Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

18 de mayo de 2011

Progreso a cambio de Identidad Nacional. Entrada 3/3

Encontramos un interesante artículo denominado El Hato Apureño: Aspectos Socio –Económicos y Culturales, escrito por el Profesor Hugo Rafael Arana y publicado en el Blog Cellunerg, sobre las diferencias entre el ayer y el hoy del llanero. Destacaremos en esta oportunidad uno de los temas tratados en el referido escrito, identificado como EVOLUCIÓN DE LOS UTENSILIOS DEL PEÓN DE HATO APUREÑO, y recomendamos accesar el enlace que se ofrece, para leer el análisis completo. 

El artículo es simpático, pero deja ver el trasfondo que refleja  el hecho de haberse desvirtuado la esencia llanera y cómo ha sido arropada por la influencia extranjera, aún en el quehacer diario.

Compara el Profesor Arana, los utensilios antiguos con los actuales:
  • El "Bastimento" que antes se llevaba en el Posiacaso, consistente en tasajo, la mascada de tabaco o chimó, panela, queso, casabe, y quizas una botella de aguardiente, ha sido sustituída por productos empacados del tipo chucherías, cigarrillos, y alguna lata.
  • El sombrero de cogollo o Pelo e´guama, ha sido sustituido por la gorra o cachucha, con mensajes alusivos a equipos de baseball,  casi siempre extranjeros
  • El caballo, aunque todavía muy usado, con frecuencia es sustituído por motos o bicicletas montañeras
  • En lugar de aquel famoso cuchillo apureño, los peones de hoy cuentan con una navaja "Victorinox".
  • Aquella faja que usaba el llanero donde llevaba el dinero y las municiones, ha sido sustituida por el "Koala"
  • Quizas lo mas resaltante, sea la  forma de vestir, ya que en lugar del tuco y la franela de trabajo, se usa ahora el jeans y las camisas de cuadros de estilo claramente americano, correas gruesas con grandes hebillas, y botas de alguna marca afamada. Convirtiendose así, mas bien en un vaquero de rodeos americanos
  • Aquella famosa cobija azul y roja, tan característica y útil para el llanero, ha sido sustituida por chaquetas que casi siempre tienen también una inscripción relativa a alguna universidad extranjera.
  • El Profesor Arana  compara en su escrito, hasta el tipo y nombre de los perros que usualmente acompañan al llanero en su día a día, resaltando que el  perrito criollo, nadador y  cazador que muchas veces se enfrentaba al peligro para defender al dueño y que tenía nombre como “Amigo”, “Corazón”, “Echa palante”, “Sute”, “Chucuta”, fueron sustituidos por perros de raza, muchas veces violentas y agresivas como Pitbull”, “Rock Willer”, “Pastor Alemán”, “Doberman”, etc, que llevan nombres como “Rocky”, “Tarzán”, “Lassie”, “Bobby”, “Depredador”, “Terminador”, “King”, “Pluto” y hasta “Beethoven" 
Finaliza el artículo, el profesor Arana con este escrito:
"En las relaciones socioeconómicas y culturales del peón de hato apureño, se ha dado un manifiesto proceso de transculturización, el cual se ha caracterizado por la difusión o infiltración de complejos o rasgos culturales de una a otra sociedad, es decir, esas influencias han sido unidireccionales, de allá para acá. Este hecho se ha dado por contacto entre dos culturas de diferente grado de evolución. En esa relación ha predominado el modo de conducta de la cultura mas evolucionada (foránea), absorbiendo a la que es menos avanzada, puesta de manifiesto en la pérdida de la idiosincrasia llanera o desaparición de la llaneridad.
De lo anteriormente expresado se infiere que el llanero se ha ido divorciando de sus raíces; con la lamentable perdida de los valores de pertenencia e identidad. En ese sentido la intención de este trabajo es defender el gentilicio llanero y que sea una propuesta seria, orientada a enfrentar esos patrones ajenos a nuestra cultura, que únicamente responden a los intereses de la Sociedad de consumo (Consuma y no piense). Porque detrás de esa vestimenta y estilos de vida, operan poderosas corporaciones transnacionales; que no les conviene que nuestros peones de hato utilicen sus ancestrales alpargatas, las cotonas, la faja, los pantalones chucutos, hechos con liencillo, cretona o crehuela o una franela blanca de algodón; vestuario mas económico y adaptado a las condiciones ambientales de nuestro medio; sino que utilicen modas y patrones de conducta ajenos a la realidad apureña, pero que generan sustanciales ingresos a dichas corporaciones."

En este sentido y como opinión adicional a lo antes expresado, queremos insistir en que no se trata de cerrarse a los cambios que faciliten la vida, se trata de no dejarnos envolver por marcas o costumbres ajenos a nuestra esencia. Comparto con el profesor Arana su opinión sobre el parecido que tienen hoy muchos de nuestros llaneros, cantantes y artistas, al vaquero americano que nada tiene que ver con nosotros.

No hace mucho estuve en Corozo Pando y tuve la oportunidad de conocer un llanero auténtico, un muchacho muy joven que con orgullo me dijo que era de Mantecal (ver imágenes). Lamentablemente no tengo su nombre, pero sí sus imágenes. Me llamó la atención la dignidad y orgullo con que se conducía. Toda su expresión corporal hablaba de llaneridad y del orgullo de su raza. Trabajador humilde que se ocupaba de “trochar” (domar) caballos, asnos y mulas, tenía un porte que inspiraba respeto y aunque en su atuendo había algunas prendas distintas a las tradicionales, todo su ser emanaba el orgullo de su llaneridad. Colocamos a continuación un video, que filmamos mientras trochaba por tercera vez el caballo. En realidad el video es bastante casero, por haber sido filmado con una simple cámara fotográfica.




ENTRADAS RELACIONADAS

Publicar un comentario