Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

19 de mayo de 2011

Los Espantos del Estado Portuguesa

Dice la profesora Carmen Pérez Montero, en el trabajo denominado Mitos y Leyendas Predominantes del estado Portuguesa:

“El pueblo cree en brujas, en el Diablo, la Sayona o Dientona. Las brujas son mujeres viejas que tienen pacto con el Diablo o trabajan con magia negra.” Dice también la profesora Pérez, que con frecuencia se oye hablar de duendes o espíritus burlones que no se ven,  pero se sienten y persiguen a las mujeres bonitas y las embarazadas

La Profesora clasifica los espantos del estado Portuguesa en cuatro grandes grupos:

.- Los que adquieren forma humana: El diablo, la Sayona, la Llorona, la Dientona, el Cazador, el Amo del Agua, entre otros. Se oyen y se ven y tienen características pavorosas como ojos de fuego, dientes largos y afilados, cuerpos esqueléticos. Se pueden citar entre ellos: El Silbón de Guanarito, El Ahorcado de Turén, El Amo del Agua de Chabasquén, El Hachador de Ospino.
.- Los que adquieren forma animal: La Cochina Parida de Píritu, que se convierte en bandada de zamuros o manada de monos. La Culeca de Mesa de Cavaca. EL Venado de Piedra de Agua Blanca, La Burra Maniada de Papelón, La Culebra Gigante de la Represa de San Rafael de Onoto, El Tigrito de Píritu.
.- Los que se manifiestan con luces y resplandores: como la Bola de Fuego y luces que indican tesoros o entierros.
.- Los ruidos: El Carretón de Acarigua, El Encadenado de Píritu, y los silbidos de las animas.
Publicar un comentario en la entrada