Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

3 de diciembre de 2011

Refranes y expresiones del hablar cotidiano del llanero apureño

A continuación les ofrecemos algunas expresiones del hablar cotidiano antiguo del llanero. Algunas probablemente se usan todavía aunque yo honestamente no las había escuchado. Son una recopilación tomada del Diario de Un Llanero de Antonio José Torrealba.

Más maluco que aguardiente con quinina:
La quinina o chinchona, es un alcaloide natural, blanco y cristalino, con propiedades antipiréticas, antipalúdicas y analgésicas. Tiene un sabor muy amargo. Fue muy utilizado en los tiempos del paludismo endémico en Venezuela.

Lo que ha de verse, no se porfía
No requiere mayor explicación esta expresión. Recordemos que porfiar es disputar e insistir en algo obstinadamente y con tenacidad. Con esa expresión, se corta la posible discusión, dejando todo en manos de la comprobación posterior.

Tanto cuero bueno y mi mandador sin correa
El Mandador es una especie de látigo de cuero para arriar. “Yo lo amarraba en la cabeza e´ la silla cuando apartaba novillas, toros, vacas y becerros, cuántos caballos arrié con el mandador”, dice la canción de Joel Hernandez.
En cuanto a la expresión, implica ver abundancia de algo frente a la propia necesidad

Está encimita como batata en médano y en la conchita como arica en cardón
La batata es un tubérculo que al parecer que se da en condiciones muy pobres. Otro refrán conocido es “en conuco viejo nunca faltan batatas”.
La segunda parte, aunque no le visto ni comprobado, releja que las aricas (abejas que producen una miel muy apreciada en el llano), ponen su colmena superficialmente en los cardones por las espinas que éstos poseen en toda su superficie.

El que de miedo se muere, de bosta y cagajones le hacen el entierro
Aunque no me gusta mucho el término que compone esta expresión, en el medio llanero no tiene connotación de mala palabra, pues forma parte del léxico coloquial común. La expresión tiene que ver con la consecuencia lógica de ciertas actitudes.

Ser como cagajón prendido, nadie sabe si tiene fuego, sino el que le pone el pié descalzo arriba. No he tenido la oportunidad de ver lo que describe la expresión, imagino que es equivalente a un tizón encendido cuya apariencia definitivamente no refleja que esté caliente.
Publicar un comentario en la entrada