Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

28 de mayo de 2011

Carmentea

CARMENTEA: UNA CANCIÓN Y UNA MUJER SÍMBOLOS DEL LLANO COLOMBIANO

Imagen tomada de lablaa.org
A comienzos de los años sesenta una canción, de típico corte llanero-colombiano y de sugestivo nombre, comenzó a oírse en las emisoras de Apure y Barinas. Se llamaba Carmentea y tanto su compositor como su intérprete, Luis Ariel Rey eran aún desconocidos en el llano venezolano. La bonita melodía y la poesía de su composición se conjugaron para convertirla en un éxito categórico, un hecho que llevó a artistas venezolanos de la talla de José “Catire” Carpio y el Carrao de Palmarito a realizar sus respectivas grabaciones. El renombre alcanzado por la canción conllevó a indagar sobre sus orígenes para descubrir que ese desconocido autor resultó ser un joven de nombre Miguel Ángel Martín (1), nacido en 1932 en TAME (Arauca) quien años después se convertiría en educador, folclorólogo, periodista e historiador a quien se le debe la creación de la Academia de Música del Meta, el Festival de la Canción Colombiana, el Torneo Internacional del Joropo, el Reinado del Llano, la implementación de las clases de música en los colegios, así como varios libros sobre el folclor llanero. El Maestro murió en Bogotá en 1994, pero su hija Arauca Martín ha mantenido las creaciones de su padre. Don Miguel Ángel fue muy prolífico como compositor, pero en Venezuela, aparte de Carmentea, sólo se conocen algunas de sus canciones grabadas por Ángel Custodio Loyola (Los Profesionales y La Carta de un ciego). La investigación periodística sobre Carmentea llevó al Maestro Martín a decir que la inspiración de esa canción le nació de una mujer araucana cuya belleza lo había cautivado y con quien mantuvo una ligera relación sentimental. Su nombre era Carmen Teresa Aguirre, nacida en Arauca en 1930. Sobre esta mujer, ahora convertida en Mito, se tejieron muchas historias pero al final, ella misma se encargaría de develar su vida que por su fascinación, sobrepasó las grabaciones musicales para llegar al cine, a la literatura, a las telenovelas y a los festivales. De hecho, la artista londinense Sandra An interpretó su vida en una película que no tuvo el éxito esperado porque hubo escenas tan alejadas de la realidad, que la misma Carmentea cuestionó el film (2).

Tiempo más tarde, la escritora araucana Lizneira Roncancio, después de una exhaustiva investigación en los lugares y con las personas que conocieron a Carmentea, escribió el libro “Tu Corazón será mío” en el que señala que “pese a vivir en un época llena de prejuicios y de marcado machismo, Carmentea vivió su vida de acuerdo con sus convicciones y sus tendencias. Amó a quien quiso amar y tuvo las relaciones que quiso tener” (3). Señalan los críticos que en el libro se muestran las facetas claras y oscuras de esta dama en las que se presenta “su vida aguerrida, pero también aquella que pocos conocieron y la pusieron como una mujer en el centro del debate de una sociedad que no se acostumbró a su forma de pensar” (3). Se indica que en su madurez,  Carmentea dedicó parte de su tiempo al espiritismo y a la hechicería.

Buen tiempo de su vida, ya con sus gracias marchitas, lo pasó en la ciudad de San Cristóbal (Venezuela) en donde había fijado residencia después de su separación matrimonial. Los recuerdos de sus últimos días seguramente se enmarcaron en aquellos momentos en que el encanto de su juventud guiaba su apasionada vida. Alcanzados los 62 años, en su Arauca natal un cáncer inclemente cerró para siempre los ojazos negros de esa mujer de cuerpo de palma real y de labios de corocora, ahora inmortalizada y convertida en un ícono de llano colombiano. 

Omar Carrero A.
15/05/2008
1. www.llanera.com/musica/?idc=27-
2. www.eltiempo.com/archivo/.../
3. www.eltiempo.com / archivo

El famoso tema dedicado a esta mujer, se colocan a continuación, las versiones del  "Catire" Carpio y del Carrao de Palmarito. La letra colocada es la original  del autor y se coloca en paréntesis las variantes que introduce el intérprete (Catire Carpio)

CARMENTEA
Autor: Miguel Angel Martín
(Arauca, 1955)
Interpreta: José "Catire" Carpio
Cantar del llano, cantar de brisas del río
Ay! Carmentea tu corazón será mío.
(bis)

 Si (Tú) te esquivas de mis labios,
si (y) te alejas de mi vida,
 no olvides (fíjate) que de este amor,
tú serás correspondida.
(bis)

Ay Carmentea cuando estés bajo la luna,
recuerda quien te quiere como a ninguna.
(bis)

Si en tus noches de desvelo
(al calor de mi cantar)
al gallo escuchas cantar,
recuérdalo (ten cuidado) Carmentea,
(si te mira el caporal)
que hiciste mi alma llorar.

Ojazos negros que matan cuando me miran,
Ay! Carmentea mi pecho por ti suspira.
(bis)
Tu cuerpo de palma real,
tus labios de corocora,
y   esos (tus) cabellos tan negros
de que mi alma se enamora







Nota: Se coloca la letra original de la canción y en paréntesis, las variantes que introduce el intérprete a la misma.
Publicar un comentario en la entrada