Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

27 de octubre de 2010

No te vistas que no vas

Acaso hay algo que se pueda explicar  aquí??  Se aplica cuando (generalmente los niños) quieren acompañar a los mayores a algun sitio y empiezan a hacer preparativos. Su uso es generalizado sencillamente para excluir de una actividad a quien se considera tácitamente invitado.

*****
Publicar un comentario en la entrada