Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

29 de junio de 2010

La Pluma de Garza - Entrega 2/2

Este fragmento, extraido de “Maisanta, el último hombre a caballo”, destaca la inconciencia y salvajismo del humano cuando hay de por medio intereses económicos. No pongo en duda que en realidad, la escena que a continuación se recrea, haya sido real y se haya repetido muchas veces…..

Un día comenzó en el mundo el furor de la pluma de garza. Las mujeres de Europa, los modistos de París, la codiciaban para adornos y la codicia se vino al llano donde viven las garzas. Un quintal de plumas valía una fortuna y la fortuna estaba en los garceros”…”Cuando clareaba la madrugada con el lucero becerrero que alumbra los ordeñadores, los hombres de Humberto Gómez, pintadas las caras de negro con hollín del fondo de los calderos, le cayeron por sorpresa al garcero de Los Borales.
Los celadores del hato y del fisco colombiano, desperezaban el sueño con los bostezos del amanecer, cuando fueron encañonados.
Con el arrebol de un sol gigante comenzaron los asaltantes a cargar los enormes sacos de plumas en las carretas de mula.
Los tiros de escopeta barrieron las aguas del estero, matando las garzas sin distinción, aunque fueran pichonas: las mas solicitadas por sus plumas sedosas y frágiles, tan hermosas para sombreros de mujeres.
A las 7 de la mañana no quedaba un animal vivo en el estero de Los Borales. Solamente los cuerpos de garzas blancas, la chusmita. Garzas azulosas,  la morena. Garzas rosadas, la paleta. Garzas negras:,la zamurita. Garzas rojo escarlata, la corocora, coloreaban sobrenadando la superficie verdiazul de las aguas” José LeónTapia

Un quintal son 46,03 kg y una arroba, es la cuarta parte de un quintal: 11,500 kg

ENTRADAS RELACIONADAS (ABRIR ENLACE EN PESTAÑA NUEVA CON EL BOTON DERECHO DEL MOUSE)
Publicar un comentario