Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

23 de octubre de 2012

Los Hijos de Guárico: Juanito Navarro, Cantor de Lejanía

Imagen Manuel Abriz

Juanito Navarro ¡Qué tiempos aquellos! 

Así titula Manuel Abrizo, una reseña sobre este artista, en el libro GUARICO, CRUCE OBLIGADO DE CAMINOS.

“Juanito Navarro andaba pescando por el río Portuguesa cuando, por los lados de El Socorro, estado Guárico, se encontró con Ángel Custodio Loyola, quien lo vio contrapuntear. Ahí se retaron. Y arrancó el mano a mano. 
El contrapunteo, de eso hace más de medio siglo, se prolongó durante dos días, sábado y domingo de una Semana Santa. 

Navarro no olvidará jamás ese desafío que, por un lado, confirmó sus condiciones y habilidades cómo improvisador de versos y, por otro lado, tuvo la osadía de enfrentarse a un Florentino como Ángel Custodio Loyola, considerado uno de los máximos exponentes del canto llanero de todos los tiempos. 

En aquellos años, Loyola cantaba con Los Torrealberos, el grupo de Juan Vicente Torrealba y Navarro era todavía un veguero de suerte incierta en el pueblito de El Baúl, al sur del estado Cojedes. Ambos cantadores grabarían después, en 1957, un primer contrapunteo, según relata hoy Juanito Navarro, desde su casa en San Juan de Los Morros. La composición se llama La Guacharaca, en ritmo del mismo nombre. 

En san Juan de Los Morros, Juanito Navarro reparte su tiempo entre las presentaciones e invitaciones ocasionales a espectáculos de música criolla, y la atención de su pequeño fundo, donde tiene unas cuantas reses y otras tantas gallinas en el patio. Suele visitar con frecuencia a Eneas Perdomo (“somos como hermanos”).

Dos copleros inolvidables. Imagen Manuel Abrizo
 Navarro nació el 15 de diciembre de 1932, en Guayabal, estado Guárico. De allí siendo un bebé, sus padres partieron hacia El Baúl. Al poco tiempo murió su madre y su padre lo dió a una familia del pueblo “Desde entonces pasé mas trabajo que niguatoso caminando descalzo en un empedrado caliente. Pasé por tres casas, de mano en mano, hasta que llegué a una familia honorable que me crió, me dio un poco de educación. Años después, una mañana en Caracas, en la esquina de Cipreses, compuse una canción que se llama el Huérfano. Esta grabada” 

 El Baúl de su niñez era un pueblo muy parrandero. Recuerda que se inició cargándole el arpa a los músicos para que le dieran la oportunidad de cantar.  (...) Le cargaba el arpa al maestro Vera, a Silvio Cancines, y de ahí se fue metiendo cuando poco a poco, ya cantaba. 

En El Baúl, además de pescador por el rio La Portuguesa, se ganó la vida, siendo un adolescente de 13 años, arriando ganado hasta la romana de La Mariposa, en Valencia. Tardaban 12 días viajando en agosto, en pleno invierno. A veces dormía con la ropa mojada y cruzaban ríos agarrados del rabo de una res. El grupo de alrededor de veinte llaneros, conducía un rebaño de 300, 400 reses, provenientes del Hato El Frio y del Alto Apure.

 A raíz de aquel contrapunteo en El Socorro, Ángel Custodio Loyola lo motivó para que emigrara a Caracas. Le dijo: “Tú te vas a Caracas y yo te ayudo porque tienes la posibilidad” . Dos años después tomó la decisión de probar suerte en la capital de la República. 

En las décadas de los cincuenta y sesenta, los músicos y cantantes provenientes de la provincia solían encontrarse en la esquina de Cipreses, por los lados del Teatro Nacional. Comenzaban a llegar desde las 8:00 am y se reunían en el Bar La Crema. Arriba estaba Radiodifusora Venezuela y Radio Libertador. Quien quisiera contratar un arpista, un maraquero, un cuatrista, un cantante, debía dirigirse a la esquina de Cipreses.

