Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

28 de septiembre de 2010

Yaruros o Pumé - El Yopo

Una de las actividades de los hombres Yaruro, es la elaboración del yopo (Anadenanthera peregrina). Se sacan las vainas tiernas y se pone a secar el fruto. El  polvo seco se revuelve con pasta de yuca dulce machacada a la que se le añade agua y concha de caracol que se pone al fuego formando una galleta que se muele y se guarda en una concha de caracol de río.




El yopo se consume en forma colectiva entre los hombres; se absorbe por medio de un ciripo que consiste en dos huesos de garza que tienen en los extremos dos pepas de peramán; la absorción se hace arrodillado, con el pecho hacia adelante sosteniendo el cuerpo en el antebrazo. El yopo quita el hambre y la sed, proporciona energía para bailar y trabajar, se consume cuando se inician los trabajos fuertes y ayuda a los trances del Shamán.  Su efecto tiene muy corta duración.

Su consumo está únicamente reservado para los hombres, pues se le atribuye ciertos efectos abortivos.

Yopo, Anadenanthera peregrina y Piptadenia peregrina son varios nombres para una sola planta, la cual tiene una historia etnobotánica rica. El uso del yopo, a menudo confundido con el cebil, es utilizado por lo menos por 55 tribús indígenas. Es ampliamente utilizado por indígenas de América del sur. La esnifada que preparan de las semillas se llama cohoba, que se usaba en contexto ritual en países como Brasil, Chile, Colombia, Perú, Haití, República Dominicana y Puerto Rico. La inhalación del Yopo produce en los chamanes alucinaciones visuales y una sensación de embriaguez por cortos periodos de tiempo, que les permite tomar contacto con las cosas y los seres de su complejo universo espiritual para hallar respuestas a las preguntas de la tribu y descubrir los males que aquejan a sus miembros y la manera de curarlas.
Fuentes: Centro virtual Cervantes (articulo de Alexander Prieto) y Azarius enciclopedia

ENTRADAS RELACIONADAS:

Publicar un comentario