El llanero resulta pícaro y socarrón algunas veces. Y ése es el atavismo del pechero. Otras, indómito, y bravío; y ésa es la sangre india batiéndose desesperadamente en la defensa de su independencia y de su suelo. Otras, pensativo y hosco, casi sombrío, se ve en el fondo de sus ojos el alma de una incógnita tristeza: es la pesadumbre del negro atado por las cadenas de la esclavitud. Del amasamiento de esos tres morbos no podía menos que producirse ese auténtico ejemplar de raza pampera que ama, llora o canta como el turpial salvaje: vestido de oro por la magnificencia de su selva y de negro por la incurable barbarie de su fatalidad. Daniel Mendoza - El Llanero

jueves, 2 de diciembre de 2010

Los Guahibos - Viviendas y Costumbres Generales - 3ra Entrada

El libro que hemos venido analizando, "Una Introducción a la Venezuela Prehispánica. Cultura de Naciones de Fernando Arellano, plantea:
Pueblos y casas: Siendo tribus nómadas, los guahibos y chiricoas, dice Rivero, “no tienen mas pueblo ni lugar , ni vivienda ni casa, que donde les coge la noche, allí cuelgan sus chinchorros en los árboles y debajo hacen sus agapillos o candelas, para que el calor del fuego les sirva de ropa y cubierta y así andan siempre de color prieto y ahumados. Todas las sabanas, los montes y las orillas de los ríos son sus pueblos, su ciudad, su despensa y sus bienes patrimoniales; andan de palmar en palmar, en tropas en busca de las frutas de las palmeras; no tienen mas bestias de carga para llevar sus menesteres, que sus hombros y espaldas, y así andan continuamente cargados con sus ajuares, de una parte a otra, para servirse de ellos en sus paradas y estaciones, en especial las mujeres, que son las que cargan lo mas pesado, y cuando salen de un sitio para otro, van fatigadas con la carga como si fueran mulas; ellas cargan los niños y niñas; apenas saben caminar cuando, como si fueran perdigones o codornices recién salidos del cascarón, siguen sin cansarse a sus padres y parientes…. Sufriendo los rigores del sol y las inclemencias del tiempo, como los mas robustos”. En la estación invernal formaban “unos pequeños tugurios, de las mismas hojas de palma, para resguardarse de la lluvia."

A pesar de su estilo errático, Gumilla comenta:  mientras unos pescan y otros andan en busca de venados, otros se aplican a derribar palmas y a formar en sus troncos concavidades. Pasan a otro río y hacen la misma diligencia, y así van andando de arroyo en arroyo hasta que dan ya por fermentado el caldo que ha dimanado de las primeras palmas; vuelven, visitando por su turno las palmas preparadas, hallan aquellas concavidades llenas de licor claro, agridulce y tan fuerte que con poca cantidad pierden el juicio; bailan, cantan y hacen mil travesuras”

Escribe Rivero que “andan desnudos todos y motilados los cabellos, de manera que no precian de criar cabelleras como las otras naciones de estos sitios; son muy raras las mujeres que andan con alguna decencia, especialmente las chiricoas, andan con esterillas, las cuales tejen ellas mismas de los hilos que sacan del cogollo de las palmas que llaman quitebe y son a manera de pita. El untarse el cuerpo con algún colorante, que servia de ornato y de protección contra los ardores del sol, era práctica usada por todas las tribus de los llanos y del Orinoco.”(GILIJ)

A pesar que no se establecen en ninguna parte, “tiene sin embargo países en que andar vagando; saben por antigua costumbre los límites y no hay peligro alguno de que los traspasen". El Padre Gumilla dice que caminaban en fila primero marchan los mocetones fuertes, armados de arco, flechas y lanza; la paja que brotan aquellos llanos, de ordinario excede la estatura de un hombre y si el delantero tiene la fatiga de ir abriendo y apartando la paja a uno y otro lado y pisar al pié de ella para abrir el sendero.” Esta operación los hiere por lo que se van turnando. Después marchan los casados con sus armas y algunos chiquillos tiernos al hombro. Síguense los ancianos que pueden andar con sus pies y las mujeres débiles y ancianos; luego siguen las casadas cargadas con canastos muy grandes y en platos, ollas y otros menesteres de cocina; de ordinario, sobre el canasto va un chiquillo sentado y otro va prendido del pecho de la madre. En la retaguardia van los indios de mas fuerza., cargando cada uno un recio canasto y en él, un inválido, sea hombre , mujer, viejo o mozo; allí va un hospital portátil en aquellos canastos; ciérrase la fila con gente de guerra y con los que se van retirando por cansancio".

Nacimiento y Muerte
Ni los partos, ni las defunciones eran capaces de frenar la marcha de las bandas. Si alguna mujer le daban los dolores de parto, se “aparta un paso del camino, pare, envuelve de nievo a la criatura y corre aprisa para proseguir marchado con todos; llega al primer río que se ofrece, allí lava la criatura, se lava a sí misma y ya está libre del parto y convalecida también. (Gumilla)

A diferencia de los ritos funerarios mas o menos complicados de otras tribus, los guahibos y chiricoas enterraban sin la menor formalidad a los que sucumbían en el camino.(Gumilla)

Piaches
Usaban el polvo de Yopa para embriagarse; sus piaches se servían de él para sus adivinanzas y supersticiones.

