Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

13 de abril de 2010

Las Vaquerias: Cachilapeo, Rodeo y Ojeo (1)

Imagen tomada de Por Los Llanos de Apure-Calzadilla Valdés
Términos todos que se refieren a una de las faenas principales del llanero. Términos relacionados con agrupar ganado sin dueño, ganado salvaje, ganado sin herrar. Términos que encierran la imagen de un hombre a caballo, con una soga en la mano, valientes, sudorosos, caballo y hombre en un solo, como centauros, acorralando bestias, enfrentándose a embestidas o estampidas, recios, bravíos, trabajando en equipo.

Cuando hablamos de Rodeo, estamos refiriéndonos  a la tarea  de obligar  al ganado cerrero a concentrarse en un sitio previamente establecido. En el llano antiguo, cuando no habia cercas que dividieran las tierras, el  ganado pastaba libremente donde se encontrase mas a gusto. Periodicamente, y especialmente en la Entrada de Aguas (inicio del invierno), se hacian las vaquerías, entre cuyas acciones estaba el Rodeo, consistente en reunir el ganado disperso, para separar los que tenían dueño o escojer los nuevos que engrosarían los corrales de los hatos circunvecinos que estaban participando en la tarea.  Esa tarea de selección, es lo que se llama Ojeo, y el ojo experto de los llaneros podían identificar desde lejos el ganado que les pertenecía, pues además del hierro marcado en el anca del animal,  al momento del herraje también se hacían cortes en una de las orejas del mismo;  corte específico para cada hato  y que permitía la  identificacion aún a distancia.

Pero entre las labores previas necesarias para hacer esta agrupación  y separación, está El Cachilapeo , consistente en enlazar toros o animales cimarrones o salvajes, que no ostentan señal de propiedad y que despúes serán repartidos entre "el blancaje", término referido a los dueños de hatos participantes en las vaquerías


Una vez más, nos referiremos a Doña Bárbara en su capítulo denominado EL RODEO:
“Entretanto, levantada por los vaqueros, la hacienda empezaba a poblar y animar la sabana, aparentemente desierta hasta entonces. Numerosos rebaños surgían de las matas y de los bajíos distantes, en alegres tropeles los que estaban formados por reses acostumbradas al pique, adelante los padrotes y retozando en torno a las madres los becerros mamantones; otros, mas ariscos, abriéndose en puntas y lanzando mugidos de miedo.
Oíanse los gritos de los vaqueros. Correteaban ya por todas partes reses señeras, tratando de salirse del cerco que estrechaban los caballos; se engrillaban aquí y allá, los toros bravos, ganosos de arremeter; pero las atropelladas se hacían irresistibles por momentos, repercutían a distancia lanzando en tropeles las madrinas de mansos, y éstos se llevaban por delante las reses bravas que intentaban defenderse, convirtiéndoles la furia en miedo.
Ya algunas puntas empezaban a reunirse en el sitio donde estaban los novillos madrineros; pero otras se resistían, y los jinetes, que ya venían picando la cerca, tenían que multiplicarse para atropellarlas por distintos puntos, caracoleando los caballos, haciéndolos sentarse sobre los corvejones a la refrenada violenta, en la brusca enmienda de la carrera.
EL rodeo crecía por momentos, alborotándose más y más con los torrentes de bravura que por todas partes convergían al paradero. Se levantaban polvaredas, se encrespaba la gritería de los vaqueros.
Ya estaba parado el rodeo. Eran centenares de reses congregadas. La faena había sido recia, los caballos jadeaban bañados de sudor, cubiertos de espuma, ensangrentados los ijares y muchos habían sido heridos por las cornadas de los toros”…….”Un clamoreo ensordecedor llenaba el ámbito de la llanura; los mugidos de las vacas que llamaban a sus becerros extraviados y los balidos lastimeros de ellos, buscándolas por entre la barahúnda: los bramidos de los padrotes que habían perdido el gobierno de sus rebaños y el cabildeo con que éstos les contestaban; el entrechocar de cuernos, los crujidos de los recios costillares, la gritería de los vaqueros enronquecidos”

Mata: en la sabana, cuya vegetacion es tipo gramínea en casi toda su extensión, se encuentran zonas con vegetacion alta y abundante denominadas matas. En estos sitios suele esconderse el ganado pues allí se siente protegido y no puede ser enlazado.
Madrina: Ganado manso que sirve para guiar al bravío
Cabildeo: Bramido que hace el ganado cuando se reune y siente algún recelo


ENTRADAS RELACIONADAS

Publicar un comentario