Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

21 de octubre de 2011

Crepusculares - Francisco Lazo Martí

Y ya que estamos hablando de la relevancia que el autor de la Silva Criolla dió al cocuyo entre los versos de la Estancia VIII, nos parecen muy bonitos estos versos que forman parte de "Crepusculares"

Tu fanal es virtud. El fanal tuyo
Te libra de mancharte en el pantano,
¡Oh rondador, espléndido cocuyo!

Del tenebroso imperio soberano,
A tu luz se incorpora para verte
La nube que dormita sobre el llano.

Vivir para alumbrar, esa es tu suerte.
Guiar por la tiniebla, es tu destino.
Acudir sigiloso a nuestra muerte
Y prestarnos tu luz para el camino

Publicar un comentario en la entrada