Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

8 de septiembre de 2012

El Pan Dulce de Achaguas

Aunque no he tenido la oportunidad de probar este pan, he escuchado mucho sobre él y como el Intenet nos permite viajar desde casa, les ofrecemos parte de la historia de esta tradición, la cual fue publicada originalmente en el cuaderno de Achaguas,  del Instituto de Patrimonio Cultural.

"La fama y el reconocimiento hacia este pan dulce están estrechamente ligados a Carlos Manuel Díaz Núñez, conocido popularmente como Patarata, quien llego al país a finales de 1969. Luego de recorrer gran parte del territorio venezolano en busca de trabajo, tuvo la suerte de encontrarse con Filipo Sindoni, empresario italiano radicado en Venezuela. Después de una larga conversación, Sindoni le encomendó trasladarse hasta Achaguas para cobrar una deuda que le debía el dueño de la panadería del lugar por la compra de harina de trigo. Por conveniencia de ambas partes y a modo de cancelar la deuda, la panadería pasó a manos de Sindoni, pero a nombre de Patarata, quien asumió sacar adelante el negocio en un poblado que no contaba con ningún servicio público para la época. 
En un primer momento el establecimiento funcionaba en una pequeña casa de barro, que luego fue remodelada hasta hacerla de bloques. Sin embargo su propietario no estaba conforme con el pan que se estaba haciendo en esta panadería, lo que lo motivó a buscar en diferentes partes del país a un panadero de confianza. 
Lo consiguió en San Cristóbal, este panadero le confió la fórmula del pan que hoy ha alcanzado la fama entre de los pobladores y visitantes de Achaguas. Posteriormente, con la llegada del tendido eléctrico al poblado, Carlos Manuel Díaz Núñez adquirió maquinarias de primera, comenzando una producción industrial para comercializar al mayor este rico pan dulce de Achaguas, hoy día se conoce y se degusta en casi todo el país, además de darle renombre a esa localidad. Los visitantes adquieren este pan para llevarlo como obsequio a familiares y amigos."
Publicar un comentario en la entrada