a su lado
Dicen que no respetan
Al Catire Coronado,
Cuando escriben cuatro décimas
Se creen poetas laureaos

El  negro Aragüeño

Yo creo que de tanto andá
Usté se siente cansao
De vagá por su llanura
De terrenales tostao
Y de tragá tanto polvo
La voz se le ha resecao
En cambio ya en este valle
que usté siempre ha despreciao
Lo recorro poco a poco
En mi trajiná pausao
Y el aroma de su flora
Su frescura me ha brindao
Y me siento mas lozano
Que un niño recién bañao
Como poco me ajetreo
Me siento mas conservao
Si viene con mucha bulla
Me va a encontrá preparao
Y le voy a echá mas palo 
que un burro viejo atollao….

Quirpa

¡Señores abran gallera!
Mi paciencia se ha agotao
Déjenme solo este negro
Color de caldero ahumao
Que le voy a demostrá
Como amanso a los malcriaos
Pa´quitarle esa maña
Que lo tiene resabiao
De meterle pura caña
A zoquetes muy confiao
Pero como soy llanero
No creo en muertos paraos
Ni en tullíos pegando brinco
Ni bailando zapateao.
¡Echenlo pal paradero
Para darle sus tallaos
Pa´que se acuerde de Quirpa
Mientras viva este pelao!



















































































































 
Así fue, muchacho,
La gente les abrió la gallera
Como  Quirpa pidió  en el contrapunteo,
Pero tú sabes que el llanero no es traicionero
Y no le gusta pelear si no es a puño limpio
Y el negro del carrizo era mas bellaco
Que el Santo de Guadarrama,
Como dicen por hay y andaba mas armado
Que un chorrosco en madre vieja,
Con una mastranta e´ cuchillo
De esa que llaman mataguate
Que le habia comprao a un guate por allá
Por los lados del Cantón.

En lo que el cámara Quirpa se le empechó
Y le echó la primera embestida lo cojió abajo
El negro peló por el piazo e cuchillo
Y lo ensartó de abajo pa´ rrivba,
Cuando Quirpa dijo: me mató este muérgano
Y se puso la mano en la hería
Como pa´ atajarse el bochinche e´sangre,
Se barajustó el gentío y unos vaineros decían:
Po aquí que es mas derecho.
Ahí se metió el guitarrero,
A cobra la sangre del compañero, 
Y ahí mismito estaba patas arriba
En el suelo también

Asi fue la cosa camarita
A los tiempos un músico
Que no sé como se llama,
Compuso ese joropo tan sabroso
Que se llama como el finado Quirpa
Y los poetas y copleros
Le han hecho varias composiciones
Donde mientan la tragedia

Apure lloró en silencio
Mientras el arpa se oía
Porque en el llano se supo
Que Quirpa se moriría
Su nombre quedó en Guiripa
Su voz quedó en el palmar,
Su pensamientoe en la brisa
 Su apellido en el cantar
Yo no sé por qué en Güiripa
No quieren a los llaneros;
Allí mataron a Quirpa
E hirieron al guitarrero

ENTRADA ANTERIOR RELACIONADA: LA LEYENDA DE QUIRPA

Publicar un comentario en la entrada