Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

8 de septiembre de 2015

Cuenta el Abuelo

Vivencias sigue adelante y la mejor manera es  trabajar un poco sobre  el origen de esta pagina, recordando los cuentos del abuelo, su infancia campesina y su adolescencia citadina.

                             "Y todo lo que del Llano tuve, se me quedó en el Llano"

En realidad el Abuelo no nació en el Llano, pero como dice el poeta Luis Alberto Crespo, "No basta con nacer en la llanura. Es que no se nace en la llanura. Uno nace llanura. Viene de ella o va hacia ella." Y así fue el Abuelo, nacido en un campo mirandino, nació llanura.


"Yo nací por  allá..... en un caserío llamado Rio Grande, en una hacienda por allí. Mamá venía de Valle de Guanape, estado Anzoátegui, con sus padres, por esos montes........Venían a trabajar en una hacienda, como peones.
Ella tenía 16 años, raza india, cabello lacio y muy largo. Conoció allí a papá : Musiú, catire de ojos azules, de cultura,  faculto, con labia ".

Esa es una historia común, la mujer desde muy joven se enamora  o "se la lleva " el  hombre. Después vienen  los hijos, uno tras otro. No importa las razas: indio - blanco, indio - indio, indio - negro o cualquier combinacion posible.  La vida del campesino humilde es la misma, la supervivencia como prioridad, el conocimiento de la naturaleza y su máximo aprovechamiento, la desasistencia, la muerte escondida en cada  matorral, la vida con lo mínimo a veces o con abundancia en otras, el instinto a flor de piel, la lucha, el trabajo duro.
Así empezó todo, la familia se residenció en una vivienda típica campesina.

"Las casas del campo, son casi siempre iguales. Piso de tierra, paredes de bahareque. ¿sabes cómo se hace el bahareque? Primero se abre un hueco en la tierra y allí se echa bastante barro mojado, se le añade mucha paja cortada en pequeños trozos y se meten unos cuantos hombres en el hoyo para pisar el barro hasta que esté bien mezclado. Previamente se hace una armazon con palos y verada, para las paredes. El barro se lanza hasta rellenar los espacios de la armazón. El bahareque es muy fresco, es ideal para el clima del llano.
El techo es de Casupo, una hoja larga que se va colocando superpuesta a manera de tejas y se va amarrando con mecatillo. Esas hojas se secan y quedan tostadas por el sol, es un techo totalmente impermeable y fresco.
Las casas del campo tenían una troja (especie de mezzanina), que se hacía con la intencion de protegerse de las crecidas de los rios y se usaba exclusivamente para dormir, sobre esteras. Se subía  por una escalera de palo y cuando toda la familia estaba arriba, se retiraba la misma para quedar protegidos.
En la parte de abajo, estaba el fogón, que permanece siempre prendido, en la noche se apartan los leños, pero se deja la brasa. A veces no se consigue leña seca y hay que usarla verde, que ademas de picar en los ojos, ahuyenta la plaga.
Las necesidades fisiológicas se hacían en el monte.
No habia luz eléctrica. El campesino se levantaba a las 4 de la mañana y montaba la olla de café y a las 7 de la noche se iba a dormir. En las  horas de oscuridad se alumbraban  con mechurrios de cera de abeja.
Esos mechurrios son efectivos, aunque echan mucho humo. Para hacerlos se agarra un trapo de cualquier tamaño y se embadurna con la cera de abeja caliente; después se enrolla como una vela y se deja secar. Eso es todo. Si el trapo es largo, se puede colocar el rollo en forma de espiral, para ir jalando un poco a medida que se consume. 
Vivíamos bien, en una casa en un alto como a 500 mts de la orilla del río, una casa que tenía un frente para un camino real, de ese lado estaba la cocina. El frente opuesto era un barranco y luego una colina donde papá tenía un conuco, al fondo una quebrada; atrás un naranjal y para el frente principal, hacía el río, allá abajo  y la casa tenía hacia ese lado una solera. Allí vivíamos felices.
Papá tenía de acopio unos 4500 kg de café trillao, unos 4000 kg de maíz y mucha gente venía a la casa a buscar ayuda."
Ese es el ambiente de la infancia del abuelo y  a través de las entradas que hemos publicado sobre sus primeros años, podemos conocer cómo es la vida -aún en estos tiempos- de un  muchacho campesino, para quien  los dias transcurren entre trabajo, diversión y aprendizaje natural.

El abuelo nos  contaba siempre de sus incursiones en familia o en solitario pues un niño pequeño  criado en "el monte" aprende a cuidarse muy bien.

La familia encontraba su sustento básicamente en la cosecha del conuco, en la pesca durante el verano, en cazar alguna lapa o acure, en las frutas que naturalmente daba la tierra. Aqui transcribo otra de las entradas publicadas en Cuenta el Abuelo:


Cuenta el abuelo que durante el verano, el río aportaba el principal sustento y apoyándose con nasas o barbasco,  la familia se alimentaba a base de pescado y verduras cosechadas en el pequeño conuco.¡Todo un día comiendo pescado por carecer en esa época de medios para refrigerarlo o salarlo! (la sal era muy costosa).

En el invierno, el alimento estaba en la montaña: lapas, conejos, acures,  y creciendo silvestres, naranjas, cambures, topocho, mangos, aguacates, entre otros.

Cuenta el abuelo que a veces se internaban en la montaña buscando frutas. Caminaban medio día y encontraban matas de cambur cargadas. Si estaban verdes los racimos, abrían un hoyo entre las raíces de un arbol y cubrían las paredes con hojas verdes de cambur, luego separaban los racimos en “manos” y llenaban el agujero, lo tapaban con más hojas, le ponían una especie de rejilla hecha de palos y le colocaban piedras encima de forma que el peso impidiera a los rabipelaos o demás roedores, -que les encanta el cambur - apoderarse del botín. Aparentemente, las mismas bacterias que están en las hojas, crean una reacción exotérmica, generando calor que madura el fruto.

A los tres días, regresaba la familia al sitio, destapaban el “entierro” y los cambures o topochos ya estaban maduros. El festín duraba el resto del día: comían todo lo que podían, jugueteaban y al rato comían más. 

Al final del día regresaban con lo que podían cargar para los que se habían quedado en la casa.
Y cuando había tormenta y caía algún árbol, la emoción de pensar que pudiera haber una colmena al alcance de la mano (con mucha frecuencia de abeja Guanota) hacía que empezaran la búsqueda apenas escampaba si era de día.

La miel en el campo de antaño era muy apreciada, pues no se contaba con azúcar común, sino con panela (papelón) que también era costoso para una familia sin recursos. Por tal motivo, la miel además de endulzante natural era un tesoro para los muchachos. El muchacho campesino, saca los panales enteros y los chupa, teniendo buen cuidado de no ahogarse con la miel. Los panales, además de la miel, tienen la cera y el “Guateguán” (sustancia ácida). El consumo indiscriminado de estos componentes, ocasionan fiebre muy alta, incluso con delirio. Una buena colmena, puede dar para llenar más de 10 taparas de miel.
No faltaban los peligros, especialmente representados por culebras, por las crecidas del río o por la misma geografía. Pero el niño campesino aprende a estar alerta inconscientemente. Contamos con muchas anécdotas de El Abuelo y las iremos compartiendo poco a poco.
Publicar un comentario en la entrada