Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

30 de octubre de 2011

Tigre Regañao

Este es otro cacho del Sr, Régulo Tovar de Arichuna, tomado de Apure en Cuerpo y Alma:

"Un domingo en un bongo andábamos cargando madera. Nos vinimos aguas arriba, en lo que íbamos remontando estaba un chigüire en la barranca del río. Le dije , mire papá, un chigüire. Me dijo, hijo, brinque para afuera y lo agarra; pero yo no me estoy imaginando que el chigüire es matao de tigre. Brinqué y le puse la mano por la pata de atrás. En lo que lo traigo para la canoa, sale el tigre del bosque detrás de mí. Ese chigüire me lo como yo frito, me dije. Le quité la cacería al tigre. El animal se vino para donde estaba el viejo. Mi papá le echó dos regaños y el tigre se fue, corrió, echó dos ronquidos allá y se devolvió. En lo que llegó, el viejo lo volvió a regañar y se volvió a ir; no volvió mas"

*****
Publicar un comentario en la entrada