Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

15 de septiembre de 2010

Contrapunteo de los Corríos - Ernesto Luis Rodriguez

Para ilustrar un poco el post del contrapunteo y su métrica, a  continuación transcribo el Contrapunteo de los Corrios. Se puede observar, que cada estrofa tiene veinte versos octosílabos con rima en los pares y que cada cantante mantiene el terminal de la rima que le corresponde (ío el primero y ao el segundo). Es bastante largo pero decidimos colocarlo completo para apreciar su humor, calidad y mostrar cómo habla el Llanero:

Páseme acá la guitarra
para iniciar el corrío,
que yo si canto con otro
solo en mi pulso confío;
no se me ponga distante
ni se me dé por vencío,
y si la punta lo alcanza
desnude el gesto sombrío,
que con el gozo por dentro
yo de las penas me río.
Sírvame el palo completo
para que aflore el tañío,
pues al abrir la pelea
sin aguardiente me enfrío;
y sepa usté compañero,
cuando reviente lo mío,
que yo con sordos no canto
ni con los mudos porfío,
ni de la fe me separo,
ni del honor me desvío.
Ni del honor me desvía
quien ya comienza desviao,
no puedo decir mi nombre
si no me lo han presentao,
al verso cuando es alegre
me gusta ser convidao
y usté de solo escucharme
ya es gavilán desplumao;
con el sendero a la orilla
yo siempre duermo parao,
ni la candela me asusta,
ni me alucina el carrao,
ni apuesto a gallo piroco,
ni me emborracho en sarao,
 y no me endulce la presa
si está el hervido salao,
que no me ven de visita
donde no he sido invitao
ni tiene deudas con nadie
quien nunca pide prestao
Quien nunca pide prestao,
contestación he pedío,
usté es espiga reseca,
yo chaparral con rocío;
no cargo franela sucia
ni pantalón descosío,
me gusta siempre mirarme
la piel de mango fruncío,
no  siendo negra reluce
como el carbón encendío;
ni me chamuzca la brasa,
ni me congelo en el frío,
soy como cauce con agua
frente a piragua sin río,
y mientras ando y desando
de la chipola al corrío,
usté sobre la guitarra
conoce el mismo sonío,
como el pedazo de lata
que se volvio gurrufio
Que se volvió gurrufío
para quedarse enredao;
no olvide que en la pelea
yo soy un pollo amolao,
y usté para perseguirme
va con el miedo estirao,
como la sombra del potro
sobre el camino asoliao;
sepa que rio sediento
no es como pozo enlunao;
y a los refranes me paso
con puro verso rimao:
zamuro no come alpiste,
ni trompo baila enrollao,
ni palo seco da sombra,
ni saldiguera es melao,
pataruco no se amuela,
perro viejo late echao,
y al turupial de mi tierra
le gusta el nido robao
Le gusta el nido robao
y el canto mal aprendío,
por fin le salgo adelante
con mi refrán preferío:
habiendo colcha y afecto
no importa catre encogío,
el polvo nunca levanta
si está el sendero llovío
y no le falta su hueso
ni al perro mejor comío.
Yo sé ganar en amores,
cantando nunca he  perdío
por ver perico volando,
me hago retoño crecío
para conserva a guarapo
soy papelón derretío;
y sacristán diligente,
que a muchos he convencío,
antes que el cura regrese
ya tengo el santo vestío.
Hablar de santo vestío
a quien se lo ha desnudao
es no advertir la llovizna
teniendo el cuero sudao;
ya puede darme su hermana
si quiere ser mi cuñao,
que el aire se pone alegre
cuando el espino ha floriao,
y al corazón de la arepa
le gusta el queso rallao;
con ésto quiero decirle
que no se vuelva porfiao;
conmigo no puede nadie
ni estando yo maniatao;
no gasto plomo en zamuro,
ni cargo preso amarrao,
y como ya el maraquero 
me está pidiendo cacao,
señores yo me despido:
¡La fiesta se ha terminao!

Y si la punta lo alcanza: indirecta; sirvan el palo completo: trago de licor; tañío: canto en alta voz; gallo piroco: gallo sin plumas en el pescuezo; presa: en ese contexto, es un trozo de carne en un sancocho o hervido; gurrufio: juguete infantil consistente en dos pequeños discos planos unidos por el centro con una cuerda larga, que se gira varias veces y al estirarla , hace que los discos  giren; Pataruco no se amuela: gallo ordinario cuyas espuelas no vale la pena amolar; Saldiguera: Sal de higuera, laxante; Guarapo: café claro; Corazón de la arepa: masa de la arepa; Pedir cacao: pedir auxilio.
Publicar un comentario