Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

2 de enero de 2013

El Cuatro Venezolano

¿Cuáles son los cuatro ríos
que llevan la misma ruta
silentes si no los pasan
sonoros cuando los cruzan?

Sonoros cuando los cruzan
las cuatro cuerdas del cuatro
en pecho de quien las pulsa
salpica el pecho en el traste
como  en la piedra la espuma.

 Alberto Arvelo Torrealba
Florentino y el Diablo.

"Los llaneros son infinitamente creativos al imaginar y rimar versos y melodías que acompañan con el rasgueo de un cuatro; esa caja con cuatro cuerdas le ha dado colorido y alegría a su música, pero también viste de piedad su tristeza cuando tendido en la campechana rememora tiempos idos y amores que no volverán.

 Sin la caridad del cuatro, los dolores del llanero andarían desnudos por el mundo, sin esas limosnas de música su pobre vida de mortal seria una vulgar y fea dolencia.

Nada poseen, nada atesoran y, siendo pobres, todo comparten, pues disipan su emoción musical en la ventana de la novia, junto a los plenilunios de enero y la monotonía de la llanura silente; en las noches de julio atavía sus pesares con cantos sutiles de bella gracia acompañados por la bondad de su cuatro milagroso.

Lo lleva a las fiestas, adornado con cintas y encajes blancos como una novia camino del altar. No hay dulzura comparable con la de esa caja armoniosa que viste con cuatro hilos sonoros de su rústica cabellera las tradiciones de nuestro pueblo. El cuatro es querido y bienvenido siempre, se le saluda y acaricia como a una niña frágil; el poeta silvestre del campo , aprovecha su altruismo para orquestar sus coplas, ve en él un compañero, poseedor de mil bondades, alegres, cálidas , como son todas sus sonoridades pues, es sabio en la métrica, los acordes y el romance.

Es entonces viejo y bueno como el ritmo, sus cuerdas se han ensortijado en los dedos toscos de cien generaciones rurales. El cuatro fue amable con los centauros de Páez cuando la independencia; consuelo de los federales en tiempos de Zamora y Guzmán, y será también propicio y grato cuando el tiempo implacable nos amenace de muerte. 

De manera que el cuatro es una guitarra antigua de cuatro cuerdas que llegó junto al arpa con los primeros conquistadores; se considera el instrumento nacional pues su ejecución se ha extendido a todo el territorio, y tiene una afinación que el pueblo bautizó como Cam-bur-pin-tón y no es otra cosa que los tonos musicales La-Re-Fa(sostenido) y Si (octavado abajo)."

"En sí, los aborígenes y esclavos usaron este instrumento que acompañaban con guaruras, maracas, tambores y pitos. Desde entonces, el cuatro se presenta en momentos de tristeza y soledad, como en los de ternura y felicidad, dentro de los anales del criollismo nacional. 

El cuatro representa para el apureño su inseparable compañero, pues siendo como es, aficionado a la música y canto, improvisa con indescriptible facilidad coplas y romances en que luce la agudeza de su ingenio. Su canto, que acompaña con el cuatro al atardecer, es tan heterogéneo como el origen de ambos, y refleja por atavismo los diversos caracteres que contribuyen a la formación del suyo, y así son, hombre y cuatro a una vez, melancólicos, alegres , humildes y gentiles. 

Dice José Manuel Briceño Guerrero que “hay mas cuatros en Venezuela que violines en Francia”. Y vean que de tanto andar y juntos convivir, las cosas terminan pareciéndose, noten que el estado Apure se parece a un cuatro, tomen un mapa y observen: la región del El Nula, La Ceiba, y las Selvas de San Camilo es el clavijero; el territorio de El Amparo y Guasdualito el diapasón. Todo el municipio Páez corresponde entonces al mango desde Pedraza hasta Puerto Infante; el resto del estado formaría el cuerpo del instrumento; teniendo por boca el triangulo central entre Guachara, Mantecal, y Elorza, territorio de los municipios Muñoz, Achaguas, y Rómulo Gallegos, mejor conocido como el Cajón de Arauca. El puente lo constituye la línea imaginaria que conecta a San Fernando con Puerto Páez y su encordadura la forman los ríos ;Meta como nota Sol, Capanaparo, Re; Arauca Mi y el Apure La."

Tomado de Lecturas del Apure Legendario, Francisco Castillo Serrano.
Publicar un comentario en la entrada