Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

19 de mayo de 2010

El sol de los Venados

Sobre esta expresión, tan mencionada por los llaneros en poemas y canciones, hay consenso en los distintos autores, al referirla al sol del ocaso en el llano. Ese sol que tiñe el cielo, casi siempre libre de nubes, de los colores de la gama del amarillo y rojo, semejando muchas veces los colores de un incendio.
Cuenta el abuelo, que la expresión tiene su origen en el hecho que después de las 4 de la tarde, los venados, que permanecen durante el día mas o menos ocultos, salen a comer amparados en las luces del crepúsculo. De hecho, es costumbre cazar venados a estas horas o en la noche, ya que han salido de sus escondites diurnos a comer sus frutas favoritas como lo son los frijoles bayos y el caruto, fruto oloroso semejante a un níspero que les encanta.
Este es pues, el origen de esa romántica expresión que identifica también la tierra llanera.

 ......Como no quieres que sueñe, como no quieres que sueñe con el Sol de los Venaos


Publicar un comentario