Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

1 de octubre de 2010

La Cabra tira pa´l monte

Como todos los refranes, ésta también es una expresión sabia. Es equivalente a un atavismo. En efecto, todo animal, aún cuando esté muy domesticado, siempre reflejará en algún momento algún rasgo de conducta propio de su condición. Por eso lo relaciono con atavismo, que en su interpretación como conducta, significa una tendencia a seguir actitudes o conductas ancestrales propias del ser.
Es por ello que volviendo a las cabras, siempre tratarán de buscar el hábitat perfecto al que están acostumbradas ancestralmente.
En las personas ocurre lo mismo. Mas caraqueñizado podríamos decir “se le salió la clase”. Implica pues que una persona en algún momento o ante alguna circunstancia, muestra su verdadera forma de ser. 

*****
Publicar un comentario