Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

19 de julio de 2012

Las Creencias Apureñas

Hoy empezamos a desarrollar en  Vivencias Llaneras del Abuelo, otro trabajo de nuestro colaborador Prof. Hugo Arana Páez, denominado APURE: TIERRA DE LEYENDAS, CREENCIAS, FANTASMAS, ENTIERROS,  APARATOS Y CUENTOS.            
El Profesor Arana es uno de esos venezolanos que ha dedicado su vida a hurgar en las costumbres, y en la historia de los pueblos de su Apure natal y especialmente ha dedicado una buena parte de su espíritu investigador, a conocer precisamente los elementos que conforman el título de este nuevo trabajo que les ofreceremos.
Buscando testimonios, recordando sus propias vivencias y leyendo la literatura que existe al respecto, ha elaborado varios trabajos que hemos ido publicando en Blog. Es de resaltar que nos ha dado libertad para escoger el orden de los temas que conforman su trabajo y por esa razón, hoy empezaremos por las CREENCIAS  que ha recopilado, por parecernos sumamente originales las que presenta.

Nos dice el Profesor Arana: 
 
"Referirse al Estado Apure es querer decir la tierra de más lejos de más nunca…   es el espacio donde las Leyendas, las Creencias, los Fantasmas, los Entierros, Aparatos y Cuentos, recorren azarosos de un lado a otro el pajonal, el medanal o el mastrantal. Es la oralidad que la mayoría de las veces  atraviesa  caños y Madreviejas o  exhausta vadea lagunas, hasta  esconderse  en las Matas  o patios de las casonas de hatos; donde celosas se hallan las ánimas cuidando ancestrales  Entierros...... 
  
CREENCIA:  Viene de la palabra creer. Tener por cierto,  tener fe lo que se cree. En Venezuela y particularmente en Apure las supersticiones y creencias populares más difundidas y excéntricas involucran objetos, animales, flores, plantas astros, elementos, colores, piedras preciosas y minerales, números, elementos del zodiaco. Cada una tiene una historia muy particular. En Apure aún perviven sobre todo en Semana Santa el Mito de la tonina, el de la piedra de azabache contra el Maldiojo  y todavía se  rememora con nostalgia la antigua creencia del pasajero más importante en los bongos, El Viejito.

El Mito de  la Tonina
El mito es una narración oral que se ha transmitido de generación en generación, en la que se da una explicación no científica de uno o varios aspectos de la realidad. Hay mitos que explican por qué un pájaro tiene el pico largo, por qué el sapo salta, cuál es el origen de una montaña, del rayo o la lluvia, cómo los seres humanos descubrieron la agricultura; entre otros. El pueblo apureño tiene entre sus mitos  la creencia de que  la tonina era una mujer  que se fue a bañar a un río en Semana Santa  y se convirtió en este mamífero. La Tonina es conocida también como  delfín de agua dulce,  que habita en los ríos y caños apureños. Pesa entre ochenta y noventa kilogramos, su piel es de color azulado degradando a gris  y su abdomen blanco. Sus dientes son afilados  y las mamas son similares a las de la mujer, de donde se deriva posiblemente el mito de que era una mujer.  De jóvenes gimen como los niños, por ello cuando un niño recién nacido llora a la orilla de los ríos o cuando lo llevan en una embarcación, aparecen las toninas cerca de la nave o próximas a la costa. Algunos individuos inescrupulosos las cazan para  usar su grasa  como remedio y sus huesos  para rituales mágicos; motivo por el cual esta especie se halla en franco proceso de extinción. Cuentan viejos apureños que las  toninas,   cuando naufraga una embarcación y oyen el llanto de un niño en el agua, lo empujan suavemente con la trompa o la cola hasta la orilla, donde gracias a ellas el inocente es salvado.

 
La Piedra de Azabache y  El Maldiojo (Mal de ojos).

El Maldiojo, es una enfermedad producida por la influencia que ejerce la mirada cargada de malas energías por parte de una persona; sobre todo, ese mal influjo atenta contra la salud de los recién nacidos. De ahí, posiblemente haya surgido el viejo refrán Hay miradas que tumban cocos…  Para contrarrestar este dañino efecto, la madre de la criatura  debe golpearle las nalguitas un par de veces, para que al llorar expulse el maleficio. En los bebés, el Maldiojo se manifiesta con fiebre y diarrea continua. Otra manera de curarlos es con ensalmes o infusiones, pero lo más efectivo es colocarle una Contra (Empírica medicina preventiva), consistente de una Manito de azabache, la cual es atada con un hilo rojo a uno de los antebrazos de la criatura. En ese sentido, se escuchaba en San Fernando: Misia, póngale una Manito y así a ese muchachito no le entrará ni coquito;  queriendo decir que ese recién nacido estaría  inmunizado contra todo mal.  

En el verano, en las playas y en las riberas de los ríos apureños,  eventualmente surgen   azabaches.  El azabache es un tipo de madera ennegrecida (De allí que algunos llaneros nombren a sus caballos Azabache, como lo hizo nuestro Antonio José Torrealba, en su novela Azabache y donde el personaje era un caballo llamado así. Demás está decir que Torrealba fue el personaje Antonio Sandoval del Hato Altamira en Doña Bárbara y autor de la obra cumbre de la apureñidad como fue Diario de un Llanero), que al ser arrastrada durante muchos años,  por las aguas de nuestros ríos, se convierte en una especie de piedra negra, que los indígenas  emplean para hacer tallas: Collares, sortijas, amuletos (Manito de azabache) y pulseras que representan la artesanía apureña; la cual tiene  gran demanda entre los creyentes. En Apure, se cree  que la piedra de azabache posee propiedades curativas  y de protección contra conjuros y maleficios.  Asimismo existe en Apure la creencia en semillas milagrosas como la Peonía, la Macanilla y la Pepa de zamuro.

Prof Hugo Arana Páez

Publicar un comentario en la entrada