Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

9 de noviembre de 2013

Carrao y Cubiro; Apure y Barinas, Descansan en El Real

Recientemente supe por el escrito del Profesor Carrero sobre el Cubiro, que Juan de Los Santos Contreras y Luis Lozada, descansan en el cementerio de El Real a escasos dos metros el uno del otro. Y me preguntaba  el motivo por el que Juan de Los Santos Contreras, estuviese enterrado en Barinas en lugar de Apure,

La respuesta es que El Carrao vivió sus últimos años (09/12/2002), precisamente en el Real y según referencias, había solicitado ser enterrado al lado del coplero barinés, Luis Lozada, El Cubiro quien había fallecido el 11 de julio de 1997.

Estilos diferentes pero unidos en el canto, en la querencia, en el vigor del tañío. Curiosamente sus apelativos representan aves muy conocidas en las llanuras venezolanas.

En el caso de El Carrao de Palmarito, creo haber comentado en alguna entrada anterior, que cuando escuché el canto del ave, entendí el porqué del apelativo, pues el carrao tiene un canto que se escucha desde muy lejos, "aaaaaooooooo" parece decir y supongo que de esa otomatopeya sale su nombre. El apelativo por el que se conoció a Juan de los Santos Contreras, surgió en el programa radial de Barinas y fue propuesto por  uis Eduardo Camejo, locutor de la emisora

Cubiro le llaman también al cristofué, ese pajarito amarillo y marrón que generalmente establece una "comunicación" con sus congéneres de un árbol al otro:

 Me gusta oir la porfía 
en la palma sabanera 
que comienza el cristofue  
y replica su compañera

En muchas canciones de Luis Lozada, ese escucha junto con los primeros acordes, el canto del cristofue reproducido por él mismo. Nos cuenta el Profesor Carrero:

Este realeño, una vez percatado de la gracia de su garganta, se apodó con el nombre de un pájaro de claro canto, merodeador de los solares caseros, cuyo trino mañanero señala la llegada de un nuevo día y le avisa a la lechuza que ya viene el resplandor que le quema los ojos. Este pájaro es el Cubiro, conocido también como Cristofué y en algunas disciplinas de la ciencia como Pitangus sulphuratus; frecuenta las sabanas del llano en donde puede vérsele “cabalgando” sobre el lomo de los toros, en la doble tarea de alimentación y desparasitación. Contaba el mismo Luis Lozada allá en el Capanaparo de Doña Antonia Volcán, que en su pueblo cuando joven, tenía como diversión el juego de bolas criollas en el que se distinguió como excelente bochador, a tal punto que sus compañeros, al ver que no pelaba boche le decían que era un cubiro porque siempre estaba en “el lomo” de la bola contraria.
carrao
cristofué o cubiro












Hoy descansan muy cerca estos artistas inolvidables:

Imagen Elvin Ramirez. Tumba del Carrao de Palmarito. Obsérvese un carrao en el brazo de la cruz

Busto de Luis Lozada, El Cubiro

Publicar un comentario en la entrada