Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

15 de septiembre de 2010

El Contrapunteo

El contrapunteo es la máxima expresión del canto llanero y requiere para su ejecución una altísima capacidad de improvisación, rapidez mental, habilidad musical y conocimiento del medio llanero y su esencia.

Se lleva a cabo entre dos copleros, donde uno desafía y el otro responde. Es frecuente dar un matiz humorístico o de burla a los versos. El conocimiento del entorno llanero, costumbres y sistema de vida, es esencial para darle un cariz realmente auténtico.

Es una interpretación recia, que tiene como fondo musical, generalmente un pajarillo, la quirpa, o la periquera que dura aproximadamente 5 minutos y debe obedecer a unas reglas, especialmente cuando se trata de concursos en festivales, las cuales, según reseña escrita por del Pilar Jiménez González, de la web Arauca.net, son las siguientes:

-Las coplas deben terminar en una de las cinco vocales para que rimen y no puede cambiar la letra terminal sin previo permiso, solicitado al adversario en el canto. Si un coplero cambia la letra sin permiso de su contendor, habrá perdido la confrontación.
- El tema de las coplas tampoco se puede cambiar, pues el que lo cambie pierde puntos frente a los jurados cuando se está en concurso. Generalmente, gana el contrapunteo aquel coplero que mayores conocimientos tenga de la vida y costumbres de los Llaneros, ingredientes que requieren estar ayudados indudablemente de una extraordinaria agilidad mental y facilidad de expresión, para dibujar las cosas sin perder el ritmo, la afinación, la letra terminal, la vocalización y sin titubear en el hilo de la conversación”.
Tampoco es permitido repetir los versos y menos decir versos vulgares y es indudablemente todo un espectáculo presenciarlo y admirarlo”.

De más está decir que Florentino y el Diablo, es una muestra de los mas famosos contrapunteos, utilizando como fondo el Pajarillo y la Chipola.

Añado un fragmento de un interesante comentario efectuado por “el Pollo de Guatamare” (el hombre del Celular), en la Web Llanereando.com, al artículo allí publicado sobre el Contrapunteo:

La métrica del Verso llanero utilizado es el contrapunteo es de ocho sílabas”…"la misma medida que han utilizado los poetas hispanos para desarrollar el padre del Joropo nuestro llamado Romance.
El número de versos que generalmente se usa por estrofas entre un coplero y otro es de ocho (una octava perfecta). Riman los versos pares, las rimas pueden ser asonantes o consonantes cuando el contrapunteo es libre, y estrictamente consonante cuando se exige. También se utiliza la estrofa de cuatro octosílabos para ritmos como el de Guacharaca y octavas con versos de pié quebrado como la Quirpa.
Las octavas perfectas son para ritmos de Zumba que Zumba, Periquera o Nuevo Callao. Existen estrofas mas largas como la utilizada en el Carnaval, Guayacán, San Rafael, Cunavichero, entre otros.
Para mí, el debate poético contrapunteo llanero es como romper una piñata de sabiduría, amor, humor y coraje patrio que recogerán gustosos los que aman la venezolanidad”.

 Fuentes consultadas: Piano llanero, Arauca.net
Adjunto un video de contrapunteo interpretado por José Gregorio Romero y Elmer Escalona


Publicar un comentario en la entrada