Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

28 de marzo de 2013

El Tranquero del Folklore- Antonio J, González Oria

EL TRANQUERO DEL FOLKLORE

 Antonio J. González Oria 
Julio de 1999 
Mis Avatares

"Cuando se dice Folklore se está refiriendo a todas las expresiones de una nación, pero esas expresiones no pueden salirse del camino de las tradiciones, comenzando por el legado de nuestras raíces, costumbres, leyendas, mitos, artesanía, música, poesía, literatura, trabajo, brega y todos los sentimientos, donde el principal es la forma romántica de expresar el amor. 

En nuestro andar por el camino de la vida, bordeado por estas tradiciones, el camino nos conduce directo a nuestro patrimonio folklórico. Este hermoso camino, algunas veces zigzaguea porque es interceptado por corrientes que queriendo ser folklóricas dañan su trayectoria. Así pues, para resguardar la significación de nuestro folklore, nosotros los verdaderos defensores de la dignidad de los ancestros costumbristas, tenemos que salirles al frente para evitar la perversión en todas las expresiones folklóricas. 

Es por esto, por lo que tenemos que ir creando puertas, falsos, compuertas y todo cuanto exista para trancar el paso de esa fuerza malintencionada, vulgar y soez. Hago un llamado para, entre todos, hacer y colocar una verdadera y fuerte "Puerta de Trancas", que sea un tranquero impenetrable que obligue a quienes quieren traspasarlo a detenerse obligados por las malas intenciones de dañar la pureza y belleza de nuestra música. 

Comienzo esta idea extrayendo del camino a nuestro "Folklore Llanero" por ser éste el motivo de mi inquietud. Lo inicio con un ejemplo de estrofas de una pieza de nuestra música llanera: Flor Sabanera, de José Romero Bello, interpretada originalmente por Eneas Perdomo: 

"Malhaya si fuera yo, 
no pudiendo ser tu dueño 
aquel potro marmoleño 
que en el anca te llevó" 

 "0 tal vez flor sabanera 
 que en el camino cortaste 
 y que el pecho guardaste 
 con tu gracia lisonjera " 

¿Puede haber una letra y una música mas Ilanera, más bella, más dulce y una forma más decente de expresar el amor? 

Ahora voy a escribir una estrofa de una pieza musical grotesca y vulgar que la he oído, casi a diario. Dicha estrofa es parte de la letra de un joropo, acompañado de arpa, y dice más o menos así. (Porque composiciones así no se graban en mi cerebro, por ser inmundicias): 

 "Soy el negrito Efrén 
que cuando las mujeres me oyen 
se les afloja hasta el sostén” 

Hasta dónde ha llegado nuestra genuina expresión llanera, dicha de esa forma tan chabacana y grosera, cuando ya lo dijo Ernesto Luis Rodríguez en inspiración llanerísima y preciosa, cuando dice: 
 "Tenía los senos bonitos, 
Como las rosas abiertas 
Su voz en las cosas yertas 
Fue como el sol de los mitos 

Otro poema: 
"Guapo tu pecho flamea, 
su gracia nos vuelve locos 
 y un par de trémulos cocos 
me van pidiendo pelea 

 La estrofa del negrito Efrén es la menos, porque voy a señalar varios títulos de pasajes, joropos y corríos sin mencionar los nombres de los cantautores porque no merecen ser nombrados en este articulo. Los títulos son: "El vendedor de taparas y cucharas", "Machetes, pa las viejas" ,"El novio de Maria Casquito", "piripipi-poropopo", "El compadre Miguel” "El pato jabao'' "El jala bolas "Tremendo lio" …. y muchos más. 

Todas estas composiciones, cuyos títulos he mencionado, son tan de baja calidad, que se transforman en una verdadera burla para Venezuela, para nuestro patrimonio folklórico, y es una ofensa para la memoria de tantos poetas, músicos y cantantes que dejaron honda huella en todos los corazones de quienes tuvimos la dicha de leerlos y oírlos. 

Si hacemos una lista de los que dejaron huella profunda, tenemos que incluir a los que actualmente están trajinando el mismo camino, marcando huellas para el futuro. Para todos ellos, los que nombro y los que se me quedan afuera, porque la lista sería interminable, las trancas del tranquero están abiertas para que pasen a tomar sus puestos de honor y formar fila de nuestro acervo musical como auténticos folkloristas. Ellos y ellas son: Adilia Castillo, Alberto Arvelo Torrealba, Alfredo Sánchez Luna (Alfredo Sadel), Ángel Custodio Loyola, Cheo González, Cheo Hernández Prisco, Cheo Ramírez, Eneas Perdomo, Ernesto Luis Rodríguez, Francisco Lazo Martí, Guillermo Jiménez Leal (Guabina), Héctor Hernández, Joel Hernández, José Catire Carpio, José Alí Nieves, José Francisco Montoya, José Romero Bello, Juan de los Santos Contreras (EI Carrao), Juan Vicente Torrealba, Julio Miranda, Lorenzo Herrera, Luis Lozada "El Cubiro", Magdalena Sánchez, Manuel Bandres, María Teresa Acosta, María Teresa Chacín, Mario Suarez,  Ramón Castillo, Reina Lucero, Reinaldo Armas,  Rogelio Ortiz, Rosita Barrero, Rummy Olivo, Sexagésimo Barco, Simón Díaz, Teo Galíndez, Vicente Flores y sus Llaneros, Jose "Pepe" Gonzalez-F. (mi hijo) .

A cada uno de los nombrados y a los que se me quedaron sin nombrar podrían ir sus nombres acompañados por una estrofa de sus composiciones e interpretaciones, para hacer ver lo bello, lo picaresco, lo sentimental; y es por ello que sus nombres van conformando la historia, que para las futuras generaciones, esos nombres les dirán algo; porque ya están grabados en todos los corazones que tengan sensibilidad artística y musical. 

Cerremos las trancas, porque lo que viene atrás es un arreo de jumentos que tienen que reventarse contra el tranquero; y no podemos, ni debemos permitir, que ni siquiera se asomen para donde están situados nuestros valores folklóricos, cuya trayectoria ha sido pisoteada por todo el arreo. 

Hay un hecho muy significativo que se está poniendo de manifiesto, parece ser que en muchas opiniones y en todos nuestros medios radiales, cualquier grosería, vulgaridad e insolencia, con tal de que este acompañada de arpa, cuatro y maracas, es considerada una expresión folklórica. ¡qué lejos están de la realidad!. Si a este paso vamos, cuando se quiera mentarle la madre a alguien, dígalo acompañado de arpa y no podrá tener represalias, porque se la está mentando folklóricamente. 

Todos los propietarios, directores y animadores de emisoras de radio, y con más razón en los medios rurales, tienen que ser los primeros defensores de nuestro "malherido" folklorismo llanero y nacional. A esos cantautores que no llenan los requisitos morales hay que nombrarlos con un calificativo, para colocarlos en el sitial que se merecen y así se verán obligados a no seguir produciendo cosas tan criticables. 

Voy a terminar con dos versos de una composición de la época de mi juventud, del inolvidable Vicente Flores y sus Llaneros, la cual comenzó a despertar en mí el espíritu, como para acompañar a Florentino en el duelo contra el Diablo. Dice así: 

 "Quisiera tejer mi soga 
con los rizos de tu pelo, 
echarle un lazo a la luna 
y por él subir al cielo” 

En el rebaño de estrellas 
y con mi soga de oro 
enlazar para tus sienes 
 la constelación del toro"

 Con esta letra tan llanera, con esta sencillez, inspiración de amor y todo lo que el llanero dice: soga, lazo, rebaño y toro, se conforma algo tan folclórico que no dudamos en abrir las trancas del tranquero."

Llamó mi atención este escrito pues muchas veces he comentado con amigos los cambios que ha sufrido la esencia de la música llanera, no solamente en sus letras sino en la presentación de los cantantes que ahora gritan y vociferan groseramente como parte del espectáculo, muchos de ellos bebiendo alcohol delante del público, haciendo creer a las nuevas generaciones que esa es la forma autóctona de presentar la música llanera. 

Es normal que las cosas evolucionen, pero definitivamente no podemos permitir que se siga perdiendo la esencia de esta música que tuvo tantos defensores y dignos representantes. El sentimiento del llanero verdadero no debería dar para escribir o cantar letras tan vacías y vulgares, tratando de justificarlas con la natural malicia del hombre de las llanuras, pues el llanero verdaderamente defensor del folclore es respetuoso de las palabras que usa en sus composiciones, aún cuando éstas tengan corte picaresco.

Por suerte nuestros viejos llaneros sembraron amor y respeto por el folclore y esa semilla germinó en muchos de nuestros actuales representantes, como por ejemplo en Jorge Guerrero, que es un digno representante y defensor del auténtico folclore llanero de la generación del 60. Su pieza PETRA NARCISA, es una muestra  de cómo puede narrarse una historia amorosa de una forma elegante y respetuosa. 


Otra tendencia muy común ahora es la composición de temas “cortavenas” como dirían los jóvenes de hoy, que acompañados de los instrumentos llaneros, resultan un verdadero lamento que nada tiene que ver con los pasajes guayaberos de tiempos de antaño. Estos temas, catalogados ahora como folclore urbano, distan mucho de transmitir amor por el llano que al final, es lo que cantaban y transmitían los pioneros del folclore.

Y para finalizar, añadiremos algunos otros valores del folclore llanero, poetas, compositores o cantores con sentimiento, que sin duda deben estar dentro de ese tranquero y que seguramente olvidó el autor del artículo: Germán Fleitas Beroes, Eladio Tarife, Augusto Bracca, Jorge Guerrero, Ángel Ávila, Adelis Soto Valera, Nelson Morales, José Vicente Rojas, Víctor Vera Morales, Luis Barrios Cruz, Julio César Sánchez Olivo, José Natalio Estrada, Valentín Carucci, Luis Cruz, Antonio Heredia, José La Riva, Orlando Araujo, Marcos Lavado Castillo, Salvador González, Yorman Tovar, Jesús Quintero, Luis Fadul, Manuel Graterol Santander, Dámaso Delgado, Mariano Hurtado Rondón, Isabelita Aparicio, Pedro Felipe Sosa Caro y todos los que de una u otra forma han sido incluidos en Vivencias Llaneras del Abuelo.

Pero como sé que afortunadamente quedan muchos por nombrar, te invitamos lector a mencionar en un comentario los que tú consideras que deben estar en este tranquero.
Publicar un comentario en la entrada