Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

14 de diciembre de 2013

Pioneros (3)

En esta ocasión  presentaremos los pioneros en poesía llanera, aquellos que desde el corazón escribieron los poemas que aún escuchamos, aquellos cuya pluma llevó el llano a todos los rincones de Venezuela y lo hizo salir de nuestras fronteras, aquellos  que recordamos con orgullo venezolano.

Nos hubiera gustado ofrecerles fotografías de una misma época, ya que la mayoría de estos poetas eran contemporáneos, pero no resulta fácil  esa tarea, por lo que colocaremos lo que hemos encontrado hasta el momento.

Muchos han sido los poetas llaneros, unos mas difundidos que otros. Por lo pronto empezaremos con algunos  de los más recordados. Iniciamos con dos  sólidos pioneros  de la poesía llanera del siglo XIX:  Francisco Lazo Martí y Luis Barrios Cruz


Sobre la pampa húmeda y sombría
desciende luz remisa y macilenta
que anuncia el triste despertar del día

Recluída en el ocaso la tormenta
por encontrados vientos azotada
ruge y estalla en cólera violenta

Y pálida ilusión desamparada
muere flanqueando su espiral ya rota
la neblina sutil-¡Mirra abrazada!
que por el atrio de la noche flota





La novillita barrosa
ya no viene al paradero
Los chaparrales piafantes
ya no rabiatan el viento
El paradero se abisma
con su tamarindo viejo
la novillita barrosa
no me le brama al recuerdo
en el estero tostado
se me atarrilló el ensueño
los chaparrales tan solo
van pastoreando el silencio

Luis Barrios Cruz




No quiero alambre importuno
en mi mundo desolado
si se me riega el ganado
yo veré si lo reúno.
Cuando esta tierra anda uno,
legua y legua son el paso
Mas allá del lagunazo
sigue el infinito abierto:
llorando tanto desierto
canta el patico yaguazo.

Alberto Arvelo Torrealba





La luna me dio un amor
la sabana una esperanza
mi caballo libertad
y tú una ilusión lejana,
de llegarme por el río
en silencio de curiara
a darte en rosas mi pena
lirios de mi desesperanza

José Natalio Estrada




Te cambio luna y lucero
por el silencio del río
y las perlas del rocío
por un lirio sabanero;
al grito del becerrero
responde la guacharaca
unbostezo de albahaca
puelsa el viento ribereño
y en la quietud del ordeño
el toro pita la vaca

Germán Fleitas Beroes





Abro el camino cantando
para llegar a mi pueblo
y estiro la voz alegre
cuando este viaje comienzo.
Voy con mi llano de siempre
bajo el azul mañanero
El claro sol de otros dias
alumbra cuando regreso
y donde estuvo mi canto
creció la palma del eco

Ernesto Luis Rodríguez

 
 
 
 
Y en sus raudales se aloja
Como quien sueña lejuras
Y el Capanaparo asoma,
Como quien rompe el silencio
Con arpegios de soisola
Como quien baila un joropo
 En los caneyes de Elorza,
Como quien duerme en Achaguas 
Y el Matiyure le informa.
 
Luis Fadul Hernández


Como el mar se estira el llano
pa igualase con el cielo
se quieren cielo y llanura
como un casar de llaneros:
besándose los miramos
al tendé la vista lejos:
con los lirios la sabana
corresponde a los luceros

Julio César Sánchez Olivo

Con el cuatro parrandero
que en el alma me palpita
busco la canta marchita
que duerme bajo el alero
La que sueña en el estero
con los grandes pajonales,
la que bebe en morichales
agua que nadie ha bebido,
la que ronda en el silbido
por caminos y corrales

Víctor Vera Morales




Luego duerme la peonada
en los caneyes del hato
y un toro viejo araguato
se oye pitá en la cañada
Despierta la madrugada
el gallo desde un totumo
viene el alba y sus lebrunos
canturrea el ordeñador
A zambo madrugador!
desde un chinchorro grita uno

José Vicente Rojas




 
 
Hoy el chispazo del tiempo
 deja mi pelo blanquito 
pero de recuerdos gratos
 tengo el corazón llenito 
no quiero dejar ninguno
porque los quiero a toditos
 para el día que yo muera
 me los llevo completicos 
así le prometí a Dios
y cumpliré ese capricho.

Adelis Soto Valera
Publicar un comentario en la entrada