Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

23 de marzo de 2014

Para la Garcita Veranera - Hugo Estrada Castillo

Nuestro colaborador y amigo Hugo Estrada Castillo, escribió este poema en honor a la garcita  veranera que figura muy poco en imágenes, poemas y canciones, al compararla con otras garzas, pero que tiene características especiales de resistencia, comparables solo con el propio llanero.
Imagen  propiedad de Ricardo Mollen Jensen


A TI GARZA EMBLEMÁTICA 
 La garza real pinta de blanco la llanura 
Cuando se viene de lejos a disfrutar la sabana. 
Y el horizonte pierde su toque de blancura 
En el invierno cuando parte a tierra lejana. 

La preciada chusmita de pluma elegante 
levanta vuelo cuando arrecia el invierno.
 Se va la pluma blanca con su toque brillante 
Pues los aguaceros parecieran eternos. 

La chusmita azul sigue el mismo camino 
Y pierde la sabana sus toques de alegría. 
Las garzas en vuelo buscan otra lejanía 
Pues la lluvia le ordena cambiar el destino. 

La siempre impetuosa garza morena 
Con los chaparrones busca tierras sureñas. 
Ya la tierra plana no se perfila amena 
Pues el adiós aparece con el cambio de seña. 

También prepara viaje la rosada paleta 
Cuando se hace sentir el gran chaparrón. 
Se torna un tanto triste el poeta 
Pues el cielo es un inmenso nubarrón. 

Prepara maleta la rojiza corocora 
Ante lo que anuncia ser un fuerte diluvio. 
El cielo abierto se torna algo turbio 
Y la corocora se lleva el color de la aurora. 

Todas son hermosas garzas de verano, 
Pero infieles cuando se percibe peligro. 
Aferrado a la tierra yo ni marcho ni emigro
 Pues mi corazón permanece bajo el cielo del Llano. 

Aparece la alegría con un canto que enamora 
Y atestigua que algo queda en el mundo de ensueño. 
Noble y fiel permanece la garza silbadora 
Y regresa al poeta la musa inspiradora de un sueño. 

Ella canta y silba en el mundo del Llano invernal 
Porque cuida por siempre su universo de estero.
 Compite por ser la emblemática ave de Llano Total, 
Por ser símbolo eterno del orbe llanero.

Hugo Estrada Castillo 
Publicar un comentario en la entrada