Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

30 de noviembre de 2013

Los Utensilios del Hato - Hugo R. Arana Páez

Para complementar el artículo sobre Los Palos del Monte, les ofrecemos este escrito del Profesor Hugo Arana P, que también plasma el ayer y hoy de  los utensilios y vestimenta del hombre de campo. Este fragmento forma parte de un estudio muy completo sobre el Hato Apureño y en sus líneas se aprecia el humor característico del profesor Arana

Evolución de los utensilios y vestuario del peón de hato apureño. 

Hugo Arana P

En este punto se hace una aproximación a cómo se ha dado el proceso de transculturización del hombre de toro, soga y caballo, a través de sus utensilios, vestimenta y hábitos. 

 Porsiacaso 
Es una especie de macuto o bolso elaborado en fique, donde cargaba el bastimento (un trozo de tasajo -carne seca salada, preferiblemente cecina- una mascada de tabaco o chimó, un trozo de panela, queso, casabe, fósforos, un cabo de vela, un tabaco, una estampa o cromo de un santo milagroso, una botella de ron, aguardiente o anís. … “Porsiacaso. Alforja de tela gruesa que se lleva sobre el hombro o la cabalgadura, sirve para transportar provisiones cuando se va de viaje”.
En nuestros días, ese hombre de toro, soga y caballo, carga un bolso, también llamado morral o mochila marca Wilson (preferiblemente), donde lleva por bastimento (ahora llamado refrigerio), unas galletas de soda Club Social, Doritos, Cocosette, una lata de atún, sardina o diablitos, una caja de cigarrillos, un reproductor de CD (Discman) o un MP3 y unos cuantos Discos compactos (CD) y de bebida una botella de Chimeneau o Whisky. 

 Sombrero 
Generalmente el peón de hato apureño para protegerse de la acción de los rayos del Sol o de la lluvia, utilizaba un sombrero Pelo e´guama o de Cogollo de palma. Ahora usa una gorra o cachucha con el logo Yanquis de New York, los Medias Rojas de Boston, los Indios de Cleveland, etc.; ni siquiera dicha prenda es de los Navegantes del Magallanes o de Los Leones del Caracas. 

Caballo 
Nuestro peón de hato apureño usaba un caballito criollo, de esos que trajo el conquistador, pero muy halador, nadador y rápido; bien entrenado para evadir el cuerno asesino de un toro cimarrón (Enmatado). Aunque todavía para ejecutar las faenas de vaquería en Apure, se utiliza este noble animal, sin embargo muchos prefieren el caballo Cuarto e milla y los más sifrinos utilizan para el arreo bicicletas (preferiblemente montañeras) y hasta motocicletas. 

Cuchillo 
Hasta finales de la década de los años cincuenta, el peón de hato apureño, utilizaba un cuchillo llamado coloquialmente Punta e´lanza (muy filoso y muy resistente), de aproximadamente treinta centímetros de longitud, con una hoja de veinte centímetros de largo, en forma de lanza (de ahí su denominación) y una cacha (empuñadura) de diez centímetros. Ahora algunos de estos peones, utilizan una navaja importada marca Victorinox (empleada oficialmente por el ejército suizo), multiusos y con su emblemática cruz blanca.

El Cacho para beber 
A ese hombre de a caballo no le faltaba un cacho (similar al que lanzó Florentino en el medanal reseco cuando se topó con el maligno) para beber agua o en su defecto una hoja de uvero, la cual doblaba para hacer un cucurucho (parecido a los vasitos cónicos de cartón de los bebederos de agua). Ahora en vez del cacho o de la hoja de uvero, algunos utilizan una cantimplora, similar a la de los exploradores o Scouts o en su defecto cargan su botellita de agua Minalva; esas de envase plástico, por supuesto, altamente contaminantes por no ser biodegradables. 

 Faja, correa o cinturón 
 La faja era una correa de cuero de aproximadamente diez centímetros de ancho, la cual se colocaba por encima del pantalón para ajustarlo a la cintura. Poseía una cartuchera donde se colocaban los capsulas del revolver o los cartuchos para la bácula, según fuera el caso. Un monedero donde guardaban las Morocotas (dólar de 31,1 gramos de oro Ley 999,9) o los Pachanos (moneda de cinco bolívares, también llamado Fuerte o Cachete de oro, acuñado en tiempos de Antonio Guzmán Blanco), también algunas monedas de plata de dos bolívares, llamadas Pesetas. Asimismo la faja poseía una funda para colocar el revólver y un adminículo para colocar la vaina para el machete o para el Punta e´lanza. Ahora esta faja o cinturón ha sido reemplazada (en muchos casos) por los llamados Koalas (preferiblemente Wilson).

Vestuario 
Los pantalones del peón de hato llegaban hasta cinco centímetros más abajo de la rodilla, eran elaborados en resistente Dril o en su defecto de tela de sacos de harina (preferiblemente de la marca Harina Pilsbury). Estos pantalones los llamaban Chucutos (para indicar que eran cortos, que por extensión se aplica esta palabra a trabajos, pagos o tareas incompletas; por ejemplo; La maestra que dice al alumno, ese trabajo está chucuto o fulanito me pagó chucuto). Por camisa utilizaban una franela de algodón, blanca y mangas tres cuartos o en su defecto una especie de camisa (blanca) de tela de algodón sin mangas, conocida como Cotona. Esta vestimenta facilitaba las rudas tareas de sabana, por cuanto eran más frescas y el peón tenía más libertad en la ejecución de los movimientos. Ahora utilizan por pantalón un Blue Jean (ahora lo llaman Jean, de marca reconocida como: Wrangler, Levis o Lee y preferiblemente importado). La camisa que ahora utilizan nuestros peones, es importada, preferiblemente a cuadros, manga larga y marca Wrangler. 
Por calzado, anteriormente los peones de hato utilizaban unas alpargatas de planta de cuero y capellá de pabilo o si no descalzos. Ahora emplean unas altas botas de cuero, marca Loblan. Con este atuendo pareciera que nuestros peones van a un Rodeo norteamericano y no a realizar un trabajo de vaquerías. 

