Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

22 de mayo de 2011

Entre Coplero y Coplero

Este tema que me parece muy gracioso, está interpretado por tres grandes artistas de su tiempo: José Romero Bello, Antonio Barcey y Juan del Campo. Fusiona lo recio con lo jocoso del llanero y en el contrapunteo entre tres, todos se "sacan los trapitos al sol", como decimos los venezolanos. Lo coloco en la etiqueta "Así Habla el Llanero", por la cantidad de palabras, expresiones y refranes que en él se mencionan.





Voy a empezár mi relato
De cuando salgo a caballo
Luciendo estribos de plata
Con amarillos de mayo

Romero no sea embustero
No cante esa faramalla
Que yo me atrevo a apostar
Que ni cigarrillo carga

El hombre que es embustero
Es como mula sin carga
Como burro sin bozal
Que no hay apero que le valga

Dice que soy embustero, Antonio
Y que canto faramalla
Pero no vivo pidiendo
Y me quieren donde vaya

Romero por que lo dice
Si a mí no me han despreciao
Pero si cargo una blusa
Es porque me la han regalado

Antonio no arrastre cuero
Porque yo ando remontado
Y este sombrero que cargo
Mi trabajo me ha costado

Juan, el sombrero que cargas
Tu jamás te lo has ganado
Ese te lo dió Roldán
Porque eres su hijo mimado

No se ofenda Juan del Campo
Yo siempre lo he respetado
Pero si carga un pañuelo
Es porque se lo han emprestado

No venga Antonio Barcey
Con ese verso inventado
Porque el dinero que tengo
Nadie me lo ha regalado

Por más que hable tonterías
Nadie le pone cuidado
Lo que cargo en mi bolsillo
A nadie se lo he robado

Yo me disfrazo de muerto
Pa cogé buey acostado
Tiene la leña segura
Quien tiene burro amarrado
De tanto ver cosas raras
Casi estoy acostumbrado
Porque Romero se puso
Liqui liqui almidonado

Juan si coges un consejo
Viviras despreocupado
Nunca le busques colmillo
A caballo regalado

Tengo la seguridad
Porque estoy acostumbrado
De resbalarme en lo seco
Y pararme en lo mojado

Ya tengo las coplas rojas
De correr cuatriboleado
Y de mirar pasar el tiempo
Los ojos se me han hinchado

De mirar lo que no es tuyo, Juan
Tienes el ojo apagado
Y de decir tantos embustes
La lengua se te ha secado

Romero se me olvidó
Lo que tenía preparado
Para hacer la despedida
Porque esto se ha ternminado

Si yo lo hago es por Antonio
No es que soy aprovechado
Pero si no me despido
Es que soy mal educado

Con Antonio y Juan del Campo
No hay el que no haya gozado
Y hasta muy pronto señores
Me los llevaré amarrados

Romero no somos perros
Para que nos lleve atados
Nos vamos porque se acaba
Y porque hemos ya cantado

Antonio yo pienso igual
Si no estoy equivocado
Un abrazo para todos
Y tengan mucho cuidado

Estos pavitos de ahora
Si que están bien atrasados
Los echo por delante
O me los llevo amarrados!
 




Faramalla/Faramallero: Presumido, presuntuoso,
bullero. Arrastrar cuero: Viene de una antigua estrategia de guerra que aplicó José Antonio Páez, consistente en amarrar  cueros secos en la cola de unos pocos caballos, y hacerlos correr por el campo enemigo, de tal manera que con el polvo que se levantaba, los realistas creian que los atacaba un gran ejército. De allí, "Arrastrar cuero", es sinónimo de engaño o exageración. Pa´cogé buey acostado: Sobre esa expresión me aventuraré a decir que en alguna lectura llanera, creo que La Vida en Los Llanos de Venezuela, se dice que los toros embisten con los ojos cerrados o por lo menos viendo hacia abajo, por lo que si alguien está en su ruta, al tirarse al suelo, el toro saltará  por encima en lugar de atacar. Tiene la leña segura quien tiene burro amarrado: expresión muy conocida y de significación obvia en el entendido que el burro está cargado con la leña. En el hablar cotidiano, se aplica a tener controladas las variables que pueden afectar un resultado.  Nunca le busques colmillo a caballo regalado, se aplica a no exigir cuando las cosas nos llegan de manera fácil y sin esfuerzo.
Publicar un comentario en la entrada