Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

14 de diciembre de 2010

Refranes con Toros

Coger el toro por los cachos: Actuar inmediatamente para afrontar una situación desagradable sin esquivarla y con determinación. En las narraciones que hemos hecho a lo largo del Blog  se refleja cómo en algunas oportunidades el llanero trata de controlar al toro, tomándolo en efecto de los cuernos y pegándose al costado del toro. Es un acto de determinación, valor y decisión.

Yo conozco mi ganao: Con esta expresión se quiere decir que sabemos a que atenernos con respecto a un tercero. Implica cierta sospecha o desconfianza. Generalmente justifica una acción preventiva, para obtener un resultado que de otra forma, sería dudoso.

Raza del toro mocho: Cuenta el abuelo que por su pueblo calificaban a las personas como pertenecientes a la Raza del Toro Mocho, cuando eran alocados, tenían cambios de conducta repentinos o eran “atronaos”, como decimos a las personas apresuradas que no miden las consecuencias de sus actos o palabras. A veces la expresión va más allá, al utilizarla en personas con alguna tara.
Cuenta el abuelo que en ocasiones, producto de una pelea con otro toro o algún accidente, se les puede partir o caer uno de los cachos. Al quedar expuesta el área, con frecuencia les cae gusano, produciendo reacciones de descontrol y descoordinación motora en estos animales, manifestada con movimientos bruscos e inesperados.
Publicar un comentario