En la esquina se encontró con Juan Briceño, un pisano de Camaguán, quien era el cuatrista de Los Torrealberos. Briceño lo llevó ante Juan Vicente Torrealba y éste, en su quinta Banco Largo, le hizo una prueba como cantante. Días después, Juanito era el orgulloso cantante del Conjunto Camaguán, Valentín Caruci tocaba las maracas y Rafaelito Rojas, más conocido como Platanote, era el dueño de la agrupación. 

Imagen Manuel Abrizo
En una síntesis de su vida, Juanito Navarro cuenta que “Con ese conjunto (Camaguán) me inicié yo, estuve cinco años. Trabajamos en Radio Rumbos, La Voz de La Patria, Crono Radar, Radiodifusora Venezuela, Radio Nacional, en todas las emisoras de Caracas. El programa duraba un cuarto de hora, con tres canciones en cada emisora, desde las seis de la mañana hasta las once del día, que era la ultima presentación en Rumbos. En el año 1954, estando con el conjunto Camaguán, la primera noche que se abrió el canal 5 que se veía en Caracas nada mas, yo actué con don Rafael Guinand, Benito Quiroz. 

Después estuve en otros programas como “Mi llanero Favorito”, “Así es mi Tierra” con Renny Ottolina, junto con Magdalena Sánchez y Ángel Custodio Loyola. Luego de cinco años me aparté y seguí trabajando pero ya tenía experiencia. Estudié arte dramático como cuatro o cinco meses, lo cual me ayudó mucho en el escenario. De ahí en adelante estuve trabajando con una pareja italiana. Carla Boni era la mujer y Gino Latila el italiano. Ellos cantaban muy bonito. Trabajé en el Teatro Municipal, Teatro Nacional, El Arauca. 

Después tenía un conjunto que era de Adilia Castillo, Las Araucanas que se habían apartado de Adilia. Le pusimos Las mensajeras del Llano. Estuve con ellas un tiempo, después nos apartamos, era muy forzado para mí luchar con cinco mujeres. Entonces seguí trabajando solo. 

Tuve la oportunidad de grabar con el Palacio de la Música, con Discomoda, Cachilapo, Suramericana del Disco, Comercial La Pascua, Casa Orinoco y otras más. Grabé como 18 LP, aparte de los 78 y 45 rpm y los cartuchos. De ahí en adelante trabajé por todas partes. Me han hecho bastantes homenajes. Ahí tengo mis placas” 

En Caracas aprendió a medio tocar el arpa y con este instrumento, en sus presentaciones personales, montaba in show humorístico tocándola medio “merengueada”. La tiraba al suelo y acompañaba su actuación contando chistes e imitando animales. El público gozaba a granel “Por cierto, una vez en Margarita me piden que imite dos gatos peleando. Estoy haciendo la imitación y de repente sale un perro, un bicho así de grande, ése fue el mejor show. Cuando estoy mostrando cómo se pelean los gatos, el perro se queda en la tarima viéndome con ganas de brincarme. Yo tuve que quedarme quieto. La gente aplaudía. Después agarraron el perro y lo llevaron encadenado para adentro. De broma no me esguazó, era un animal bien grande. A mi todavía la gente me para por ahí y me dice : Juanito cómo es que hace el mono, como es que hace el perro, el gato ja ja ja.” 

“El primer Gabán, aunque la música es del Indio Figueredo, lo grabé yo. El respaldo es “Tardes Cojedeñas”. Las letras del Gabán y de Tardes Cojedeñas son mías. La música de Tardes Bauleñas de Leoncio Vera, padrastro de Amado Lovera. Grabé una cancion que se llama “El Tirano de Rio Negro”, que me dio el propio Emilio Arévalo Cedeño , caudillo guariqueño alzado en su época contra a Juan Vicente Gómez. “ 

 Navarro es un hombre sencillo, bien conservado y jovial. Posee un rostro y una piel cobriza, inmune al paso de los años. Dice que no toma mucho licor, No fuma y es poco callejero. “Yo me siento feliz. Tengo mi señora, mis muchachos. Los años que me quedan espero disfrutarlos con mi parcela y alguno que otro toque. Uno nunca se retira porque escucha un arpa, una fiesta criolla, es como si lo llamaran. Después de Dios, todo se lo debo a la música criolla” 

