Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

4 de septiembre de 2010

Canto de la Sabana

A través de los Siglos, el hombre ha utilizado el canto como medio de protesta, de manifestar posiciones, de exaltar los ánimos en pro de una idea de cambio. Los venezolanos, tampoco desdeñamos esa forma de expresión y a lo largo de nuestro período independentista, muchas canciones salieron de la inspiración del pueblo. El Canto de la Sabana es un ejemplo de ello, y en estas líneas veremos cómo la evolución de otras canciones del mismo corte, y la influencia que llegó del viejo continente, tuvieron como producto final, este canto que los llaneros de Páez entonaban antes de empezar las batallas.

Según Juan Vicente González, las canciones patrióticas venezolanas eran textos bailables y cantables en favor de la causa republicana y revolucionaria hasta la caída de la Primera República y a partir de 1812, revelan estar a favor de los intereses monárquicos, para volver a la causa republicana independentista después del triunfal ingreso de Bolívar a Caracas en 1813.

La canción patriótica se convirtió durante el periodo independentista, en el vehículo de propagación de las ideas de libertad. Nuestro Himno Nacional, nació como una canción patriótica.

El origen mas remoto de esta La Canción de la Sabana de Barinas, lo tenemos en la Carmagnola de Piamonte (Italia), entonada por obreros textiles en protesta por sus condiciones de vida y explotación de sus patronos. Posteriormente, aparece la Carmagnole Francesa, con las mismas características, generada durante la Revolución Francesa, donde el pueblo reclamaba libertad e igualdad de derechos. De allí, atravesando el océano, en nuestra tierra patria aparece la Carmañola Americana, por el año de 1797, época de los primeros intentos de libertad protagonizados por Gual y España. Para esta fecha aparece también la Canción Americana cuyo contenido fue cambiando con los años de acuerdo a los acontecimientos del país, imprimiéndose por primera vez en 1811, en los años de la Declaración de Independencia.

En esos días de loca alegría en 1811, cuando se firma el Acta de Independencia, en los que el desenfreno se apoderó de gran parte de la población ante la determinación de recuperar la libertad y hacer justicia a las clases más empobrecidas y marcadas con el estigma del mestizaje, una carmañola se bailó en Caracas en un sitio llamado El Club de los Sincamisa, y que según Pedro Grases, era hija de la Carmañola Americana de 1797. Se dice que la música  fue compuesta por uno de los Landaeta (Jose Luis y Juan José)

En las cuatro canciones de protesta antes mencionadas, existen factores comunes como lo son el hecho que son entonadas por el pueblo oprimido y agobiado por los impuestos de patronos o monarcas, donde se exhorta a luchar y dar la vida por la justicia y por acabar con el dominio extranjero o feudal de tantos años, en un sueño de libertad.

En el libro Canto de las Sabanas, Richard Vowel, menciona una canción patriótica, Canto de la Sabanas que los hombres de Páez entre 1817 y 1818, entonaban en el momento de dar inicio a las duras batallas de reconquista del territorio perdido en los llanos de Barinas.

“Es una de las canciones patrióticas posteriores a la pérdida de la Primera República y al consecuente intento de recuperar, junto al territorio nuevamente ocupado por las tropas realistas, el entusiasmo para la causa independentista, es decir, los sentimientos y pasiones que parecían haberse apagado en los combatientes valerosos de Venezuela, apenas iniciando su nueva existencia de país libre.” Carlos Pacheco

Dicha canción, poseía las mismas características de las anteriores descritas, modificando algunas palabras, pero con igual mensaje:


Canto de las Sabanas

Si acaso te preguntan por qué, andáis descamisados
(Avanzad! Avanzad! Avanzad!, con machete en mano).
Decid que con sus tributos, los Godos me la han quitado.
(Avanzad! Avanzad! Avanzad! con machete en mano)

Coro
Vengan ¡Chapetones! a morir, aquí.
Dexemos la España en su frenesí.

La justicia en las Audiencias se compraba y se vendía;
(Avanzad! Avanzad! Avanzad! con machete en mano)
y el oro de los pleitantes en las Cortes prevalía.
(Avanzad! Avanzad! Avanzad!con machete en mano)

Coro

Todos los reyes del mundo son igualmente tiranos;
(Avanzad! Avanzad! Avanzad! con machete en mano)
Y contra ellos es preciso que Nosotros nos unamos
(Avanzad! Avanzad! Avanzad! con machete en mano)

Coro

Los descamisados así invitaban a los chapetones (español recién llegado a América) para que vinieran a morir en las Sabanas de Barinas por la causa de Venezuela, a manos de los héroes armados de la Independencia de la patria.

Un análisis muy completo de estas canciones revolucionarias y de la relación existente entre ellas, fue efectuado por la Lic. Lia Bugliani, de la Escuela de Idiomas Modernos de la Universidad Central de Venezuela y puedes accesarlo mediante el siguiente enlace: Canto de las Sabanas de Barinas.

Otra de las fuentes consultadas es el libro Itinerario de la Palabra  Escrita en la Cultura Venezolana de Carlos Pacheco








Publicar un comentario