Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

8 de junio de 2010

La miel en los árboles

La miel es como un tesoro en el campo. El que nace en esas tierras conoce perfectamente dónde y como buscarla.
Los fuertes aguaceros, con frecuencia tumban los árboles, casi siempre como consecuencia del rayo. Las personas, producto de la experiencia adquirida por la observación inconsciente de la naturaleza, llegan a identificar el árbol, tan solo por el ruido que hace al caer.
Un ruido grande puede significar, por ejemplo la caída de un Jabillo, o quizás un Bucare, que cuando está viejo, se pudre su raíz. No ocurre lo mismo con los Apamates y Cedros, cuyas raíces son muy firmes.
El campesino desarrolla un gran instinto de conservación desde muy temprana edad. Por tal motivo, sabe que durante los fuertes aguaceros, debe resguardarse y evitar cercanía a grandes árboles por los efectos del rayo; pero apenas escampa, sale a buscar el árbol caído. Cuenta el abuelo que esos grandes árboles con frecuencia tienen colmenas de abeja Guanota que producen grandes cantidades de miel.
La miel en el campo de antaño era muy apreciada, pues no se contaba con azúcar común, sino con panela (papelón). Por tal motivo, la miel además de endulzante natural era un tesoro para los muchachos. El muchacho campesino, saca los panales enteros y los chupa, teniendo buen cuidado de no ahogarse con la miel. Los panales, además de la miel, tienen la cera y el “Guateguán” (sustancia ácida). El consumo indiscriminado de estos componentes, ocasionan fiebre muy alta, incluso con delirio. Una buena colmena, puede dar para llenar más de 10 taparas de miel.

Abeja Guanota: Abeja silvestre, común en los Llanos, alargada, negra grisácea con abundante vellosidad blanquecina, cuatro anillos abdominales en la parte dorsal, limitados con igual número de fajas estrechas de color blanco. Es la mas grande y mas productora de las abejas sin aguijón (Melipónidas). Se encuentra principalmente en los llanos bajos y fabrica en los troncos huecos de los árboles grandes celdas de cera negruzca con abundante miel rojiza. Cuenta el abuelo que la expresión “tiene los ojos como una guanota”, se aplica a alguien lloroso o con los ojos aguados. En Venezuela tenemos 4 especies de abejas sin aguijón: la Guanota, la Erica (o Arica), Rubita y Conguita. Viven en colonias y producen una miel altamente preciada.
Publicar un comentario