Texto y fotografías tomadas  de Guárico, Cruce de Caminos, de Manuel Abrizo 

A continuación dos temas de este artista, que me gustan especialmente porque le cantan a poetas y copleros. Pero antes, una pieza de colección: Doña Magdalena Sánchez y Cristina Maica con Tardes Cojedeñas
TARDES COJEDEÑAS 

Ya viene la triste noche
ca la tarde serena 
(bis)
pueden cortar claveles
muchachitas cojedeñas
(bis)

Voy a cortar una flor
con rocío de primavera 
(bis)
para llevarle un regalo
a una linda san carleña
(bis)

Una tarde de paseo
por la calle los placeres
(bis)
vi esos lindos panoramas, ay panoramas
que envuelven al río Cojedes
(bis)

En los montes nace el trébol
y en las montañas laureles
(bis)
y en el estado Cojedes, prenda querido
nacen rosas y claveles
 
  
VALORES DE MI PATRIA

Venezuela, patria mía
Cuna del Libertador
Hoy te canto con amor
También con mucha alegría
Te rindo esta poesía
En nombre de tus valores
Y otros compositores
De mejor categoría
Como Don Andrés Eloy
Que su nombre es inmortal
Otro que voy a nombrar
Poeta de gran valor
Porque le cantó a la flor
 En la voz de Florentino
Y siguió el mismo camino
Para dejar un primor
De poeta soñador
Cuando le cantaba al alba
Alberto Arvelo Torrealba
Lo mismo que Ernesto Luis
Lo mismo que Ernesto Luis
Que nos hace ser feliz
Con su bella Rosalinda
Porque su nombre nos brinda
Un sabor venezolano
Que sabe a cerro y a llano
Y a mastranto florecido
A junco reverdecido
Después de un largo verano
Don Germán Fleitas Beroes
Poeta de la llanura
Con el verso nos saluda
Y nos hace recordar
La sabana y el palmar
De esa tierra que es mi cuna
Y en esa noche de lun
Despierta los señoríos
Al morichal y el río
Con su verso lo retrata
Y poco a poco relata
Su poesía verdadera
Lo mismo que Víctor Vera
De todos muy conocido
Como lo es Sánchez Olivo
En las tierras apureñas
El doctor Milano Peña
Muy bueno en literatura
Le compone a la ternura
Como Roque Peñalver
Del llano tienen que ser
Hijos de esta tierra amada
Don José Natalio Estrada
Poeta bueno en la rima
Y en las noches campesinas
Recuerda con gran anhelo
Su Séptimo Paralelo
Lo que es pura realidad
Y nos dice la verdad
De lo que es el llano adentro
Por eso está muy contento
Por allá en La Trinidad
RECUERDO AQUELLOS COPLEROS

 Voy a cantar un joropo
como se canta en mi pueblo 
mejor dicho es el segundo
porque ya salió el primero
dónde le nombran la fama
oye la fama
a algunos copleros buenos
fué una letra de Arvelaes
que canta José Romero 
pero se olvidan de algo
de otros valores llaneros
que le cantan al folclore 
de mi patria que la quiero 
Aquí está el Catire Carpio
catire Carpio
buen trovador guariqueño 
lo mismo Nelson Morales
Nelson Morales
con su Gaban Parrandero
aunque la letra sea de otro
de música es Figueredo
 Recuerdo a José Jiménez
pasando por los esteros
sabana de mil caminos
de mil caminos
de los llanos apureños
donde el mastranto es perfume
oye perfume   
de todos aquellos viajeros 

 Doña Magdalena Sánchez
con su cantar tan sincero 
dígale a Adilia Castillo
que vuelva a sus correderos
Carmen Aurora Avendaño
Igual a Rafael Moreno
no se olviden de Gamarra
Ni de Benito Romero
Lo mismo que Pedro Emilio
Angel Avila el coplero
que son grandes cantadores
recios como El Toro Negro"
En Barinas hay buena fama
de cantar contrapunteo
Nos vamos por la sabana
y hasta luego compañeros



Publicar un comentario en la entrada