Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

21 de junio de 2010

El Turpial le roba el nido al Cucarachero

Imagen de Barloventomágico
No solo el "cachicamo trabaja pa lapa", sino que podría decirse que "el cucarachero trabaja para el turpial". Este hecho está absolutamente comprobado y sobre el mismo, Francisco Lazo Martí dice su Silva Criolla:
"conquistan por la fuerza y la osadía
nidos para el invierno, los turpiales"

Y en el prólogo y cronología de esa obra, dice Carlos César Rodríguez:
“Ya está encima el invierno. Lo celebra el canto de la Guacaba pidiendo sin reposo lluvia y mas lluvia. Lo afirma el aguerrido Turpial al adueñarse por la fuerza del nido cubierto del cucarachero. Lo pregona el carpintero copete rojo al labrar el suyo con urgencia en el corazón de un árbol. Nidos techados, buenos para el invierno, claro símbolo de la casa a prueba de borrascas”
Esto los convierte en conquistadores, en despojadores de bienes ajenos. Más que otros pájaros, ellos dan una imagen dramática de la lucha por la existencia: Esta lucha comprende también el apareamiento, pues la especie se renueva merced a la unión sexual de sus individuos. Durante el período reproductivo, los pájaros machos emiten cantos nupciales para atraer a su pareja”:

"en los ralos matales
mueve el amor trinada algarabía"

Los nativos afirman que no construyen nidos, sino que expulsan de sus propios nidos a otros pájaros, que no pueden resistirse debido a la agudeza de sus picos” (Carl Sachs, De los Llanos, descripcion de un viaje de ciencias naturales a Venezuela); “Por todos los campos nativos lo han visto, año tras año, atracando a los guaities o cucaracheros de montaña”(Alberto Arvelo Torrealba).

Sin embargo, hay opiniones mas conservadoras, donde se manifiesta que ocupan nidos abandonados.
 Los biólogos españoles Cristina Ramo y José Ayarzaguena, hablando del Turpial que habita en los llanos, afirmaron que era un ave «un poco perezosa a la hora de construir el nido, prefiere esperar a que otras especies abandonen el suyo, a fin de apropiárselo y realizar allí su puesta». Asímismo hay referencias de otras especies de Turpiales que habitan en los países cercanos, que se muestran agresivos para sacar a otras aves de sus nidos, lanzando incluso los polluelos o rompiendo los huevos. sin embargo no hay testimonios de esta conducta en los Turpiales de Venezuela.
Publicar un comentario en la entrada