Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

10 de mayo de 2010

La Alpargata

Imagen de Orinoquiaphoto
La alpargata es el calzado tradicional y por excelencia del llanero, que ha sufrido pocos cambios en el tiempo y aunque actualmente existen algunas variantes, cuando hablamos de alpargatas, nuestra mente ubica el calzado negro, tejido en pabilo, abierto en la punta del pié, costados y talón, con suela de cuero.

Cuenta el abuelo que la capellada (tejido de la alpargata), se hace con pabilo bien apretado, en una especie de telar. Mientras mas apretado es el tejido, mayor calidad y costo tiene la alpargata. La suela de cuero se perfora parcialmente en los costados y los extremos de la capellada, se pasan por la hendidura, sacándola por el otro lado. La suela por ser de cuero, era muy lisa y resbalosa. 

Actualmente se ha modernizado su confección y se usan suelas de goma. Lo que sí es indiscutible, es que la suela de cuero da un sonido recio al momento de zapatear un joropo.

Las tallas difieren del resto del calzado, van del número 1 al 5 , siendo la N° 5 la más pequeña (para niños) y la 1, para adultos.

Es un calzado unisex, sin embargo, las de mujer podían confeccionarse en pabilo de colores y se les podía colocar un pon pon o borla en la parte superior, a modo decorativo.

En los actuales momentos los artesanos de esta importante prenda ofrecen una gran variedad de colores y modelos hechos con distintos materiales, utilizando caucho en lugar de suela y cuero de ganado o tela en lugar de pabilo.

Cuenta el abuelo que por su tierra, el campesino andaba generalmente descalzo y tenía sus alpargatas guardadas para los parrandos u ocasiones especiales. Como las casas estaban muy distantes unas de otras, a veces había que cruzar varios pasos de río, por lo que hacían el recorrido descalzos y en el último paso, se lavaban los pies y calzaban las alpargatas para llegar limpios a la fiesta.

Fuente consultada: //www.chimire.com
Publicar un comentario en la entrada