Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

21 de noviembre de 2012

Anochecer sobre el Llano - José Vicente Rojas

ANOCHECER SOBRE EL LLANO
I
La tarde se va muriendo
por los caminos del llano,
detrás del monte lejano
la luna viene saliendo,
mi copla se va extendiendo
por la infinita sabana,
lucero de luz y llama
alúmbrele al buenvaquero,
que buscando un cachalero
se  fue por la tierra llana.

II
Ya cantó el alcaraván
diciéndole al carretero,
que se vaya hacia el garcero,
que allá lo espera el gabán.
Las chusmitas también van
buscando hacia el dormidero,
y  millones de luceros
le están alumbrando el caño,
pita un toro en el rebaño
relincha un potro cerrero
III
Echan cacho en el caney
los llaneros acostados,
y en  un cuatro entusiasmado
un peón va punteando un seis.
Cantador de buena ley,
cántale tú a mi llanura,
dile al viento mi amargura,
mis amoríos, mis pesares,
que saben los chaparrales,
el río y la noche oscura.

IV
Luego duerme la peonada
en los caneyes del hato.
Y un toro viejo araguato,
se oye pitá en la cañada.
despierta la madrugada,
el gallo desde un totumo,
viene el alba y sus lebrunos
canturrea el ordeñador,
¡A zambo madrugador!
desde un chinchorro grita uno.
Publicar un comentario en la entrada