 ¿Con qué se protegían de la lluvia? Hasta finales de la década de los años cincuenta no le faltaba a nuestro peón de sabana una buena Cobija de pelo, la misma era elaborada en legítima lana natural, la cual les brindaba calor y los mantenía sequitos en medio de un chubasco o un chaparrón llanero. Ahora nuestro hombre, emplea una chaqueta (andar enchaquetado) de alguna afamada marca, similar a las que usan los Coach del Béisbol, del Básquet o como las que utilizan los estudiantes de bachillerato en Estados Unidos (High School) o estudiantes de alguna reconocida universidad norteamericana, donde se observa el logo UCLA (aunque nuestro veguero, ahora transformado en vaquero o cowboy tropical, ni siquiera sepa que significan esas siglas). Pero por si acaso alguno está interesado en saberlo, se lo voy a aclarar, UCLA significa Universidad de la ciudad de Los Ángeles. 

Instrumentos musicales Tampoco le faltaba a nuestro viejo peón de hato una bandola o un cuatro y un par de maracas, los cuales eran muy fáciles de transportar, que les garantizaba alegrarse cuando estuviera velando el ganado o utilizarlos para improvisar un alegre Parrando. Actualmente nuestro peón de sabana no necesita cargar estos instrumentos, por cuanto, ahora habla de sonido, para referirse a esos adminículos electrónicos con los que se animan las riñas de gallos, los bailes en el hato, en los caseríos o en los mismos toros coleados. Hoy por hoy al referirse a una fiesta dice este recio llanero de sabana ¡El Parrando va a está bien bueno, no jile, porque el sonido es calidá! 

Uso del chinchorro 
Tampoco le faltaba un buen chinchorro de moriche, guaralillo o pabilo; un par de mecates o colgaderos y un mosquitero o pabellón. Ahora son capaces de armar una cama en la sabana, por cuanto, los chinchorros y que los marean o sino tal vez (como van las cosas), son capaces de armar una carpa en medio de la sabana. 

 ¿Cuál era la maleta del peón de hato? 
Dicen que por la maleta se saca al pasajero, pero a nuestro hombre de a caballo no le faltaba una Capotera; ésta era una especie de saco (por eso algunos llaneros la llamaban Saco maletero), la cual era elaborada en telas muy resistentes, conocidas como Cretona, Crehuela o Liencillo. Esta Capotera poseía dos aberturas o bocas en ambos extremos, que se cerraban ajustando una cuerda. Allí nuestro peón, guardaba una linterna, dos mudas de ropa, dos calzoncillos, el chinchorro, el mosquitero y los colgaderos. A veces metía un par de alpargatas nuevas para estrenarlas en un Parrando. Esa Capotera la colocaban detrás de la silla, es decir, en la grupa del caballo. Ahora no ocurre así, por cuanto, nuestro peón de hato carga un Maletín o Bolso, posiblemente Made in China, con cierre o cremallera y por chinchorro hay quienes utilizan una carpa (importada) o un saco de dormir y por calzoncillos un par de Bóxers. 

 ¿Con qué espantaban la plaga cuando dormían en la sabana?  
Ese hombre recio del llano, hacía como el famoso bandolero calaboceño Nicolás Ochoa o Guardajumo, quien al atardecer recogía bosta o cagajón (estiércol) que hubiera por allí y unos trozos de madera seca o chamizas y prendía la candela o lo que los llaneros llamaban Hacer un humo (de allí el apodo Guardajumo dado a Nicolás Ochoa), hecho esto, se acostaba a dormir tranquilamente. Ahora se untan una loción repelente contra la picadura de insectos o sino un repelente en forma de espiral (Plagatox). … 

El Perro Tampoco le faltaba un fiel perrito criollo, pero bien entrenado. Esos animalitos eran buenos nadadores, cazadores y mejores centinelas. Generalmente sus nombres eran: Amigo, Corazón, Echa palante, Sute, Chucuta, entre otros; por cierto, no requerían de muchos cuidados, ni mimos. Ahora sus nombres son: Rocky, Tarzán, Lassie, Bobby, Depredador, Terminador, King, Pluto, Scooby Doo y hasta Beethoven. Amén de ser animales con Pedegree, es decir, no perros cualquiera sino de razas reconocidas; como: Pitbull, Rock Willer, Pastor Alemán, Doberman, Golden Retriever. Por cierto, recuerdo que un amigo me decía que son perros de marca, queriendo decir, de raza (por cierto yo lo corregí). Amén de esos extraños nombres hay que prodigarles cuidados extremos como: bañarlos, desparasitarlos, vacunarlos, pasearlos, llevarlos a las academias, a las peluquerías y alimentarlos con buena comida. 

 CONCLUSIÓN  
Como el mestizaje no ha concluido, sino que está vigente y muy activo. He decidido con el respeto que me merecen, dejarle está parte a ustedes, por cuanto, considero que la lucha por la redención de nuestra historia, de nuestro folklore, de nuestra identidad, de nuestro sentido de pertenencia no ha concluido, sino que recién comienza, por cuanto, estos valores hoy están siendo sutil e impunemente vulnerados.
Publicar un comentario en la entrada