ENTRADAS RELACIONADAS:

La Inmensidad del Llano

"El Llano es una ola que ha caido, el cielo es una ola que no cae". Francisco Lazo Martí
"El Llano que tiene por lindero el horizonte". Andrés Bello
"Cuando esta tierra anda uno, legua y legua son el paso. Mas allá del lagunazo, sigue el infinito abierto" Alberto Arvelo Torrealba
" Llanura venezolana, propicia para el esfuerzo, como lo fue para la hazaña, tierra de horizontes abiertos donde una raza buena ama, sufre y espera" Rómulo Gallegos.
"Es la gran extensión de territorio, que, como la vasta superficie del océano, presenta alrededor un inmenso círculo cuyo centro parece estar en todas partes" José Antonio Páez

Araguaney (Click en la imagen)

Araguaney (Click en la imagen)
El Arbol Nacional de Venezuela

Imágenes

Algunas de las imágenes utilizadas en el Blog se han tomado de la red para ilustrarlo, darle color y sobre todo, generar un aprendizaje. Si eres dueño de alguna y no estás de acuerdo con su publicación en este espacio, deja un comentario o escribenos a cuentaelabuelo@gmail.com y será retirada inmediatamente.

Fotografías "Por Los Llanos de Apure"


Queremos destacar que una de las fuentes principales de fotografias publicadas en este Blog, especialmente las de corte antiguo, pertenecen al maravilloso trabajo efectuado por Asdrubal Hernandez, Rafael Hoogesteijn, Juan Carlos López, y Armando Michelangeli Ayala, en la edición ilustrada de Por los Llanos de Apure de Fernando Calzadilla Valdés. En ellas se plasman escenas muy dificiles de captar en estos tiempos, pues al momento de hacer su trabajo, se trasladaron Apure adentro a sitios aislados donde todavia prevalecen algunas de las costumbres antiguas. De allí su valor y pertinencia para este trabajo de rescate de la cultura llanera


Para recibir las entradas del Blog por mail

Dirección de contacto

Si deseas comunicarte con nosotros, aportar ideas o información relacionada, puedes escribirnos a armasmaylida@gmail.com

Vivencias Llaneras del Abuelo

Las Once Coronas de Venezuela

Las Once Coronas de Venezuela
Marianella Oráa (Click en la foto)

El Turpial (Click en la imagen)

El Turpial (Click en la imagen)
Ave Nacional de Venezuela

GERMAN FLEITAS BEROES, el poeta de Camaguán

GERMAN FLEITAS BEROES, el poeta de Camaguán
Vivencias Llaneras del Abuelo es colaborador de este Blog. (Click en la foto para acceder)

SAN JERONIMO DE GUAYABAL

SAN JERONIMO DE GUAYABAL
Vivencias Llaneras del Abuelo es colaborador de este Blog (Click en la imagen)

Llanero Digital

Llanero Digital
Vivencias Llaneras del Abuelo es colaborador de Llanero Digital

Por el Rumbo del Recuerdo

Por el Rumbo del Recuerdo
Julio César Sanchez Olivo (click en la imagen)

Diario de un Llanero (Click en la Imagen)

Diario de un Llanero (Click en la Imagen)
Antonio José Torrealba

La Orquídea (Cattleya mossiae)

La Orquídea (Cattleya mossiae)
Flor Nacional de venezuela

Al Abuelo

Gracias papá por tus enseñanzas, por tu amor, por demostrarnos que con lucha, esfuerzo y perseverancia, podemos superar las adversidades. Gracias por ser el gran abuelo que eres

Cuenta el abuelo

Los cuentos del abuelo, constituyeron el inicio de este trabajo. Son los cuentos que he oído una y otra vez desde mi infancia y que hoy quiero plasmar para que no se pierdan. Es imposible contarlos con las mismas palabras que él utiliza, pues la delicia de escucharlos de su boca no se puede plasmar en un escrito. Son vivencias de mi padre en sus primeros años y experiencias que quedaron grabados en forma imborrable en su memoria.

Lector, puedes apoyarnos!!!!!

Este trabajo tiene una intención netamente educativa, con la cual pretendemos difundir y resaltar la cultura, folclore y esencia del llano venezolano y del llanero. Cada entrada es revisada cuidadosamente para tratar en lo posible que sea una informacion fidedigna y confiable. Por tal motivo, aceptamos con agrado cualquier crítica constructiva, aportes, ideas y notificaciones sobre errores que puedan haberse filtrado en las mismas.

Vivencias Llaneras del Abuelo - Canciones

Vivencias Llaneras del Abuelo - Canciones
Para acceder a las canciones de este Blog, haz click en la imagen

El Lenguaje de los Pájaros

El Lenguaje de los Pájaros
Jesús José Loreto Loreto. (1980)

Mastranto

Mastranto
José Vicente Rojas

  © Blogger templates Newspaper II by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP